Detroit: Become Human Review

Facundo Maciel

David Cage vuelve a las aventuras interactivas de la mano de Detroit Become Human. En un futuro donde los androides son objetos que realizan tareas para humanos, un extraño fenómeno empieza a hacer que se rebelen, dándoles una búsqueda por su independencia.

Es difícil no empezar una review de un juego de este estilo sin hacer mención del rol que ocupan en el mundo de experiencias interactivas de tomas de decisiones. Poca gente no sabe lo que es un juego de Telltale, que luego del impacto que generó con The Walking Dead, lentamente se fue transformando en una máquina de hacer chorizos de este tipo de aventuras, generalizando algunas decisiones y perdiendo en el camino cierta complejidad. Luego, tenemos casos inusuales como Life Is Strange, que tiene el presupuesto de un juego Telltale, pero una forma de avanzar con sus decisiones con un ritmo minucioso muy distinto al de su contraparte.

Los juegos de Quantic Dream son esa apuesta de mucho presupuesto al género. Nada de episodios y nada de escatimar en gráficos. Si bien no fue su primer juego, estos tanques del género comenzaron con Heavy Rain, un policial que supo despertar expectativa luego de su anuncio y que, si bien generó más de un debate, sentó un buen precedente y cierto estándar de calidad. Todo siguió con Beyond Two Souls, una aventura que nos ponía en la piel de un personaje interpretado por Ellen Page, que se alejaba de lo cotidiano y pasaba a contar una historia en un plano sobrenatural.

Con cinco años de espera y un cambio de generación en el medio sale Detroit, aprendiendo de los errores de sus antecesores y apostando por un nuevo contexto.

La premisa de base es simple: la humanidad vive en un futuro donde se inventaron androides idénticos a los humanos que cumplen todo tipo de tareas, desde limpiar la casa hasta ser parte de las fuerzas de seguridad.

El problema es que estos androides llegaron al punto de empezar a mostrar signos de voluntad propia, rebelándose en muchos casos contra sus creadores. Este es el contexto en el cual se encuentran nuestros tres protagonistas, cada uno con un foco muy distinto, pero todos con un destino en común.

Los androides también pueden disfrutar de un buen paisaje.

El poder de las decisiones.

Nuestros protagonistas son: Kara, una androide ama de casa que luego de ciertos eventos se transforma en la protectora y guardiana de una nena. Su objetivo será encontrar un hogar donde ser libres y felices.

Marcus, un androide a cargo de cuidar a un anciano, que ve su vida radicalmente cambiada cuando lo mandan a reciclar sólo para revertir la situación y terminar a la cabeza de la revolución androide.

Y Connor, el androide más avanzado tecnológicamente. Un detective/policía con la misión de encontrar la causa de la rebelión androide y lidiar con ella.

El juego está dividido en misiones que intercalan la historia de cada uno de los androides. Esta división está más marcada que los juegos anteriores, ya que al finalizar se nos mostrará en un gráfico las elecciones que tomamos. Con ver el cuadro de avance, inmediatamente nos vamos a dar cuenta de dónde estaba el punto de quiebre y vamos a especular qué habría pasado si hubiéramos tomado otra decisión. Se destacan las “decisiones doradas”, que nos abren una nueva puerta de cara a un capítulo futuro. Una vez que nos acerquemos al final y veamos la repercusión minuciosa de nuestras elecciones pasadas, vamos a poder sentir el peso de las opciones, posiblemente invitándonos a rejugar la aventura.

En este contexto, una de las dinámicas nuevas más interesantes es la que se presenta cuando jugamos un capítulo donde hay dos o más personajes presentes, o donde las acciones de uno repercuten inmediatamente en las del otro.

Casi como si fuera jugar ajedrez contra uno mismo, vamos a sentir una bella sensación de incomodidad al tener que elegir contra el avance de uno mismo con otro personaje, una sensación que rara vez se vivió en un videojuego.

Si bien este avance es muy claro y podemos reescribir la aventura desde el punto que nosotros elijamos, no hubiera estado de más poder “elegir” con un simple click el camino que hubiésemos deseado tomar sin tener que rejugar tramos sólo para ver un simple cambio.

Ahora sabemos exactamente dónde cambia la aventura.

Los tres protagonistas.

La toma de decisiones es realista, con una suficiente variedad de opciones y repercusiones inesperadas que -irónicamente- uno espera. Sacando alguna sección en particular, los desafíos van a estar dados por lograr resolver conflictos en poco tiempo o ganar quick time events para algunas peleas.

Sin entrar en terreno de arruinar la historia, los conflictos que se plantean, cómo se los plantea y el entorno en el cual se desarrollan, son más que realistas. La Detroit renacida del futuro se siente viva, el conflicto laboral que trajeron los androides nos va a preocupar y la necesidad de libertad de nuestros protagonistas nos va a emocionar.

Vuelve el arte conceptual muy bien bajado a tierra virtual.

Una nueva aventura de David Cage con todo lo que podemos esperar de una aventura de David Cage. En mi humilde opinión es la mejor de las tres aventuras que comparten el formato, seguido de Heavy Rain y por último Beyond. La forma en que conecta a los personajes, la historia realista dentro de este futuro distópico y el grado de impacto de nuestras decisiones lo hacen merecedor de este puesto.

¿LO JUEGO?

Sí, tarde o temprano es una aventura que cualquier poseedor de una PS4 debería probar.

Lo bueno

  • Tres personajes con historias muy distintas, que se complementan a la perfección.
  • El mundo que crearon es creíble y realista dentro de lo futurista.
  • Las ramificaciones de nuestras decisiones y el nivel de rejugabilidad.
  • Gráficamente es increíble, aspecto que ayuda mucho a lograr la atmósfera deseada con los androides.

Lo malo

  • No poder saltar más rápido secciones luego de pasarlo una vez.
9

Joya del gaming

Facundo Maciel
Facu es el checkpointer mas pequeño en edad, pero no en altura. Prefiere jugar en las consolas de Sony, aunque también le gustan las portátiles de Nintendo y en lo posible escapa de la PC como plataforma de videojuegos. Disfruta de una buena historia antes que todo, sin importar el medio o el formato (series, cine, libros...), aunque los videojuegos son los que más lo atrapan. Como la mayoría en Checkpoint juega desde que tiene conciencia y sabe que va a seguir jugando siempre.

Lost Password

¡EN VIVO AHORA! ¡ENTRA!
¡HOY A LAS 22:00hs!