Sonic Mania Review

Guillermo Valdovinos

Ya lo dijo Carlitos Gardel: veinte años no son nada, y al parecer Sonic se lo tomó muy a pecho. Después de un hiato de más de dos décadas, el erizo azul vuelve con una de sus clásicas aventuras, tal como si el tiempo no hubiera pasado, demostrando que a veces es muy sabio volver a las raíces.

Muchos quedamos maravillados allá por julio del año pasado, cuando en la Comic-Con se realizó el anuncio de un nuevo título de la eterna mascota de SEGA, acompañado de un video que casi no dejaba lugar a dudas: Sonic volvería a sus raíces, dejando de lado todo elemento incorporado a la saga luego de la salida del maravilloso “Sonic & Knuckles”.

Creo no equivocarme al aseverar que todo gustoso de esta serie de juegos estuvo de acuerdo desde el día uno en que ésta era la dirección en la que, al menos para empezar, había que encaminar al erizo azul para poder apreciar qué fue lo que lo hizo tan grande en su momento.

Veamos entonces de qué trata este viaje al pasado que un grupo de developers fanáticos de Sonic supieron titular, junto a SEGA, “Sonic Mania”.

Bienvenido de vuelta, Sonic.

Nuestros tres protagonistas en el hermoso opening del juego.

Aclamado por algunos, y cuestionado por otros, “Sonic Mania” se nos presenta en el siguiente formato: usando como excusa el incansable afán de Dr. Eggman (o Robotnik, como lo conocemos muchos) de hacerse con las esmeraldas Chaos, recorreremos tanto niveles completamente originales como así también clásicos reversionados, tiñendo al título de un aura muy a lo “grandes éxitos”, pues podremos disfrutar en un mismo juego de los mejores elementos que crearon a esta leyenda de la década de los noventa.

Ya sea que estemos recorriendo “Green Hill Zone” por enésima vez, o maravillándonos con el feeling western impreso en “Mirage Saloon Zone”, todo nivel o mecánica introducida se siente parte perfecta de lo que podría haber sido sin objeción alguna la continuación al “Sonic & Knuckles” que nunca fue.

El erizo azul vuelve con una de sus clásicas aventuras, tal como si el tiempo no hubiera pasado, demostrando que a veces es muy sabio volver a las raíces.

Ya sea con Sonic the Hedgehog, Miles “Tails” Prower, o Knuckles the Echidna, recorreremos los trece niveles que componen “Sonic Mania”, pudiendo dar provecho de sus respectivas características para así acceder a los diferentes caminos que estos nos brindan, encontrando que aún los stages de juegos anteriores encierran secretos o sorpresas novedosas, evitando de esa manera que se difumine la magia que invade al título de principio a fin.

Studiopolis Zone”, o “Stardust Speedway Zone”, entre otros, son claros ejemplos de level design que supo hacer las delicias de los gamers gustosos de la saga, y que por alguna razón se fueron perdiendo en el tiempo. Además, cuando creemos que ya dominamos un nivel en base a los elementos introducidos en el primer acto de una zona, en el segundo los developers introducen una vuelta de tuerca que mantiene al juego fresco en todo momento, siendo un ejemplar de esto el boss final de “Chemical Plant Zone”.

Si bien “Sonic Mania” hace uso de mejoras de los sprites clásicos de la saga, estamos ante un juego que sabe llevar gráficos clásicos a una resolución de 1080p, creando un apartado visual que -sin dejar de apelar a la nostalgia- no deja de verse fenomenal.

Los bosses son de lo mejor del juego.

Respetando en todo momento este mix de factores clásicos con novedosos, debemos procurar recolectar las siete esmeraldas Chaos, lo cual podremos hacer, como siempre, a través de un bonus stage; ahora bien, en esta oportunidad, éste se compone de una persecución a un OVNI, que para alcanzarlo debemos llegar a la velocidad Mach 3 mientras evitamos que se nos agote el tiempo/rings.

Como es costumbre, al realizar esta proeza podremos convertirnos en Super Sonic/Tails/Knuckles, arrasando con los niveles y pudiendo así acceder al final oculto del juego.

No obstante ello, vuelve a aparecer el clásico bonus de las esferas azules, sólo que aquí nos servirá para recolectar medallones, los cuales nos habilitarán una gama de opciones “secretas” que enriquecen aún más el título.

Hay mucho para jugar, disfrutar, y desbloquear, pero eso sí: el gameplay noventoso conlleva la dificultad noventosa, por lo que deberemos pulir nuestra habilidades y armarnos de paciencia.

A afilar los reflejos si queremos esas esmeraldas...

Cuando creemos que ya dominamos un nivel en base a los elementos introducidos en el primer acto de una zona, en el segundo los developers introducen una vuelta de tuerca que mantiene al juego fresco en todo momento.

“Oil Ocean Zone”, un clásico.

No es ningún secreto que otro de los aclamados aspectos que ayudaron a crear la era de oro del erizo con actitud fue su música, y “Sonic Mania” no cayó en reparos al respecto.

