Robinson: The Journey Review

Facundo Maciel

Un viaje en primera persona por un mundo prehistórico, en uno de los primeros juegos del género para PS VR.

Robinson: The Journey es un juego de realidad virtual de exploración. No sólo es uno de los primeros que presenta varios elementos que iremos viendo a lo largo de la review, sino que también cuenta con gran presupuesto, diferenciándose la la mayoría de los títulos de VR.

Robin era uno de los habitantes más pequeños de una nave espacial gigante. Lamentablemente tuvo un accidente estrellándose contra un planeta, que podemos considerar equivalente a la Tierra en la época prehistórica. Sí, eso quiere decir que hay dinosaurios.

Por suerte, el chico logró sobrevivir, quedando a su suerte en este mundo que no tiene nada que envidiarle a Jurassic Park. Sus entornos tienen esa mezcla de realismo moderno fusionado con flora y fauna de una época pasada, logrando cautivar al jugador.

A pesar de -aparentemente- ser el único sobreviviente, Robin no está solo. Por un lado, se encuentra HIGS, una máquina con inteligencia artificial (cual EDI de Mass Effect o Jarvis de Iron Man) que nos ayudará con su conocimiento y nos relajará con sus chistes. Por el otro, contamos con Laika, un dinosaurio bebé que conocimos ni bien aterrizamos en el planeta y nos sigue como si fuéramos su dueño.

Simple y sencillo, el nuevo mejor amigo del hombre.

Estamos solos en un planeta jurásico; nuestra única compañía es una IA y un dinosaurio joven.

“Welcome to Tyson III”

Nuestro viaje consiste en sobrevivir mientras descubrimos más sobre el mundo que nos rodea, encontramos diversas pistas sobre el accidente y buscamos algún otro sobreviviente.

Nos encontramos ante una experiencia en primera persona de VR. Como dijimos, cuenta con un gran presupuesto y busca gráficos realistas. Si bien no llega al equivalente que podría tener si fuera un juego común, vamos a quedarnos viendo el paisaje más de una vez.

Hay muchas opciones a la hora de definir la jugabilidad en este género. En este caso, similar a como sucede en Here They Lie, se optó por hacer que nos movamos para donde estemos mirando, pudiendo rotar la cámara con el stick derecho para ajustar nuestra posición. Es debatible si esto es mejor que hacer un movimiento clásico con la posibilidad de mirar a todos lados. En este caso puntual es fácil acostumbrarse, pero es anti-intuitivo al principio

Contamos con un dispositivo que nos permite agarrar cosas y moverlas a voluntad. Podemos cambiar este aparato a modo “análisis”, y guardar la información de las distintas criaturas del planeta si primero superamos un mini-juego. Aparecerán puntos verdes y rojos sobre el sujeto en cuestión, y tendremos que agarrar únicamente los verdes apuntando con la mirada.

Varias de las otras actividades requieren que hagamos algo similar. Lo más novedoso y original es el sistema para escalar paredes: aparecerán dos manos y tenemos que apuntar a donde nos queremos agarrar, repitiendo la mecánica hasta llegar a donde queremos. Algo que normalmente sería engorroso, termina siendo divertido gracias a la sensación de estar ahí.

Por último, podemos darle órdenes básicas a Laika, y realizar juegos de ingenio con RIGS. Hay varios aspectos que ajustar, pero la experiencia general del gameplay logra darnos una digna sensación de inmersión.

Mano, mano, pie, pie.

Laika y RIGS.

Robinson: The Journey es un gran ejemplo de todo lo que se puede lograr con la realidad virtual. Lo mejor es que nos muestra que, con la tecnología actual en esta materia, se pueden hacer juegos con gráficos realistas.

Una extraña combinación entre la ambientación de Jurassic Park y “la exploración de No Man’s Sky” logra cautivarnos. Luego de adaptarnos a los controles, vamos a querer saber cuál será el destino de Robin. Todavía no hay estándares de cómo tratar algunas cuestiones en VR, siendo la más evidente la fijación de objetivos a seguir. Vamos a estar perdidos más de una vez simplemente por no mirar al lugar correcto en el momento justo.

Para cerrar, nos encontramos ante un gran juego que los usuarios de VR deberían jugar, aunque no es tan indispensable como para comprarlo al precio de lanzamiento.

¿LO JUEGO?

Sí, un lindo juego de VR. Especialmente recomendable si te gusta Jurassic Park.

Good

  • Inmersión más que correcta, con buenos gráficos.
  • Ambientación prehistórica con elementos futuristas.
  • El mini-juego de escalar.
  • La historia de Robín nos deja con ganas de saber cuál es su destino.

Bad

  • Algún bug aislado.
  • Perderse es más fácil de lo que debería.
  • Laika se siente poco aprovechada.
7.5

Bien logrado

Facundo Maciel
Facu ya no es el checkpointer más joven, pero si el mas alto. Prefiere jugar en las consolas de Sony, aunque también le gustan las portátiles de Nintendo y en lo posible escapa de la PC como plataforma de videojuegos. Disfruta de una buena historia antes que todo, sin importar el medio o el formato (series, cine, libros...), aunque los videojuegos son los que más lo atrapan. Como la mayoría en Checkpoint juega desde que tiene conciencia y sabe que va a seguir jugando siempre.