Watch Dogs 2 Review

Sebastián Cutuli

Podés ver nuestra video review aquí mismo, tocando el botón de play en la cabecera.

La polémica franquicia Watch Dogs regresa con cambios radicales: nuevo ambiente, nuevo protagonista y un tono de seriedad disminuido. ¿Es lo que la saga necesitaba?

Han pasado ya dos años y medio desde el debut de Watch Dogs, un juego que sembró polémica, odio desmedido y fue juzgado injustamente por haber bajado su calidad gráfica en el transcurso de su desarrollo, un hecho que no hace más que confirmar que la prensa del rubro necesita cambios esenciales, URGENTE.

Lejos de ser una franquicia super explotada por Ubisoft, como lo es la popular y variada Assassin’s Creed, Watch Dogs prefirió el anonimato, la oxigenación y desconocimiento a nivel mediático de cuáles serían sus próximos pasos, para dar vida a una secuela que no era pedida por muchos jugadores, pero que se auguraba que podría llegar a vislumbrar si los cambios en la fórmula original eran los correctos.

Para ir directo al grano, Watch Dogs 2 plantea cambios radicales, al menos estéticos, tomando tips de las diferentes iteraciones de GTA, su competidor y mentor principal en cuanto a estilo de juego se refiere. La aventura se desarrolla en San Francisco, una ciudad pintoresca que es siempre el foco de miradas en cuanto a tendencias; un cambio bien drástico, si se quiere, teniendo en cuenta que Chicago -una ciudad nocturna y llena de suburbios proclives para el crimen- fue la primera elección geográfica de la saga.

San Francisco, una nueva ciudad para explorar.

Watch Dogs 2 plantea cambios radicales, al menos estéticos, tomando tips de las diferentes iteraciones de GTA.

Marcus Holloway, listo para vestirse.

Nuestro protagonista también ha cambiado: encarnamos a Marcus Holloway, un joven y brillante hacker que lucha por sus ideales y une sus fuerzas con Dedsec, la agrupación hacker del juego original, para batallar con corporaciones que utilizan el sistema ctOS 2.0 de manera despreciable, manipulando información de los ciudadanos y accediendo a sus datos de formas fraudulentas.

Sin ánimos de spoilear la historia del juego, nuestra aventura comienza cuando Retro, el alias de Marcus, intenta infiltrarse en las oficinas de Blume, una de las corporaciones que utiliza ctOS 2.0, para borrar su perfil criminal, descubriendo que había sido tergiversado y que era catalogado como una amenaza para la nación.

Aclarado ya el comienzo del juego, debo decir que la historia tiene un tinte juvenil mucho más marcado que en la anterior entrega, lo cual nos hace acordar a la película “Hackers”, protagonizada por Angelina Jolie, en donde las relaciones interpersonales adolescentes sobresalían en la historia. En el caso de Watch Dogs 2, se pierde un poco el suspenso y la verosimilitud del argumento, aunque se nota mejor escrito y cohesivo si se lo compara con el juego anterior.

A nivel de la jugabilidad el título ha cambiado realmente poco. Se ha incluido el modo Nethack presionando R3, un estándar hoy en día en juegos con componentes de sigilo, que básicamente nos muestra los dispositivos para hackear, las siluetas de los enemigos y los archivos importantes para robar. Por otro lado, las mecánicas de hacking se mantienen idénticas: o bien se desarrollan en minijuegos para destrabar puertas siguiendo el circuito correcto, o mediante el traspaso de una cámara de seguridad a otra para dar con el guardia que tiene el código de acceso a la entrada bloqueada. Se han eliminado las secuencias de hackeo en las torres de ctOS del primer juego, debido a que el mapa es realmente más chico que en la entrega anterior.

