Déraciné Review

Facundo Maciel
PS4

From Software se animó a hacer algo totalmente diferente a la saga Souls, un juego de puzzles en realidad virtual.

Sin avisar y por sorpresa, From Software, desarrolladores de Dark Souls -Miyazaki incluido- anunciaron un juego muy distinto a lo que nos tenían acostumbrados. Lejos del género de acción, la dificultad extrema, la historia oculta y la atmósfera demoníaca, Déraciné nos invita a ser partícipes de una historia lenta y emotiva, en primera persona desde la realidad virtual.

La premisa del juego ya nos indica el estilo con el que nos vamos a encontrar. Nosotros somos un hada que vela por unos niños, al parecer huérfanos, que viven en una especie de mansión-internado a cargo de un anciano que parece ocultar más de un misterio.

Según la filosofía de este juego, toda hada posee dos anillos: uno que le permite controlar el tiempo y otro la vida. Esto tiene una implicancia directa en las mecánicas de nuestra progresión.

El transcurso de esta historia, que parece sacada de una fábula (o de una novela de Cris Morena), nos transporta a momentos específicos de la vida en la mansión. Literalmente vamos a jugar en una hora puntual de un día específico, con todos los niños congelados en el tiempo, mostrando algún cambio únicamente cuando nosotros interferimos en sus vidas.

Linterna roja.

Este grupo se va dando cuenta de que hay un hada en sus vidas y empiezan a interactuar con ella a pesar de que viven en realidades distintas. Al principio nos inunda la inocencia, haciendo que nuestra “misión” sea encontrar objetivos que los niños llevan escondidos o jugarles alguna broma que destaque nuestra invisible presencia.

Gradualmente se va complejizando y oscureciendo la trama, tanto por los trasfondos de los niños como por nuestros objetivos, que empiezan a jugar con saltos y modificaciones de la línea temporal.

Es aquí donde entra en juego el otro anillo, que tiene el poder de sacar y dar vida. El ejemplo introductorio es pudrir una uvas para devolverle la vida a una rosa marchita que, como se imaginarán, se va a usar para más que eso.

Hasta acá la premisa es seductora, con una trama que se desenvuelve lentamente pero manteniendo sorpresas para invitarnos a avanzar constantemente. Los problemas empiezan a aparecer con el gameplay que nos hace de puente con este mundo.

Como muchos otros juegos VR, la forma de moverse es transportarnos de un punto al otro. En este caso, esta es la única opción sin la posibilidad de cambiarla para movernos libremente por el escenario. Una verdadera pena ya que le quita realismo a la realidad virtual, desaprovechando la belleza gráfica y detalle de los escenarios.

Por suerte esto se compensa cuando inspeccionamos los lugares interactivos. Es lindo usar nuestras manos a través de los move para agarrar un objeto, usar los poderes de los anillos, etc.

Los escenarios son de lo más lindo y detallado del VR.

La mecánica del juego, si se puede llamar así, parece más una aventura gráfica que un walking simulator. Tenemos que recorrer libremente la mansión y sus alrededores, buscando objetos que destraben la próxima sección.

A pesar de que está bien lograda la cadena de puzzles, algunas veces nos vamos a trabar de maneras muy tontas, simplemente por no ver, por ejemplo, una pequeña llave que tiene un personaje en el bolsillo. Tal vez se podrían haber encontrado formas más originales de llevar esta forma de juego a la visión 360 del VR.

Desde que vi el trailer, sin saber quién lo desarrollaba, parecía un juego pretencioso de esos que tienen historia interesante y valen la pena jugar aunque sea en una buena oferta.

La realidad es que esto es lo que terminó siendo, con la particularidad de tener lo mejor y lo peor del VR: inmersión que revaloriza la aventura, pero controles mediocres gracias al sistema de teletransportación y la falta de animarse a usar el navegador, aim o Dualshock 4.

¿LO JUEGO?

Sí, pero mejor esperar una buena oferta.

Lo bueno

  • Una historia mística.
  • La mansión es muy realista e inmersiva.
  • La lógica de congelar y cambiar el tiempo.
  • Puzzles interesantes.

Lo malo

  • El control.
  • Los puzzles que dependen de encontrar un objeto muy chico en VR.
7.5

Bien logrado

Facundo Maciel
Facu es el checkpointer mas pequeño en edad, pero no en altura. Prefiere jugar en las consolas de Sony, aunque también le gustan las portátiles de Nintendo y en lo posible escapa de la PC como plataforma de videojuegos. Disfruta de una buena historia antes que todo, sin importar el medio o el formato (series, cine, libros...), aunque los videojuegos son los que más lo atrapan. Como la mayoría en Checkpoint juega desde que tiene conciencia y sabe que va a seguir jugando siempre.

Lost Password

¡EN VIVO AHORA! ¡ENTRA!
¡HOY A LAS 22:00hs!