Firewall Zero Hour Review

Diego De Carlo

Llega a Playstation 4 un shooter multiplayer online que se juega con el aim controller y que nos ilusiona con sacarle el polvo al casco.

El universo de juegos en VR en Playstation 4 parece, exceptuando algunos ejemplos muy puntuales, estar lleno de experiencias cortas o demos técnicas. Los juegos “grandes” en VR venían principalmente de la mano de versiones normales adaptadas a este dispositivo, como Resident Evil 7 o Skyrim.

Con el lanzamiento del Aim Controller de Playstation, aquel accesorio con forma de rifle que prometía no ser tan inútil como lo fue el Move, se abrió la puerta a experiencias de FPS totalmente inmersivas. Ejemplos como Farpoint, uno de los primeros juegos en aprovechar el control, sentaron un precedente en juegos que se toman más “en serio” la realidad virtual.

Firewall Zero Hour viene a cubrir un hueco muy interesante: el shooter online competitivo.

Apuntar con el Aim Controller es muy natural y preciso.

El ejemplo más obvio de comparación que podemos usar es Rainbow Six Siege, pero en VR. Tenemos dos equipos de cuatro jugadores cada uno: uno defiende y el otro ataca. Hay un objetivo que tomar, no hay respawn y el ritmo es bien táctico -donde la coordinación en el equipo es vital.

El Aim Controller modelado a la perfección.

El juego nos ofrece el modo que acabo de describir, donde el objetivo es llegar a una computadora, iniciar la secuencia de hacking de la misma y aguantar la posición hasta que se termine y así ganar la partida… y listo. Eso es todo lo que hay que hacer.

Sumado a este modo, hay un tutorial para aprender los controles y mecánicas, y un modo de entrenamiento que podemos jugar solos o con otros jugadores que se trata, básicamente, de jugar contra bots que respawnean al infinito usando la mismas mecánicas presentes en el modo competitivo. Al tener un único modo, puede tornarse monótono en poco tiempo, pero que sea multiplayer le juega a favor.

En éste género es común encontrarse con un sistema de progresión, armas e items para desbloquear y customizar nuestro equipamiento, clases con habilidades específicas y demás. Firewall Zero Hour no es la excepción. Podemos elegir de una lista de personajes pertenecientes a distintas fuerzas de seguridad del mundo, cada uno con alguna característica no muy relevante como ser tener más municiones, hacer menos ruido al caminar, ver más a la distancia las trampas puestas por el enemigo, entre otras.

Acá es donde vemos algo que parece común al género pero que en este juego cumple un papel un poco distinto: al tener un arma en la mano, que se mueve de forma idéntica a lo que hagamos con nuestras manos, si nos chocamos con una pared, marco de puerta o lo que sea, hacemos ruido. Nuestros pasos hacen ruido; si corremos, hacemos más ruido.

Recordemos que la experiencia Playstation VR incluye auriculares que complementan la inmersión, por lo que este detalle del sonido que emitimos nosotros y nuestros rivales, cumple un papel importante -y ahora además hay que tener en cuenta el espacio que ocupa nuestra arma.

En cuanto al control, si bien el juego está pensado para el Aim Controller, no es necesario que compremos uno para poder disfrutarlo. La alternativa, con el Dual Shock común y corriente que todos tenemos, es totalmente jugable. ¿Se pierde un poco la experiencia? Sí, obvio, pero la implementación está muy bien pensada. En lugar de apuntar con el stick derecho, como en cualquier FPS, apuntamos con la luz misma del control -igual que con el Aim Controller- y disparamos con el R2. Al principio se lo siente raro, pero al poco tiempo nos acostumbramos, y de esa manera la jugabilidad sigue siendo más o menos pareja entre todos los jugadores.

En la muñeca tenemos el mapa en tiempo real.

Podemos personalizar el arma con los puntos ganados.

Esperando a que se llene la partida.

La mayor debilidad que quizás tenga el juego es el nicho al que apunta. Exclusivo de Playstation, con VR y con Aim Controller… y encima multiplayer online. Con todos estos ingredientes, a la hora de jugarlo para hacer la review sospeché que iba a ser un milagro si encontraba jugadores. Para mi sorpresa, esto no fue así y el matchmaking los encontró en un tiempo razonable.

Visualmente es correcto, pero no destaca en absoluto. Ya es sabido que para poder procesar con la velocidad necesaria para que el casco muestre el video de una manera que nos resulte fluida y nuestro cerebro la interprete como natural sin marearnos (o lo menos posible), la resolución es menor a lo que estamos acostumbrados a ver en la TV y esto afecta un poco la calidad gráfica de los juegos en VR.

La sensación de inmersión está muy bien lograda, y el juego está pensado para jugarlo sentado o parado, pero sin rotar el cuerpo, lo cual lo hace más accesible a todo el mundo. Si giramos la cabeza 360°, además de llamar a un exorcista, se nos muestra un cartel que nos pide que miremos a la cámara.

Asimismo, cuando intentamos jugar con un squad armado -es decir, dos amigos juntos que buscan una partida para sumar a seis personas más- nos fue imposible encontrar partida. No puedo asegurar el motivo de esto, ni siquiera si es culpa o no del juego, pero jugando ambos por separado no tuvimos ningún problema y en squad sí. De todas formas una vez dentro de la partida, no noté lag ni otros síntomas que me den a sospechar que el manejo de red tenga problemas.

Sony tiene una constante respecto a su hardware secundario de PS4: al poco tiempo de lanzarlo parece olvidarse de que lo tiene y que funciona bien. Lo hizo con la Vita, lo hizo con el Move y hoy tengo miedo de que lo vuelva a hacer con el VR. Por ahora, todavía tiene el beneficio de la duda, y ejemplos como Firewall Zero Hour mantienen la esperanza de que el VR, si bien no es ni será mainstream, no sea una moda pasajera.

Celebro que en una época donde se corren pocos riesgos se animen a hacer un juego en VR, con Aim Controller y que apunte a un nicho competitivo táctico. Ojalá el nicho al que apunta no le juegue en contra, ya que si la base de jugadores se cae al poco tiempo, el juego se torna obsoleto porque los modos single player no lo sostienen por sí solo. Es una lástima que no le hayan puesto una campaña para un solo jugador que sirva como excusa para que el juego sea más longevo. Si estás buscando una experiencia FPS en VR single player mejor elegí Farpoint, pero si querés algo competitivo que te haga sacarle el polvo al casco y al Aim Controller, Firewall Zero Hour es bastante interesante y no se me ocurre otro título hoy en día que ofrezca esto.

¿LO JUEGO?

Si ya tenes VR y te gusta el género, sí, pero no te compres el VR por este juego solamente.

Lo Bueno

  • Modo online sólido y táctico.
  • El control y la inmersión son impecables.
  • Una de las pocas experiencias competitivas bien hechas en VR.

Lo Malo

  • El contenido single player es irrelevante.
  • Le faltan modos competitivos para hacerlo variado.
  • El nicho al que apunta puede hacer que se muera en poco tiempo si no lo mantienen.
7.5

Bien logrado

Diego De Carlo
Diego tiene dos pasiones en su vida, la música y los videojuegos. Juega desde los 4 años, allá cuando los juegos eran apenas un par de píxeles enormes. Hoy en día juega principalmente en Playstation, pero durante su vida su plataforma principal fue la pc, pasando por alguna que otra consola. Sus géneros favoritos son aquellos que hoy están medio olvidados, pero que de a poco van resurgiendo y algunos que por suerte estan vigentes: Aventuras gráficas, simuladores de vuelo espaciales, RPG, Tycoons y FPS.