The Talos Principle Review

Federico Elli
PC

Un juego repleto de puzzles con rasgos filosóficos donde somos llevados a plantearnos muchas, muchas preguntas.

“Deja a un ser humano sólo, con una soga atada, y va a intentar desatarla. Deja a un ser humano encerrado en una habitación con bloques, y va a construir algo. Los juegos son parte de lo que nos hace humanos.” Esto lo escuchamos en una de las grabaciones que podemos encontrar dentro del juego, y es parte de lo que The Talos Principle quiere que pensemos cuando lo jugamos.

En primera persona, tomamos el control de un androide, colocado en un mundo generado digitalmente, por Elohim, quien se autoproclama Dios, con el fin de resolver varios tipos de problemas.

Visitaremos ruinas de estilo griego, egipcio y medievales, además de hangares de concreto con rasgos futuristas.

Los puzzles a resolver van escalando en dificultad, linealmente. Los primeros consisten en utilizar unos trípodes (jammer) que al ser apuntados a elementos que no nos permiten avanzar, los deshabilitan. Entre ellos, campos de fuerza, torretas y minas móviles.

Eventualmente nos encontraremos resolviendo problemas más complejos. Hacer llegar láseres de color rojo o azul, que no pueden cruzarse, a un receptor del mismo color, utilizando prismas. Luego se agregan cajas, obligados a utilizarlas para poder continuar.

Los campos de fuerza violeta indican las entradas a cada puzzle

Resolver problemas no es lo único que hacemos en The Talos Principle.

En los niveles más avanzados tendremos que jugar con ventiladores, e incluso con grabaciones de nuestras acciones, que utilizaremos para poder activar dos pulsadores al mismo tiempo por ejemplo. No obstante cada puzzle se resuelve de manera distinta, ciertas soluciones utilizadas en uno anterior pueden ser aplicadas para resolver parte de otro más complejo. Más de una vez el título de cada habitación, correspondiente a un puzzle, nos va a ayudar a encontrar la solución.

Carteles que nos indican el progreso en cada nivel

Hay más de 120 puzzles para resolver, si elegimos resolverlos todos.

Por cada puzzle que resolvemos, obtenemos una pieza de Tetris de un color. En la interfaz gráfica observamos las piezas que fuimos obteniendo. Al juntar cierta cantidad de piezas de cada color, verde, amarillo, rojo o gris; podemos acceder al siguiente nivel. Los niveles se rotulan con las letras A, B y C seguidas de números de 1 a 7: A1, A2, etc. Las piezas también son las que nos dan acceso a los nuevos elementos que nos permiten resolver los puzzles. Si nos quedamos trabados podemos resetear el puzzle presionando ‘X’, podemos dejarnos morir o podemos retirarnos e intentar con otra habitación. Si optamos por resetear, con un efecto de rebobinado, volveremos al principio del puzzle.

La torre, ¿Subimos?

Mientras resolvemos los problemas, Elohim nos felicita y nos informa que, sin importar lo que hagamos, bajo ninguna condición debemos subir a ‘La Torre’.

Una vez terminado por completo el mundo A, activamos un ascensor que, previo puzzle de colocar las piezas de tetris de forma correcta, nos lleva a un nivel central, donde se encuentran ascensores a los mundos B y C, también vemos ‘La Torre’ que a simple vista parece interminable.

Si intentamos alejarnos por los extremos del nivel, Elohim enloquece, comienza a hablar sin sentido y somos reseteados, no podemos escapar.

Permanentemente tenemos la sensación de que algo extraño está pasando, las paredes aparecen y desaparecen como si se tratase de un error de computadora o Elohim pierde de repente su coherencia

Resolver problemas no es lo único que hacemos en The Talos Principle. En cada nivel hay (al menos) una terminal de computadora que nos permite interactuar con un sistema llamado Milton. Al que jugando una especie de Test de Turing trataremos de hacerle creer que somos humanos, o al menos que tenemos conciencia propia, con el fin de conseguir acceso de administrador para poder acceder a la red local.

Constantemente vamos a ser inducidos a hacernos preguntas como:
¿Que significa ser humano?
¿Que es la conciencia?
¿Para qué resuelvo los problemas?
¿Intento subir la torre?

Interactuar con las terminales y avanzar en los niveles nos va a ayudar a contestarlas.

Además de las piezas de tetris que juntamos, en prácticamente todos los niveles hay estrellas escondidas, que más adelante nos permiten abrir la puerta para conseguir las piezas de tetris grises

Estas piezas grises son las que nos permiten escalar la torre, si es ese el camino que decidimos tomar, optando por desafiar a Elohim.

Rindiendo honores al Portal

Si bien los puzzles escalan rápidamente en dificultad, no son difíciles de resolver.

El juego se encuentra repleto de easter eggs, referencias a juegos como Serious Sam o Portal. Justamente es muy difícil no comparar The Talos Principle con Portal, salvo que no tenemos portales, y tratamos con conceptos filosóficos mucho más serios. También hay muchas referencias a películas como Star Wars o discos como Dark Side of the Moon.

