Naruto to Boruto: Shinobi Striker Review

Facundo Maciel

Naruto no sólo está entre los manga/anime más populares de todos los tiempos, sino que la saga de videojuegos Ultimate Ninja Storm está en el podio de los mejores juegos basados en una obra del país del Sol Naciente. Naruto como tal llegó a su fin hace pocos años dando paso a su hijo, Boruto, quien promete seguir el legado.

Ya se habrán dado cuenta con tan solo leer el titulo, que esta transición empezó con un paso inseguro, con miedo a jugársela e ir directamente con Boruto y dejar atrás el pasado. Si lo leemos como seguidores de la saga, genera confusión sobre el norte del juego. Y si lo pensamos como moda, deja en evidencia cómo el foco fue exprimir la vaca lechera que es Naruto como franquicia.

Empezando con la historia, nuestro personaje es un ninja creado por nosotros que llega a la Aldea de la Hoja para un torneo. Allí nos recibe un ya adulto Konohamaru (el primer “pupilo” de Naruto) quien nos explicará las bases del juego.

Dentro de la evolución de la aldea, se creó un dispositivo capaz de recrear escenarios en realidad virtual, la excusa perfecta para traer a los personajes de la era de Naruto Shippuden.

Es por esto que el juego se divide en dos grandes partes. La primera son combates del torneo, todos únicamente online con diversas variantes de combates 4vs4. Los modos no difieren de los que ofrecen juegos clásicos como Call of Duty o Battlefield, entre ellos “captura la bandera” o “dominación de bases”.

Sasuke en la era del bien.

Trabajo en equipo ninja.

El otro es el modo de combates VR donde podemos enfrentar varios desafíos solos o acompañados online. Si vamos por la primera opción tendremos la ayuda de un mentor virtual (concepto que desarrollaremos más adelante). Si jugamos online podemos buscar u hospedar un desafío y combatir cooperativamente con hasta tres personas más.

A diferencia del torneo, este segundo modo tiene otro enfoque con objetivos muy variados, que van desde defender puntos estratégicos de oleadas de enemigos menores, hasta luchar contra jefes gigantes.

Sin embargo, ambas modalidades tienen el mismo problema que es la dependencia casi absoluta de jugar conectados. Los desafíos que sí se pueden jugar offline pierden la diversión y/o se vuelven imposibles si no los hacemos acompañados.

Explosión de colores.

Uno de los centros de Shinobi Striker es la creación de tu propio personaje, con muchas opciones de customización. El juego se rige en cuatro clases: ataque, ataque a distancia, defensa y curación. Cada una tiene asociada técnicas, equipamiento y ataques especiales.

Al iniciar cada combate o al reaparecer luego de que nos maten en batalla, podemos cambiar de clase, por lo que la creación de nuestro personaje implica hacer clases en paralelo y no elegir sólo una.

A nivel visual, la ropa y los accesorios son tomados de casi todos los personajes que desfilaron por Naruto con variantes de colores, haciendo que la variedad de combinaciones sea muy grande.

Creá tu propio Naruto.

El sistema de maestros nos permite ser discípulo de la versión virtual de varios personajes clásicos. Sólo podemos elegir uno a la vez e intercambiar libremente. Subirá de nivel con nosotros y cada vez que lo haga se nos recompensará con más ropa y nuevas habilidades.

El manejo del personaje poco tiene que ver con los Ultimate Ninja Storm. El mapeado de los botones es totalmente distinto. Vamos a tener golpe fuerte y débil como en todos los juegos del género, un botón asignado a un arma de combate (kunai, bombas de humo, etc) y dos ataques especiales, que en este caso son técnicas ninja. Cada clase tiene su repertorio específico, sumándole variedad a la formación.

Por último, se integró una función de correr por las paredes muy bien lograda, sumada a un kunai “soga” que nos permite empujarnos hacia una pared, tanto si nos queremos mover rápido por las estructuras altas como si estamos por caer en un pozo sin fondo.

La nueva Aldea de la Hoja.

Gráficamente también se enfrenta a Ultimate Ninja Storm, con la particularidad de que en este aspecto sí se generó un resultado más que positivo. 

Así como Ultimate Ninja Storm imita una animación que supera al anime, Shinobi Striker busca imitar al manga, al punto de que realmente parece un dibujo a mano pintado en movimiento. Además los ataques especiales son vistosos y coloridos -y nunca se pierde la esencia aunque haya muchísimos enemigos en pantalla.

Lamentablemente el juego se quedó a medio camino. Es una propuesta interesante, pero se empieza a repetir un poco una fórmula de Bandai Namco que de no usarse bien, agota. Dragon Ball Xenoverse 1 y 2 hicieron algo muy similar en cuanto al online, con la salvedad de que ofrecían un modo historia sólido. En Shinobi Strike el single player pierde gracia offiline y tampoco es la gran cosa.

Si te interesa un juego de Naruto, recomiendo enormemente toda la saga Ultimate Ninja Storm; este sólo es recomendable si lo ves con los ojos de un jugador online.

¿LO JUEGO?

Sólo si buscas la experiencia online. Se quedó a medio camino en su oferta y varias partidas demandan más tiempo de espera del que deberían.

Good

  • Cómo se utilizó el legado de Naruto en cuanto a armamento y equipo.
  • Es divertido si jugamos de a cuatro online.
  • Correr por las paredes está bien logrado.

Bad

  • Dependencia extrema del online.
  • Tiempos de matchmaking.
  • No habérsela jugado SÓLO con Boruto.
6.5

¿Por qué no?

Facundo Maciel
Facu ya no es el checkpointer más joven, pero si el mas alto. Prefiere jugar en las consolas de Sony, aunque también le gustan las portátiles de Nintendo y en lo posible escapa de la PC como plataforma de videojuegos. Disfruta de una buena historia antes que todo, sin importar el medio o el formato (series, cine, libros...), aunque los videojuegos son los que más lo atrapan. Como la mayoría en Checkpoint juega desde que tiene conciencia y sabe que va a seguir jugando siempre.