Al igual que en el título original, todas las actividades en Watch Dogs 2 se manejan a través del celular, descargando aplicaciones en el inicio de nuestra aventura para luego ir usándolas a medida que la historia se desarrolla. El árbol de habilidades de Marcus estará disponible en la App de Investigación. En ella podremos asignarle puntos de experiencia a: botnets; interrupciones en la ciudad; puntería; control remoto; ingeniería social; juego y hackeo de vehículos. Cada una de estas ramas tendrá diferentes habilidades relacionadas para ir mejorando todo nuestro repertorio como criminal informático.

Todas las misiones, ya sean principales o secundarias, se manejan desde la app de Dedsec. A medida que vamos explorando los escenarios nos llegarán notificaciones de misiones secundarias en la mencionada app y, desde ella, elegiremos cuál de todas seguir. Las principales tienen varias submisiones y se irá mostrando nuestro progreso en una barra específica en cada una de ellas. Las actividades online de carreras de autos, persecuciones o cooperativas tendrán un color diferente -violeta- para identificarlas mejor. El contenido online del juego puede ser desactivado desde el menú principal al inicio del juego o en cualquier momento, para evitar que otros jugadores invadan nuestra partida y nos roben información, lo cual resulta en una pérdida de dinero y experiencia para nuestro protagonista.

El arsenal de armas a las que puede acceder Retro es un poco más variado que en el primer título. Podremos obtener pistolas automáticas, rifles, escopetas y muchas otras más que se irán desbloqueando para que nuestro protagonista las fabrique en la impresora 3D del cuartel principal de Dedsec. A su vez, se añaden drones como gadgets para poder encarar las escenas de sigilo de manera diferente. Entre ellos podemos encontrar: el jumper, un drone terrestre que puede saltar hasta un metro y medio de altura y es bueno para escabullirse por debajo de autos y plataformas, pasando desapercibido entre los guardias; y el quadcopter, un drone de cuatro hélices que nos puede facilitar mucho la correcta infiltración en los lugares fuertemente custodiados. Hay otros gadgets que no mencionaré para no arruinar la sorpresa.

El hackeo básico a los peatones conserva los mismos elementos: podremos extraer dinero de algunos, chats privados, llamadas telefónicas o botnets, que son los recursos necesarios para que Retro pueda ejecutar sus habilidades en los distintos dispositivos.

Para cerrar el apartado sobre jugabilidad, Watch Dogs 2 introduce más aplicaciones en el smartphone del protagonista, que agregan varias opciones para divertirse. Hay una app llamada Driver SF que tiene un estilo Uber, en donde Marcus pasará a buscar a los peatones y los llevará a su destino a cambio de dinero; una app de la cámara del smartphone, para sacarse selfies, agregarles filtros y ganar seguidores en las redes sociales, lo cual incrementa el nivel de experiencia básico de nuestro personaje; y Sabelo Todo, una app que funciona como tutorial de las situaciones nuevas que se nos van presentando, y otorga todo tipo de información sobre enemigos, armas y dispositivos para usar a nuestro favor.

¿Dedsec o los pibes de la esquina?

Se introducen más aplicaciones en el smartphone de Retro, que agregan varias opciones para divertirse.

Selfie con el Castro Theatre. Dedicada a Cañales.

Gráficamente el juego es fantástico, sin variar mucho técnicamente con respecto a su primera iteración. La tasa de frames es más estable, y los colores y texturas son más vivos y definidos. La recreación de la ciudad de San Francisco es digna de mención, ubicando específicamente calles, monumentos, muelles, rieles de tranvía, etc.. El arte dentro de la comunidad hacker se deja ver tanto en los escondites principales de Dedsec como en algunos callejones, demostrando que el equipo de diseño de Ubisoft Montreal realmente se tomó su tiempo para poder generar la delicia visual que se nos presenta.

Increíble momento de una gran misión del comienzo del juego.

Pequeña muestra del detalle artístico.

El sonido cumple su cometido, con una fidelidad al nivel de su entrega anterior. La música ha cambiado bastante, siendo actualmente mucho más movida y juvenil que en la entrega previa, asemejándose a su competidor por excelencia en la variedad y elección de los temas licenciados.

