Marvel’s Spider-Man DLC

Diego De Carlo

DLC 3: Silver Lining

Y finalmente llegamos al último capítulo de los contenidos descargables de Spider-Man. Luego de tres meses, Insomniac cierra el arco argumental de The City That Never Sleeps y, si no jugaste los anteriores y querés evitar el spoiler, te sugiero no seguir leyendo esta nota.

Por otro lado, si ya jugaste los anteriores o leíste las notas de los mismos, no vamos a extendernos en lo obvio: este capítulo tiene exactamente lo mismo que los dos anteriores en cuanto a contenido. Tres trajes nuevos, un set de desafíos de Screwball, algunas bases, una misión que nos hace recolectar objetos por toda la ciudad (similar a la de las pinturas en el primer DLC) y los típicos crímenes random en los distintos distritos de la ciudad.

Los nuevos trajes de esta entrega.

Te extrañamos, Felicia.

No hay mucho para agregar en este análisis que no se haya dicho antes. Las mecánicas son las mismas a las que estamos acostumbrados con algún condimento para darle algo de frescura.

A nivel argumental, finalmente se cierran las historias que quedaron abiertas desde el primer capítulo, y quizás deja algún que otro cabo suelto para un potencial DLC nuevo o un Spider-Man 2. En este capítulo se va a saber qué pasó con Black Cat, se resuelve al fin la locura de Screwball y sus desafíos, se explora aún más el conflicto de Yuri Watanabe y, por supuesto, termina la lucha contra Hammerhead, con ayuda de Silver Sable. También, a lo largo de los tres capítulos, se ahonda un poco en la relación con Miles Morales y su transformación en un nuevo Spider-Man, pero es todo muy breve y en formato de llamado telefónico.

La duración es similar a la de los demás capítulos, promediando unas tres horas. La dificultad también es similar, siendo un poco más exigente que la campaña principal.

Cuesta mucho describir este capítulo sin caer en repeticiones o spoilear la historia. El contenido cumple y no se hace tedioso terminarlo, pero tampoco es apasionante. Si analizamos los tres capítulos como un contenido único, a nivel argumental está bien pero quizás nos deja con sabor a poco. El punto alto, para mí, es el primer capítulo con Black Cat, donde la relación con Peter se hace muy interesante. Después la historia cae bastante y cierra con lo justo, sin jugársela demasiado. Si lo comparamos con la historia de la campaña principal, no está a la altura. Pero como dijimos anteriormente, si necesitás una excusa para seguir columpiándote por New York, estos tres DLCs cumplen para llenar ese hueco y, en conjunto, dan una buena cantidad de horas para jugar.

DLC 2: Turf Wars

Luego de un mes del cliffhanger que nos dejó el primer DLC de Spider-Man, llega la segunda parte de esta trilogía de contenidos extra.

Si te quedaste manija y querés finalmente saber cómo sigue esta historia… vas a tener que esperar a la tercera parte ya que, sin dar detalles para evitar spoilers, en la intro de este capítulo apenas se menciona a Black Cat y ni dan una pista de cómo sigue ese arco.

El traje más flashero de todo el juego, pero muy bueno

Este capítulo se centra en el mafioso cabeza dura Hammerhead y sus secuaces -los Maggia- y la guerra de poder que se desata entre ambos bandos. A raíz de un robo de armamento muy sofisticado de Sable por parte de Hammerhead, los villanos de turno siembran el terror y el caos en New York y Spidey tendrá que intervenir antes de que se desate la hecatombe.

Si la historia te parece que es genérica y que no va a haber sorpresas, estás en lo cierto. Si hay algo que destaca en este DLC es lo genérico, repetido e innecesario que se siente.

Al igual que en su primer capítulo, el contenido de Turf Wars consta de tres partes: una serie de misiones de historia, algunos challenges de Screwball (porque no tuvimos suficiente de este personaje todavía) y bases con oleadas de enemigos para combatir, tal cual como la de los Demons en la historia principal del juego.

Se agrega también un tipo de enemigo nuevo: un mafioso que utiliza un escudo de energía que no podemos quitarle con la telaraña, y un jetpack que le permite hacer ataques tipo dash a alta velocidad. Todo esto gracias al robo de Sable.

También tenemos algunos crímenes random en cada distrito para completar; cuando terminamos cada una de estas partes, recibimos uno de los tres nuevos trajes incluidos.

Buscando algo nuevo para hacer.

Si hay algo que destaca en este DLC es lo genérico, repetido e innecesario que se siente.

Lamentablemente no hay mucho para agregar al análisis de este capítulo sin hablar de la historia que es, quizás, lo único relevante que incluye. Las misiones son las mismas: ir a pelear con oleadas de enemigos, cada tanto hacer alguna parte en stealth sin que nos descubran, algunas misiones con spider-bot que aburren al minuto de haberlas empezado y una pelea final contra el villano para terminar, nuevamente, en otro cliffhanger.

Algo para destacar es que los combates, especialmente en las bases, tienen una dificultad mayor a la que estábamos acostumbrados en el juego principal, lo cual le da un desafío que se siente, si se quiere, como un contenido end game para aquellos a los que el New Game + no les es suficiente o no les interesa.

