The Crew 2 Review

Diego Komodowski
PC PS4 Xbox One

Después de una primera iteración un poco sosa, Ubisoft decidió llevar las cosas a un extremo a priori cuestionable. ¿Qué es The Crew 2? Aquí se los detallo.

  • Esta review fue realizada antes de la salida del juego, por lo tanto el apartado online no pudo ser testeado. En pocos días será actualizada con la información pertinente cuando pueda ser probada adecuadamente.

Apenas probé unas horas el título original The Crew y la verdad es que no me había atraído en lo absoluto. Un juego que intentaba copiar el espíritu de la saturadísima saga Need For Speed -que de tantas iteraciones, repite los nombres de los juegos- sumándole elementos de historia simples, pero al mismo tiempo queriendo hacer hincapié en el armado de nuestro propio grupo de corredores (crew) y generando un espacio de mundo abierto online para jugar con amigos. ¿Qué tenía como feature distintivo? Un gigantesco y coherente mapa de todo U.S.A., sí, todo el país.

Bueno, en realidad es una versión mucho más chica y escalada del país del norte, pero con el modelado de muchísimas ciudades y locaciones importantes y popularmente conocidas, conectadas de manera muy orgánica.

Pero si es un juego de autos como cualquiera...

… Eeeeh, ¿seguro?

Estoy convencido de que alguien en Ubisoft dijo algo así como: “Gente, The Crew no funcionó como esperábamos, necesitamos hacer un cambio grande, y aprovechar de alguna manera el año y medio en el que estuvimos haciendo terrible y espectacular mapa”. Y así lo hicieron. Creo que fue una idea brillante.

Detesto marcadamente el excesivo uso y abuso de fórmulas y recursos en todos los juegos de Ubisoft: el drone de Ghost Recon Wildlands se convierte en águila en Far Cry Primal, misma águila en AC: Origins, y una vez mas, el águila en el próximo AC: Odyssey; el salto al vacío de Steep es un calco del salto al vacío de Wildlands… y así podría seguir toda la nota.

Pero también es cierto que hay fórmulas que, usadas y combinadas de la forma correcta, funcionan de mil maravillas. Bienvenidos a The Crew 2 ó cómo hacer las cosas bien.

Para poder hacer un cambio radical sobre su predecesor, lo primero que se hizo fue eliminar cualquier tipo de intento de guión peliculero, cinemáticas con actores live action (un saludo a Need for Speed 2015) o coherencia alguna: The Crew 2 no es ni más ni menos que un sandbox o playground para divertirse con todo tipo de vehículos con motor o motorsports. Para sostener y dar cierto marco de “historia”, se repite el cliché de ser el nuevo conductor que llega queriendo ganar fama y gloria y rápidamente el juego nos da como tutorial una pasada por sus tres vehículos principales: autos, lanchas y aviones. Sin salirme de mi asombro cuando fui andando en mi primer auto, pasé de un saque a manejar un bote y luego un avión pensé: “estos desarrolladores entendieron todo” (Copyright Diego De Carlo).

Al poco tiempo de jugar me di cuenta de lo que había hecho la desarrolladora Ivory Tower: armaron un cóctel entre un juego de autos alla Need For Speed con un sistema calcado de Steep, pero en lugar de realizar deportes de invierno en las montañas, lo que hicieron fue cambiar el esquema por múltiples vehículos y disciplinas en el mencionado mapa de U.S.A. ¿Y entonces? La verdad es que, entonces, ¡funciona!

The Crew 2 tiró por la borda todo lo planteado por su predecesor, para ofrecer una experiencia arcade delirante en su máximo esplendor.

¡Qué mapita!

Se puede ir por absolutamente cualquier lado.

Despojados y liberados totalmente de tener que pedirle al título alguna coherencia, nos encontramos con que el mapa de todo el país tiene cuatro bases con sus respectivas disciplinas agrupadas de manera… cualquiera, total a nadie le importa. Lo único relevante es que cada base cuenta con un líder y el objetivo del juego es ganar las suficientes actividades para poder ser el nuevo campeón de cada base, es decir, de esa manera ser el campeón del país y así dar por concluida la campaña.

La variedad de disciplinas es espectacular: carreras de autos estilo circuito, carreras de autos por tramos, lanchas de off shore, moto cross, monster trucks, aviones, competencias de drift, recorridos off road a campo traviesa y varias más, totalizando catorce opciones en los diferentes vehículos.

También contamos con la actividad más delirante: los Live Xtrem que nos hacen pasar dinámicamente por varios vehículos diferentes durante la carrera -claramente la competencia “estrella” del juego y la más divertida para competir con amigos sin lugar a dudas.