Muchos, MUCHOS Easter eggs de todo tipo

The Talos Principle utiliza el Serious Engine 4 de Croteam, desarrollado para la saga Serious Sam. Tenemos cientos de opciones de configuración para tunear el juego a nuestro gusto según la PC con la que dispongamos. Gráficamente se ve muy bien, pero no deslumbra. La música que nos acompaña es simple, seguida constantemente por el ruido del viento o el movimiento de las hojas o la arena. La voz de Elohim es grave y posiblemente nos asuste más de una vez si nos encontramos muy concentrados en encontrar la solución a un puzzle.

Hay más de 120 puzzles para resolver, si elegimos resolverlos todos. Probablemente el jugador promedio abandone el juego a la mitad, por aburrimiento, frustración o cansancio. Sin embargo, The Talos Principle es un juego que merece ser terminado, existen tres posibles finales según lo que elijamos hacer en cuanto a obedecer a Elohim u optar por no hacerlo.

Existe una historia que de seguro el jugador en general no llegue a descubrir.

En el momento en que una mecánica empieza a volverse tediosa, se introduce otro elemento para utilizar, o una nueva vuelta de tuerca para acomplejar el problema, lo que mantiene interesante y fresco al gameplay.

Cuando nos cansamos del jammer, aparece el láser azul y enseguida el láser rojo. Luego la caja, el ventilador, el clon, y en el medio de todo esto aparecen las terminales, culpables de hacernos sentir obligados a resolver más y más problemas para poder descubrir qué es lo que pasa con el mundo y para qué fuimos colocados en el.

The Talos Principle no es un juego para cualquiera, si amaste el The Swapper y disfrutaste el Portal, este juego te va a gustar. Teniendo siempre en cuenta que es un juego mucho más serio, repleto de texto para leer, y con mucho más contenido.

Intentamos hacerle creer a la terminal que somos humanos. ¿Lo somos?

Si bien los puzzles escalan rápidamente en dificultad, no son difíciles de resolver, siempre vamos a sentir una gran satisfacción al resolver cada uno de ellos. Si nos trabamos en alguno, podemos intentar con otro simplemente saliendo del actual y entrando en uno nuevo. En general los resolvemos en segundos o un par de minutos, dependiendo por supuesto de que tanta creatividad tengamos. Los niveles están bien particionados, fomentando resolverlos en varias sesiones de juego, lo cual recomiendo si no queremos cansarnos.

Impresiona realmente la variedad, cantidad y forma de resolver de cada puzzle. Todos y cada uno pensados con una precisión sorprendente. Pero si bien lo que prima es la calidad, creo que en esta oportunidad exageraron con la cantidad.

Existe una historia que de seguro el jugador en general no llegue a descubrir, ya que para ello será necesario leer la infinidad de textos que encontramos dentro de los archivos de cada terminal. El jugador más dedicado va a descubrir qué pasó con la tierra, dónde estamos y cuál es nuestro objetivo.

Lectores de las sagas de Robots de Isaac Asimov van disfrutar de este juego sin duda alguna.

¿LO JUEGO?

Si, sobre todo si te interesa resolver puzzles y cuestionar la existencia.

Y Checkpoint Radio que opina?

guru_web

ME ENCANTA. ME VUELVO LOCO. Amo este tipo de juegos! Compranding…

dieguito_web

Los juegos de puzzles nunca fueron mis preferidos, pero ame Portal y el Swapper me copó bastante. Si bien una de las cosas más atractivas que tiene portal es su humor y su personalidad, el hecho de que te cuestiones cosas, te haga pensar y la profundidad que describe Fede en la review, me intrigan lo suficiente para jugarlo. Espero que su duración no me venza.

diegote_web

Me recontra interesa!!!. Me encantaron los Portal, me fascinó The Swapper. Como mínimo lo ingreso a la wishlist de Steam para ver cuando puedo comprarlo. FUNDAMENTAL que tenga tantos idiomas, bien pensado para un juego que tiene tanto texto para poder llegar a todos los públicos.

Lo bueno

  • Puzzles de todo tipo para resolver
  • El cuestionamiento filosófico que se nos plantea
  • Tres posibles finales
  • Repleto de easter eggs y secretos, rejugabilidad
  • Mundos muy bien diseñados y particionados

Lo malo

  • Demasiados niveles y puzzles
  • Puede sentirse repetitivo, tanto soluciones como paisajes
  • Historia demasiado escondida entre los textos
8

¡A no dejarlo pasar!

Federico Elli
Fede, pasó por consolas de Nintendo, pero tiene especial pasión por todo lo que sea PlayStation. Ama jugar, tanto como el cine, las series o leer un buen libro. Juega videojuegos desde que tiene memoria. En general le gustan todos los juegos, sobre todo los de aventura. Prefiere los juegos innovadores por sobre las sagas repetitivas.

Lost Password

¡EN VIVO AHORA! ¡ENTRA!
¡HOY A LAS 22:00hs!