Mientras que los niveles clásicos presentan reversiones de sus respectivos temas, haciendo que éstos suenen mejor aún que sus versiones originales, las nuevas incorporaciones no dejan nada que desear, resultando en composiciones dignas de la saga que van a terminar logrando hallar su huequito en nuestra memoria.

Cada tema acompaña a la perfección la temática del nivel de turno, creando un ritmo que, a tono con el dinamismo del juego, incita a no despegarse nunca del joystick.

Esto aplica tanto a los niveles como a los bosses, los cuales no dejarán de sorprendernos a lo largo de todo el juego.

Siendo que “Sonic Mania” peca de reciclar contenido no completamente original, puede comprenderse que no todo el mundo se amigue con la idea de consagrarlo definitivamente como la nueva iteración en una ramificación clásica en la saga, pero no cabe duda alguna que la dirección es la correcta, y que el tan esperado Sonic 5 se encuentra muchísimo más cerca que antes.

No obstante ello, estamos ante una entrega que no solo hará los deleites de los ya fanáticos de Sonic, sino que es una muy amigable forma de integrar a gamers noveles a una de las sagas bisagra de la historia del gaming.

Sonic volvió, gente, y se siente mejor que nunca. No dejen pasar esta oportunidad de revivir lo que fue uno de los mejores platformers de la época de los noventa.

¿LO JUEGO?

¡Sí! Más que digna vuelta a sus raíces por parte de Sonic, y el augurio de un próspero futuro.

Checkpoint opina…

caritaweb_dieguito2

Los que me conocen saben que no soy amigo del erizo, pero es innegable que este juego tiene amor y supo reconquistar a los seguidores de Sonic. Me hubiera gustado que sea 100% original, pero no es una mala aproximación a algo que pueda explotar más adelante. En lo personal, este juego me es indiferente, pero celebro la alegría que le provoca a sus fans.

caritaweb_diegote2

Lo estoy jugando y la estoy pasando increíble. Es algo que todo fan debe jugar, y además como dice Guille, una gran esperanza hacia un Sonic 5 en este estilo con niveles 100% nuevos. Ojalá…

caritaweb_seba2

Adoro el Sonic de la era 16 bits, tanto como a Mario. Sonic Mania me parece una idea correcta y los nuevos niveles demuestran que con mentes nuevas se puede seguir la visión creativa y fresca del pasado. Sigo pensando que tal vez tendría que haber sido un juego más corto pero con contenido 100% original, incluso sabiendo que hubiera significado una inversión más grande por parte de Sega y una apuesta no tan fácil de ganar. Te quiero Sega. Quiero más de vos!!

caritaweb_fede2

Lo que Sega nunca pudo volver a hacer lo hizo la gente que porteó el Sonic 1 y 2 a iOS/Android, darle al público amante del erizo azul lo que más deseaban, un clásico que los haga sentir que el tiempo se congeló pero que algunas de las comodidades del gaming de hoy en día estén presentes. Una gran oportunidad para el que nunca pudo jugar los clásicos de los 90s. Personalmente creo que la mayor falencia que le encuentro a los Sonics clásicos no fue resuelta, el poder ir ágilmente por el nivel sin tener que conocerlo demasiado previamente. La intención era clara desde el comienzo, más de lo mismo, y eso es bueno en este caso.

caritaweb_facu2

Si bien no soy un seguidor fiel del erizo azul como lo son Guille y Diegote, me parece impresionante lo que hicieron con este juego. A pesar de que se puede malinterpretar como un juego sin ambición al tener el mismo formato de las primeras entregas, la realidad no puede ser más distinta. El equipo detrás de este juego tuvo el desafío de conseguir un look & feel igual que al de hace 20 años y lo lograron con creces, cosa que falló en Sonic 4 y los niveles “clásicos” de juegos intermedios. Espero ver más proyectos como este en el futuro.

vani_web

Me sentí una niña de diez años de nuevo jugando a este juego, y a mí, ¡la nostalgia me puede! Así que si te gustaron los Sonic de los ‘90, no dejes pasar este juego porque te va a encantar también.

beto_web

Clásico de clásicos. Sonic es una de esas delicias videojueguiles de los noventa, que en su época de oro supo ser el contendiente emblemático del imbatible Mario. ¿Qué más decir…? Dejate seducir por la Sonic Mania.

Good

  • Gráficos clásicos adaptados a la nueva era.
  • Niveles clásicos reformulados.
  • Niveles nuevos brillantemente diseñados.
  • Música acorde a los estándares de la saga.

Bad

  • Puede hacerse corto.
  • El contenido nuevo puede no resultar suficiente.
8.5

¡A no dejarlo pasar!

Guillermo Valdovinos
Con el Derecho como vocación, y los videojuegos como pasión, Guille, “el Gurú”, es un gamer integral, con un amor incondicional a Nintendo, pero que se desvive por jugar cuanta cosa sale al mercado...y hasta a veces lo que ni llega a salir. Los géneros que lo pueden son los RPGs -tanto orientales como occidentales-, peleas y aventuras gráficas; con una fuerte tendencia a desenterrar juegos viejos y olvidados -de ahí su apodo-.