Life Is Strange 2 Review

Facundo Maciel

Continúan las aventuras de los hermanos Díaz, en un segundo capítulo que cruzará sus caminos con nada más ni nada menos que Captain Spirit.

Life is Strange continúa la aventura de los hermanos Díaz en este segundo capítulo lleno de altibajos, aspecto que ya se aprecia desde la afirmación de los desarrolladores de que los capítulos no tienen ni fecha ni frecuencia, debido a la intención de darle la mayor calidad posible.

Para los casi cuatro meses que demoró el lanzamiento, hay dos aspectos que resaltan. El primero es el detalle de los escenarios, con una sutil mejora gráfica resaltando efectos de luces y texturas, dando como resultado la sensación de haber terminado de solidificar la estética buscada para que el juego sea atemporal.

Asimismo se observan muchos errores sencillos, como momentos donde las voces se pisan entre, por ejemplo, el diálogo de relleno con los de  escenas prescripteadas que activamos inconscientemente.

Este segundo capítulo comienza en un lugar muy distinto al del primero. Los hermanos Díaz son fugitivos de la ley, sobreviviendo como pueden y aprendiendo a controlar los poderes de Daniel.

Eventualmente necesitan un refugio sano y seguro donde descansar, por lo que deciden ir a la casa de sus abuelos, los padres de la madre que los abandó. Ellos los acogen en su casa por un tiempo, estableciendo el lugar donde transcurrirá la mayor parte del capítulo.

Hay dos logros para destacar de esta segunda parte. La primera es cómo la vida se empieza a poner extraña debido a la interacción de Daniel y Sean con los poderes del hermano menor, en un contexto diario normal y cotidiano. Es sencillo, pero efectivo, demostrando la verdadera esencia del juego.

Usá la fuerza, Daniel.

It´s me, Captain Spirit.

El segundo es la participación de Captain Spirit, quien recordemos tuvo un capítulo gratuito que introducía de alguna forma a Life Is Strange 2, donde conocimos la historia de Chris; un niño imaginativo cuya madre murió y su padre está atravesando diversos problemas incluyendo temillas con la bebida.

En esta oportunidad veremos los sucesos desde otra perspectiva, ya que desde la mirada de Sean y Daniel no conocemos los problemas que tuvo que enfrentar Chris antes del encuentro, ni vemos una resolución puntual de los mismos. Esto logra un efecto realista de cómo cada persona tiene su historia y esta puede ser peor de lo que imaginamos, generando en el jugador curiosidad y empatía de una forma atípica.

Lamentablemente no todo es color de rosas (ciertamente en este juego nada lo es), debido a que el capítulo se abusa de un progreso lento. Las escenas de reflexión y las tareas mundanas no son una excepción a ningun capitulo, pero en esta oportunidad se sienten mal posicionadas y repetitivas, logrando un ritmo un tanto pobre.

Otro error recae en el simple hecho de que la historia no parece encontrar un rumbo lo suficientemente interesante. El recurso de la relación de los hermanos empieza a agotarse, los temas críticos como el paradero de la madre no ven una resolución cercana y el enlace con el capítulo 3 no estaría alineado con el resto de los puntos principales que se vienen contando.

Un tren a escala, jugable y todo.

El segundo capítulo de Life is Strange me gustó, pero no logró intrigarme de la forma que esperaba. Es verdad que a esta altura del primer juego lo verdaderamente traumático tampoco había tenido lugar, pero al menos parecía tener un norte más claro.

La introducción de Captain Spirit fue un acierto total: conocer la historia de Chris, sin que realmente la conociéramos considerando la perspectiva desde quienes jugamos en este capítulo, logra un efecto más que apreciable.

Por el momento seguiría recomendando esperar a jugarlo cuando esté completo. Tengo fe casi ciega en que logre el nivel de tensión que logró el primero en sus últimos tres capítulos, aunque aún tenga un largo camino por recorrer.

¿LO JUEGO?

Un capítulo con altos y bajos en todo sentido. No lo juegues sin haber jugado Captain Spirit antes.

Good

  • El regreso de Captain Spirit.
  • El día a día lidiando con poderes.
  • La estética cada vez logra una identidad más propia.

Bad

  • Algunos errores simples con los sonidos.
  • El ritmo es más lento de lo necesario.
7

Bien logrado

Facundo Maciel
Facu ya no es el checkpointer más joven, pero si el mas alto. Prefiere jugar en las consolas de Sony, aunque también le gustan las portátiles de Nintendo y en lo posible escapa de la PC como plataforma de videojuegos. Disfruta de una buena historia antes que todo, sin importar el medio o el formato (series, cine, libros...), aunque los videojuegos son los que más lo atrapan. Como la mayoría en Checkpoint juega desde que tiene conciencia y sabe que va a seguir jugando siempre.