El juego cuenta con el popular sistema de followers estilo redes sociales para marcar un control en el progreso, dado que para acceder a los diferentes eventos tenemos que ganar un mínimo de popularidad requerido. Otro dosificador de progreso se encuentra en el dinero ganado (bucks en el juego) que como todo título del estilo nos permite comprar los nuevos vehículos exclusivos para ciertos eventos.

Existe una segunda moneda en el juego llamada “cc” que está relacionada con conseguir moneda por dinero real. Odioso. Creo que realmente no es necesario y sólo sirve para aquellos impacientes.

La sensación de velocidad es excelente.

No todas las disciplinas ofrecidas en el juego se sienten bien realizadas, pero en el conjunto la experiencia es muy buena y sobre todo, extremadamente divertida.

Si bien se ve bárbaro, moto cross me pareció la disciplina más floja de todas.

El funcionamiento del mapa, también calcado de Steep, tiene una performance sobresaliente, porque se puede estar en la punta más lejana del oeste, hacer zoom al máximo para visualizar todo el país (carga al instante), elegir el extremo este, y apenas con un segundo o dos de micro carga, el juego realiza un efecto de zoom directo al destino y ya estamos jugando otra competición en un abrir y cerrar de ojos. Aplausos para la optimización del motor y el sistema de mapas.

Si bien podemos teletransportarnos a voluntad, para completar un poco el mundo abierto en el que todo se nos presenta, es posible encontrar dos o tres tipos de misiones simples, como fotografiar lugares o fauna emblemática de ciertas áreas o realizar micro misiones de récords establecidos por todo el país. Como premio a estas actividades obtenemos seguidores, algo de dinero y loot del juego.

Todos los vehículos tienen nitro. Sin sentido. Maravilloso.

El loot obtenido por ganar competencias o realizar las actividades mencionadas, contiene mejoras para nuestros vehículos. Estas se aplican de manera súper simple para ir mejorando todos las estadísticas de cada máquina, y funcionan de la misma manera para todas las variedades: siete categorías que dentro contienen quince niveles para llevarlas a un punto máximo. Cada mejora descartada puede servir para aplicársela a otro vehículo de la misma familia; acá no se tira nada.

El modo foto permite que una misma imagen pueda retocarse logrando efectos así de diferentes.

El apartado gráfico es excelente y, si bien muchas estructuras delatan una muy baja carga poligonal, esto es más que comprensible dada la envergadura de tremendo mapa y sistemas de carga.

El juego cuenta con radios con una buena variedad musical. He pasado varios minutos utilizando el libre albedrío, recorriendo estructuras icónicas del país como el puente de San Francisco, las calles de Miami o incluso un poco de paisaje campestre, acompañado de música clásica.

El problema más grande que tiene todo este delirio, es que lo único que se le puede pedir a The Crew 2 es diversión alocada y nada más. Cuando uno avanza en el juego la respuesta entre los diferentes vehículos de una misma familia es muy reducida, lo cual hace que más o menos sea lo mismo manejar cualquier vehículo, mientras tomemos a uno de ellos y le pongamos todos los upgrades que encontremos para hacerlo mejor. Es una pena que no se haya profundizado más en esto para que la experiencia sea aún más satisfactoria. Lo mismo sucede con la física que funciona igual para todas las máquinas: no hay peso, no hay diferencia en cómo choca un Monster Truck de cómo lo hace un Ford Focus.

The Crew 2 es un juego para divertirse sin hacerse demasiadas preguntas. Teniendo en cuenta lo que ha realizado Ubisoft en los últimos años con respecto al soporte a largo plazo de sus franquicias, es posible que parches y más contenido continúen apareciendo por muchos meses si las ventas acompañan, lo cual presenta un horizonte más que interesante de cara al futuro.

¿LO JUEGO?

Si te gusta la diversión sin cuestionamientos, claro que sí.

Lo bueno

  • Se ve increíble.
  • El mapa sigue siendo una obra técnica asombrosa.
  • La cantidad de vehículos y especialidades.
  • Es adictivo.

Lo malo

  • No hay tanta diferencia de conducción entre vehículos de una misma familia.
  • La física es literalmente “de juguete”.
8.5

¡A no dejarlo pasar!

Diego Komodowski
Diegote empezó a jugar con el clon de Atari 2600 "Dynacom" y poco tiempo después conoció la ColecoVision y se terminó de enamorar de los videojuegos para siempre. Conductor de Checkpoint radio, actor, coreuta y programador de sistemas; aporta ese granito de arena al proyecto de Checkpoint. Es consolero y tiene un amor olvidado en la Sega Genesis y la Dreamcast. Actualmente juega mucho en Playstation, pero también tiene una PC más o menos Gamer y disfruta de las bondades de Steam. Le encantan los shooters y aventuras en 3ra persona, y si tienen buenos puzzles mejor; en los últimos años se prendió mucho con la onda de los juegos indie.

Lost Password

¡EN VIVO AHORA! ¡ENTRA!
¡HOY A LAS 22:00hs!