Astro Bot Rescue Mission Review

Facundo Maciel
PS4

Una de las nuevas mascotas de Playstation da una gran primera impresión con su juego de realidad virtual.

Playstation apostó con fuerza a la realidad virtual lanzando hace pocos años Playstation VR, un casco específicamente pensado para combinarse con Playstation 4 y co-existir con HTC Vive y Oculus en el mundo del VR hogareño. Uno de los primeros títulos en acompañar el lanzamiento fue The Playroom, una seríe de minijuegos que mostraban las capacidades, inmersión y flexibilidad de géneros que podía ofrecer esta primera oleada de una nueva tecnología.

Dentro de este compendio se encontraba un juego donde controlábamos a un carismático robotito en un nivel plataformero en tercera persona. Dos años después, se afianzó la mascotización de este personaje y obtuvo su propio juego: Astro Bot Rescue Mission.

Tal y como se imaginarán, no es más que un juego completo de lo que fue esa demo técnica, pero uno muy bien logrado. Un platformer en tercera persona visto desde la realidad virtual, con el template que supo estandarizar Mario a lo largo de sus exitosos años.

Puede sonar exagerado, pero Astro Bot es uno de los mejores exclusivos del género que sacó Playstation en los últimos años. Podríamos decir que -salvando las distancias- Mario es a Nintendo lo que Super Lucky´s Tale es a Xbox, como Astro Bot es a Playstation.

Cuando calienta el sol...

¿Donkey Kong?

La gran mayoría de los juegos VR son en primera persona. A priori lo más atractivo de esta tecnología es -valga la redundancia- personificar a un personaje y que sus ojos sean nuestros ojos. Sin embargo, hay experiencias que se animan a hacer algo distinto.

En Astro Bot, tendremos que mover a nuestro personaje por un mundo tridimensional de plataformas. Nosotros somos una especie de robot gigante que ve el avance de nuestro robotito con una posición fija, que va avanzando a medida que vayamos superando el nivel.

Gracias al casco, estamos literalmente dentro del nivel y podemos girar la cabeza como queramos, sumado al sonido envolvente; el valor que le suma la realidad virtual es buscar secretos y pasajes nuevos moviendo la vista y escuchando atentamente.

El formato es el “clásico” de los juegos del género. Tendremos que superar cinco mundos, sub-divididos en niveles. También podemos encontrar camaleones ocultos si buscamos bien con la mirada, que desbloquean un sexto mundo lleno de desafíos. Además podremos acceder a un “robot hogar” que sirve de hub para juntar coleccionables.

Los niveles son realmente variados: incluyen un bosque, un árbol, una obra en construcción, una playa, cuevas oscuras, el fondo del mar y mucho más. El objetivo es rescatar a todavía más robots que quedaron a la deriva en los distintos mundos. Este formato de colectaton se complementa a la perfección con el diferencial que genera “estar ahí adentro” gracias a la realidad virtual.

Podemos mover nuestro Dualshock en paralelo entre la realidad y la realidad virtual. Estéticamente suma ver el movimiento en tiempo real, además de la interacción que logran detalles como que los robots que vamos salvando se refugian en el control, o que para abrir cada mundo debemos encastrar el mando en una figura flotante.

¡Ayuuuudaaaa!

La otra gran característica del Dualshock es que consigue mejoras a los largo del juego, transformándolo en diversos accesorios. El primero que conseguiremos será un gancho que nos sirve tanto para derribar paredes y derrotar enemigos como para balancear a nuestro robot hacia lugares lejanos. Incluso podemos impulsarlo hacia arriba para lograr un súper salto. Otros upgrades incluyen una manguera para mojar todo lo que tenemos enfrente y un lanzador de shurikens.

La integración con el Dualshock es fundamental.

Por último destacamos la banda sonora: es variada y pegadiza, con temas rítmicos que parecen sacados de Patapon.

El nivel de detalle es magnífico, desde nuestro robot saludándonos cuando lo miramos, objetos que nos golpean el casco y lo rompen virtualmente, hasta robotitos rescatables tomando sol si están en la playa o buceando si están abajo del agua.

El nivel demo en The Playroom me había gustado mucho, pero nunca pensé que un juego entero me iba a gustar tanto. Como juego de plataformas tridimensionales donde tenemos que coleccionar objetos (en este caso los robotitos) en niveles cerrados, la calidad es superlativa. Cuesta creer que avanzan los niveles y cada vez hay más y más variedad. Incluso los extras nos invitan a completarlos con ansias, mostrando más facetas del juego.

Lamentablemente, también hay que mencionar que existen un par de errores que nos obligan a reiniciar el nivel.

Es difícil decir si fuera de la realidad virtual sería igual de impactante, ya que la perspectiva y la gran utilización del Dualshock son parte fundamental de la experiencia. Independientemente de eso, podemos decir que Astro Bot Rescue Mission es un gran juego, un indispensable de de Playstation VR y un excelente exponente del género.

¿LO JUEGO?

Un indispensable de PS VR y un gran exponente del género.

Lo bueno

  • El robotito como mascota del juego.
  • El género reinterpretado para adaptarse a PS VR.
  • La variedad de niveles y escondites de robots.
  • Las transformaciones del Dualshock.
  • La música súper pegadiza.
  • Largo, completo y lleno de extras.

Lo malo

  • Algún error ocasional que puede hacernos reiniciar el nivel.
8.5

¡A no dejarlo pasar!

Facundo Maciel
Facu es el checkpointer mas pequeño en edad, pero no en altura. Prefiere jugar en las consolas de Sony, aunque también le gustan las portátiles de Nintendo y en lo posible escapa de la PC como plataforma de videojuegos. Disfruta de una buena historia antes que todo, sin importar el medio o el formato (series, cine, libros...), aunque los videojuegos son los que más lo atrapan. Como la mayoría en Checkpoint juega desde que tiene conciencia y sabe que va a seguir jugando siempre.

Lost Password

¡EN VIVO AHORA! ¡ENTRA!
¡HOY A LAS 22:00hs!