En pocas palabras, Turf Wars es más de lo mismo. Tanto The Heist como éste bien podrían ser misiones secundarias del juego principal, sin necesidad de repetir la fórmula de las bases o los crímenes random para inflar la duración en formato DLC. Se entiende el modelo de negocio de sacarlo como contenido extra, y la falta del mismo en el juego original no me parece que sea algo que le reste, ya que el juego base está bien así como está. De todas formas, lo forzado de este segundo capítulo hace que no valga la pena por sí solo. Únicamente vale la pena si en el tercer capítulo resuelven lo que dejaron inconcluso en los dos primeros y si el final es apasionante. De lo contrario, así como está, es sólo estirar la fórmula para seguir lucrando con un buen juego que no necesitaba más nada y termina jugándole en contra.

DLC 1: The Heist

Tal como había prometido Sony antes de su lanzamiento, llega el primero de los tres contenidos descargables nuevos para el nuevo título de cabecera de Playstation 4: The Heist para Marvel’s Spider-man. El mismo forma parte del combo The city that never sleeps que incluye, además, Turf Wars y Silver Lining, que saldrán en los próximos meses.

El foco de este primer DLC es Felicia Hardy, también conocida como Black Cat. La historia, sin dar demasiados detalles para evitar el spoiler, incluye robos, mafia, seducción, celos y un Peter Parker más perdido que nunca.

Hasta los héroes tienen que parar para comer.

En cuanto al contenido, es básicamente una mini campaña que incluye las misiones de historia con Black Cat, recolectables similares a las mochilas y una serie de challenges con Screwball, aquel personaje desequilibrado que nos hacía hacer desafíos para sus seguidores de internet. Asimismo, siguen apareciendo los crímenes random mientras nos columpiamos por la ciudad para tener algo que hacer mientras vamos de un punto al otro.

Para que no sea exactamente lo mismo, agregaron un tipo de enemigo nuevo: un personaje grandote y pelado con una minigun que le agrega dificultad y algo más de variedad a las peleas genéricas. Algo que sorprende a esta altura es que, como si fuera un beat ‘em up de los noventas, parece que fueran todos hermanos gemelos que decidieron trabajar para la misma mafia y a todos le dieron la misma arma. Un detalle menor que no afecta a la calidad, pero que te saca un poco de la inmersión.

El contenido es básicamente una mini campaña que incluye las misiones de historia con Black Cat, recolectables y una serie de challenges.

A nivel jugable no agrega realmente nada nuevo. Las misiones son iguales a las que probamos en el juego principal, con alguna que otra mecánica menor que no vimos antes, como por ejemplo evitar que los ladrones lleguen a la salida del lugar con el botín durante una pelea. Pero considerando que es un DLC y no Spider-man 2, es algo totalmente lógico y que no considero negativo.

La duración es correcta. En unas tres horas aproximadamente podemos terminarlo en su totalidad. Quizás pueda parecer corto, pero a la hora de jugarlo no sentí que le falte más contenido para lo que puede ser, pero tampoco le sobra. Lo interesante, pero que puede ser también negativo para algunos, es que es solo un primer capítulo que termina en “continuará”, lo que hace que, si nos interesa seguir con esta historia, estemos obligados a comprar las tres partes (o aprovechar y comprar el season pass que sale más barato que comprarlas por separado).

Tenemos tres trajes más para la colección.

Fuera de todo lo que es jugable, también tenemos incluidos tres trajes nuevos que se desbloquean jugando la historia, los challenges y los coleccionables respectivamente, por lo cual son fáciles de conseguir al hacer el capítulo en su totalidad. Y como yapa, agregados para el modo foto como marcos y stickers nuevos.

En resumen, el primer DLC está bien. No destaca en nada ni se siente indispensable, pero deja la puerta abierta a que los otros dos que siguen puedan terminar siendo un gran agregado. La historia está muy bien y sigue la línea del juego original, bien comiquera, fiel a los personajes y atrapante hasta el final. Es muy divertido ver a un Peter Parker en medio de una ex que lo mete en problemas y una Mary Jane que le hace escenas de celos. Si lo consideramos como algo independiente, quizás queda corto y por el costo que tiene puede no ser conveniente, pero si lo evaluamos como un primer capítulo y apostamos a lo que viene (o si esperamos a que salga el resto y leemos una review completa), es recomendable. Además, toda excusa es buena para salir nuevamente a columpiarnos por Manhattan con nuestro amigable vecino Spider-man.

Diego De Carlo
Diego tiene dos pasiones en su vida, la música y los videojuegos. Juega desde los 4 años, allá cuando los juegos eran apenas un par de píxeles enormes. Hoy en día juega principalmente en Playstation, pero durante su vida su plataforma principal fue la pc, pasando por alguna que otra consola. Sus géneros favoritos son aquellos que hoy están medio olvidados, pero que de a poco van resurgiendo y algunos que por suerte estan vigentes: Aventuras gráficas, simuladores de vuelo espaciales, RPG, Tycoons y FPS.