My Hero One’s Justice Review

Facundo Maciel
PC PS4 Xbox One Switch

El anime del momento recibe su primer videojuegos grande. ¿Un clon de Naruto? ¿Un buen juego de pelea?

Cómo no empezar esta review destacando que My Hero Academia se ganó la posición del anime/manga nuevo del momento. Sin saber bien cuándo, logró llegar al mismo lugar que las grandes series que llevan décadas en la pantalla, sin indicaciones de que sea una moda pasajera. Una combinación de factores logró esto, entre los que se incluyen mucha identidad, un gran elenco de personajes, una historia original y los clasico clichés que todos queremos en el género.

La historia se centra en un mundo donde casi toda la población tiene algún tipo de superpoder, a punto tal de que no sólo está normalizado, sino que existe el trabajo de superhéroe como tal. Para formarse, existe una academia especializada en entrenar a futuras promesas y, para completar el círculo, supervillanos deseosos de hacer el mal.

Izuku “Deku” Midoriya es el protagonista de esta aventura, un chico sin poderes o quirk -como se los denomina en My Hero Academia-, cuyo sueño es ser superhéroe. A pesar de esta contradicción, All Might, el héroe número uno, cruza su camino con él y encuentra la forma de darle lo que tanto estaba necesitando mientras empieza a cubrir el rol de mentor del joven aprendiz.

Así es como Deku logra ingresar a la academia y comienza la historia de este héroe in the making.

All Might, cambiando vidas desde 2014.

Extendiendo la vida útil del juego con el modo Misión.

Es innegable la cantidad de juegos de anime que hay de cuanto éxito pase por la pantalla de Japón. My Hero Academia era el candidato obvio, que finalmente lanzó su primer gran juego con una calidad muy por encima del promedio, que si bien no reinventa la rueda, encuentra armonía entre sus modos y mecánicas.

Son varios los factores que logran esto, comenzando por la variedad de modos. En primer lugar podremos recorrer la historia del anime, en un formato de manga interactivo, con escenas 100% animadas para un puñado de momentos clave. Si bien es una realidad que estos eventos escasean, se compensa gracias a historias paralelas que no vemos en el anime, y la posibilidad de jugar desde el lado de los malos.

Se le suma como principal el modo Misión, donde tenemos que superar circuitos de combates con condiciones. Aquí solo podemos elegir tres personajes que pueden subir de nivel, y mantienen su barra de vida a lo largo de todo el desafío. Una buena opción para ponernos al límite.

Siguiendo con los combates, podemos luchar contra un amigo en la vida real, la máquina, u online con héroes y villanos de todo el mundo. Para finalizar, tenemos un modo arcade de seis rondas para los más casuales que disfrutan las raíces clásicas del género.

Lo que hagamos a través de todos los modos nos da algún ítem que podemos usar para modificar la apariencia de nuestro personaje. Lo bueno es hacer foco en la estética con el objetivo de que podamos armar el vestuario de nuestros héroe/villano y luego usarlo en combate.

Para complementar todo lo mencionado, también existe una galería y modo para armar nuestra tarjeta de presentación online.

Armando tu propio disfraz.

Es imposible no comparar cualquier juego de peleas tridimensionales con los Naruto Ultimate Ninja Storm, gracias a que son lo mejor del género y realmente logran hacer brillar a los personajes con mucho fan service. Para sorpresa de muchos, si bien en una imagen estática se ven exactamente igual, control en mano son experiencias muy distintas.

Sólo contamos con tres movimientos base: golpes, quirk 1 y quirk 2. El centro del combate no es hacer combos, sino lograr atacar al rival con nuestro poder. Moverse por el escenario es fácil e intuitivo, especialmente gracias a un botón de correr para cualquier lado y/o de acercarse bruscamente al contrincante. También nos podemos cubrir y usar a dos compañeros para que aparezcan y realicen un ataque.

¿Qué mejor que manejar fuego y hielo?

Lo interesante es que a cada personaje se le dio un excelente nivel de detalle. Más allá de que en muchos juegos similares “todos se mueven igual pero hacen distintas cosas”, acá se nota muchisimo la diferencia. Deku hace su disparo y lo puede cargar, pero siempre depende de estar bien alineado con el enemigo; Momo hace aparecer armas y va rotando su equipo cambiando por completo su estilo; Uraraka puede hacer gravitar piedras para sumarlas a sus ataques base; Shoto genera campos de hielo a su alrededor, hacia el frente o para deslizarse cual Iceman dependiendo de cómo lo usemos, y un amplio etc..

Como no podía faltar, si llenamos una barra de energía podemos hacer una versión cinematográfica de nuestros ataques especiales, que hacen las veces de movimientos definitivos.

Gráficamente mantiene la posición del resto de los aspectos: no es el mejor, pero está muy por encima del promedio. A diferencia de muchos juegos del estilo que pueden parecer de una generación anterior, My Hero One´s Justice se ve sólido con un cell shading que intenta imitar a un anime de muy buena calidad. Puntos extra se llevan todos los efectos de los ataques en pantalla.

Para terminar, es destacable la variedad de escenarios; se tomaron todas las locaciones icónicas de la serie, con la particularidad de que la mayoría son destruibles. Cada colateral de los ataques va a dejar su marca, sea rompiendo una pared o dejando a la vista los cimientos de un edificio.

Plus Ultra.

Empecé el anime para llegar a tiempo con este juego; lamentablemente apenas llegué a la mitad de la primera temporada. Por suerte este juego logró el efecto que un buen juego de anime debería tener: invitarte a seguir viendo su fuente de origen, en especial a pesar de contarte los momentos importantes de la historia.

La experiencia en sí es más que recomendable, pero sugiero mirar el anime primero y luego incursionar en esta aventura.

¿LO JUEGO?

Sí, un juego que va más allá de tener un nombre conocido. Mejor si ya conocés el anime.

Lo bueno

  • El sistema de combate supo ganar su identidad.
  • Lo distinto que se maneja cada personaje.
  • Gráficamente es muy lindo.
  • Que se destruyan los escenarios.

Lo malo

  • El modo historia podría tener muchas más escenas cinemáticas.
7.5

Bien logrado

Facundo Maciel
Facu es el checkpointer mas pequeño en edad, pero no en altura. Prefiere jugar en las consolas de Sony, aunque también le gustan las portátiles de Nintendo y en lo posible escapa de la PC como plataforma de videojuegos. Disfruta de una buena historia antes que todo, sin importar el medio o el formato (series, cine, libros...), aunque los videojuegos son los que más lo atrapan. Como la mayoría en Checkpoint juega desde que tiene conciencia y sabe que va a seguir jugando siempre.

Lost Password

¡EN VIVO AHORA! ¡ENTRA!
¡HOY A LAS 22:00hs!