Estamos, en definitiva, ante un juego que ha crecido en cuanto a jugabilidad, cohesión y calidad del guión, pero que ha bajado su tono de adultez en la historia, apuntando claramente al público adolescente para crear una identidad propia.

La inclusión de variantes de minijuegos para alargar la vida útil y, sobre todo, la coreografía y momentos guionados en las misiones principales con temas icónicos sonando de fondo, elevan la calidad global de la franquicia, que parece tener ya una identidad que planean respetar de ahora en más. El matar a los enemigos es siempre la peor opción para atravesar los obstáculos planteados, y el sigilo se conecta directamente con escenas de acción de alto calibre, que nos dejan en la orilla de nuestro asiento, tal como nos ha pasado anteriormente con la saga GTA.

Todavía falta un pelito extra para poder competir de igual a igual con los amos y señores de este género, pero esta iteración nos deja en claro que el camino es el correcto y que el futuro es muy prometedor. Watch Dogs 2 es muy entretenido, y sugiere que tendría que haber sido el juego que se lanzó en 2014, aprendiendo de algunos errores y enfocando el diseño y marketing hacia una comunidad más definida.

¿LO JUEGO?

Sin dudas. Agrega elementos y diversión extra por sobre el juego original.

Checkpoint opina…

dieguito_web

El primero, contrario a las críticas, me gustó y lo disfruté bastante. Creo que los cambios que plantean en esta segunda entrega son para mejor. Habrá que ver si logra atraparme nuevamente o no.

diegote_web

Es interesante que Ubisoft lanzó este título con mucha más cautela “marketinera” que con el exceso publicitario de la entrega anterior. No le presté demasiada atención al juego anterior, pero no me desagradó, lo poco que lo jugué. Creo que es un título sin lugar a dudas para aquellos a los que les gustó su predecesor, pero también puede ser, dado el cambio de tono y personaje principal descripto por Seba para atraer a un nuevo público. Personalmente me cuestan los juegos de este estilo, los disfruto durante un tiempo y nunca los finalizo. Teniendo pendiente aún GTA V en mi backlog, sé que por mucho tiempo no me voy a acercar a esta franquicia. Sólo para algunos.

fede_web

Se nota que Ubisoft supo escuchar y mejoró mucho todo lo que pudo para la segunda entrega de WD, la recreación de San Francisco es muy fiel y los nuevos objetos que se pueden hackear como los drones son muy divertidos de usar, hace pensar mucho sobre lo peligroso que va a ser el futuro con IoT (Internet of Things).

facu_web6

Jugué al primer Watch Dogs con todo el prejuicio posible. Para mi sorpresa, me terminó pareciendo un gran juego con una identidad propia que lo diferenciaba de GTA. Habia algunos errores, pero nada de otro mundo. A primera vista me disgusta el cast y la onda adolescentoide del juego, pero despues de leer la review de Seba, tengo un poquito más de urgencia por jugarlo.

Lo Bueno

  • La ciudad de San francisco recreada a la perfección.
  • Los drones agregan una variante de jugabilidad importante.
  • La coreografía de las misiones principales.
  • El cast de personajes está mejor interrelacionado que en el Watch Dogs original.
  • Más variedades de misiones secundarias y misceláneas que alargan la vida del juego.

Lo Malo

  • El tono del argumento dejó de ser adulto.
  • Se puede hacer fast travel a cualquiera de las tiendas del mapa.
  • El mapa es notablemente más chico que en Watch Dogs.
8

¡A no dejarlo pasar!

Sebastián Cutuli
Seba es un gamer consolero de raza. Empezó con el family a principios de los 90’, siguió con la Sega Megadrive y después tuvo unos largos años de felicidad con dos de las más grandes consolas de sobremesa de Nintendo: Super Nintendo y Nintendo 64. Posteriormente, se enamoró incondicionalmente de Sony, adquiriendo una Playstation 2, continuando con la 3 y por último la 4. Fanático enfermizo de los juegos de pelea y los shooters, juegos de acción y hack and slash japoneses.