Ys: Origin Review

Federico Elli
PC PS4

Luego de una devastante invasión demoníaca, las dos diosas utilizan su magia para llevar a salvo a los habitantes de Ys al cielo, mientras que los demonios construyen una torre para tratar de alcanzarlos.

Si escuchaste hablar de Ys, seguro lo relacionás con su protagonista de pelo rojo, Adol Christin, quien fue el personaje que controlamos en la mayoría de los juegos de la saga. Sin embargo, en diciembre de 2006 salió Ys: Origin en Japón, y para sorpresa de todos, sin la presencia del conocido protagonista.

El juego salió para Steam eventualmente, localizado por la gente de XSEED y hoy, once años después, llega a PS4 gracias a DotEmu y con un port a PSVita muy pronto a salir.

¿Seguirá Ys: Origin siendo un juego relevante hoy en día, luego de tanto tiempo?

Las dos diosas de Ys.

Yunica junto al Roda Tree y la Torre.

Matar a los enemigos que titilan en rojo nos permite abrir este cofre.

Ys Origins transcurre 700 años antes del primer juego de la saga, Ys I: Ancient Ys Vanished, y setea todo el trasfondo que luego conoceremos en el resto de los juegos.

Podemos elegir entre dos personajes, Yunica Tovah y Hugo Fact, cada uno con su propia historia y habilidades. Yunica utiliza un hacha y es incapaz de usar magia, algo que cualquier persona puede hacer en el mundo de Ys. Hugo utiliza una vara mágica y se especializa en ataques de largo alcance.

También podemos elegir la dificultad, que como en todo Ys es algo fundamental por la razón que voy a explicar más adelante.

El objetivo principal de ambos personajes es escalar una gran torre infestada de demonios, en busca de las dos Diosas de Ys, Reah y Feena. Nunca nos desviamos de ese objetivo, no hay sidequests, y los personajes se desarrollan como individuos a lo largo de su aventura.

Disfruté más jugar con Yunica que con Hugo, sobre todo por el handicap que tiene al no poder utilizar magia, ya que ella se siente inferior respecto a sus compañeros. Su búsqueda es algo más personal, donde intenta autosuperarse, y lo logra ya que es extremadamente fuerte.

Uno de los primeros bosses que encontramos.

El sistema de combate es simple, como suele serlo en Ys, pero en esta oportunidad no corremos en diagonal para atacar, sino que tenemos un botón para atacar a lo hack-and-slash; es decir que el juego es un Action RPG. Vamos de habitación en habitación, juntando experiencia, matando demonios de todo tipo y tamaño, y abriendo cofres que contienen nuevas habilidades, mejoras de equipamiento y diversos ítems.

Si eliminamos enemigos uno detrás de otro, dejan unas pociones que nos aumentan el daño, la defensa y la cantidad de cristales que obtenemos. Además, se incrementa un multiplicador de experiencia que nos permite ganar cada vez más hasta llegar a un 200%.

Esto nos obliga a avanzar y despachar enemigos sin parar, ya que todos estos multiplicadores son por tiempo y en el momento que dejamos de matar enemigos, empiezan a decaer hasta desaparecer y volver a cero.

Toda esta información la podemos ver en el lado inferior izquierdo de la pantalla, así que siempre sabemos en qué estado nos encontramos en cuanto a vida, energía y multiplicadores.

Estas estatuas nos permiten guardar nuestro avance.

Otra boss fight muy entretenida.

Visualmente, a pesar de ser un juego que tiene once años, se defiende. Los personajes son sprites animados que se ven suficientemente bien en una TV grande, y supongo que incluso mejor en una PS Vita. El mundo es en 3D y bastante colorido, y es imposible no sentir nostalgia al jugar un juego que mezcla personajes 2D en un mundo 3D, un estilo artístico que nos acompañó durante mucho tiempo mientras los juegos hacían la transición a ser completamente 3D.

Ys: Origin no te lleva de la mano, no hay mapa ni indicador de objetivo y los tutoriales son breves. Si encontrás una puerta cerrada que requiere un medallón para abrirla, y luego te topás en otro lado de la torre con ese medallón, el juego no te va a indicar a dónde era que tenías que volver; te vas a tener que acordar o anotarlo si fuera necesario.

Tampoco hay auto-save; distribuidas en algunos pisos de la torre hay unas estatuas que nos permiten guardar la partida, además de utilizar los cristales que recolectamos para mejorar nuestras habilidades o equipamiento. Esperá morir mucho y tener que rejugar secciones enteras del juego por no haber tenido suficiente cuidado.

El típico villano de dudosa identidad sexual.

Uno de los bosses más coloridos.

La dificultad y el grindeo es una característica siempre presente en los juegos de Ys. Un mísero punto en defensa o en ataque hacen una diferencia abismal: significa por ejemplo que un boss te quite la mitad de vida con cada golpe o que vos pegues por varios puntos más de daño.

Por esto, si llegás a un boss y no podés vencerlo es porque aún te falta subir de nivel, por lo que vas a tener que retroceder y grindear un par de minutos hasta que sientas que ya es hora de volver a intentar.

Además no hay forma de recuperar vida que no sea mediante hierbas que dejan los enemigos -algo no disponible en un boss fight-, mediante las estatuas donde grabamos, o utilizando un ítem que nos recupera la vida al quedarnos quietos luego de estar diez segundos sin movernos.

Nuestro primer encuentro con una de las dos diosas de Ys.

En sus ocho horas de duración, Ys: Origin es un Action RPG muy entretenido de jugar, directo pero no fácil, y su historia representa el comienzo de una saga que ya se encuentra en su octava iteración con YS VIII: Lacrimosa of Dana que pronto llega a PS4 y PsVita.

El porteo que realizó DotEmu es fiel y no agrega contenido adicional, sino que permite que este juego sea disfrutable en mi plataforma gamer preferida.

¿LO JUEGO?

Por 20USD te llevás un lindo ARPG, que brinda el comienzo de una saga que tenés que jugar.

Checkpoint opina…

seba_web

Se ve muy bien y al ser el comienzo de la saga en el rubro gaming, llama la atención para introducirse en las complicadas pero adictivas historias de anime. Si a eso le sumamos rejugabilidad con 3 historias diferentes, combate divertido y un precio de U$D20, tenemos una gran oportunidad para jugar un rato largo.

facu_web6

Otra saga que tengo en el backlog. Me gusta que la entrega que analizó Fede sea una precuela, así puedo jugarla sin problema; y que dure cerca de ocho horas lo hace más accesible. Me sorprende lo bien que se ve a pesar de los años que pasaron, si bien tiene algún filtro; esto muestra el empeño extraordinario que se le ponía a los escenarios en esa época.

Lo bueno

  • El nacimiento del mundo de Ys.
  • Combate divertido y directo.
  • Tres personajes (uno secreto), cada uno con su historia.

Lo malo

  • Gráficos simples y algunas texturas borrosas.
  • La dificultad se basa únicamente en el daño que recibimos.
  • Pocas formas de recuperar vida.
8

¡A no dejarlo pasar!

Federico Elli

Fede, pasó por consolas de Nintendo, pero tiene especial pasión por todo lo que sea PlayStation. Ama jugar, tanto como el cine, las series o leer un buen libro. Juega videojuegos desde que tiene memoria. En general le gustan todos los juegos, sobre todo los de aventura. Prefiere los juegos innovadores por sobre las sagas repetitivas.

Lost Password

¡EN VIVO AHORA! ¡ENTRA!
¡HOY A LAS 22:00hs!