Far Cry New Dawn Review

Diego De Carlo

El apocalipsis está más fluorescente que nunca en la nueva entrega de Far Cry.

Una de las cosas que no se le puede negar a Ubisoft es que son los maestros del reciclaje. Ya vimos varias veces mecánicas que se trasladan a otros juegos, mapas reutilizados o incluso juegos enteros que existen a raíz de este reciclaje. Casos como Far Cry Blood Dragon o Primal son ejemplos de esto y, creo yo, funcionaron bien.

Hace casi un año atrás salía Far Cry 5, un juego que mantenía la fórmula de los anteriores pero se renovaba lo suficiente como para tener algo de frescura. Teníamos los elementos de siempre: un mundo abierto para explorar, armamento variado, vehículos, un villano psicótico bien construido y una  historia que, si bien hacía agua por todas partes, te mantenía interesado hasta que terminabas el juego.

El nuevo mundo en ruinas

Una sonrisa que corta con todo mal.

Vamos a empezar esta review aclarando algo: el Far Cry 5 me gustó mucho -que la historia me juzgue. El final me pareció muy interesante y, si no querés spoilearte, te recomiendo no leer el próximo párrafo, aunque la premisa de este juego es un spoiler en sí mismo.

Far Cry 5 se la jugó en algo y es ofrecer un final que, si bien es un poco abierto, no necesita seguir más allá de lo que vimos. John Seed cumplió su objetivo; ganaron los malos. El tipo logró limpiar todo, explosión nuclear mediante (no importa cómo consiguió tener arsenal nuclear y nadie se dio cuenta, no seamos quisquillosos) y nos quedamos con la idea de que, al menos en Montana, se pudrió todo mal.

Far Cry New Dawn viene a continuar con esa historia pero, tal cual lo describe Ubisoft, está planteado como una “secuela independiente”. ¿Qué significa esto? Que la historia, si bien continúa los hechos de Far Cry 5, se puede disfrutar perfectamente sin haber jugado el anterior, ya que es autoconclusiva y sus protagonistas son personajes nuevos. De todas formas, aquellos que hayan jugado Far Cry 5 van a reconocer personajes, lugares y menciones a hechos ocurridos anteriormente.

El juego transcurre en Hope County, como su predecesor, pero diecisiete años después. Nuestro personaje es un hombre o una mujer, según lo que elijamos al principio, muy genérico. Ni siquiera tiene voz, mucho menos personalidad. Encarnamos al capitán de seguridad de un asentamiento llamado Prosperity, un grupo de gente pacífica, con ganas de construir un mundo mejor para sus hijos. Todo muy lindo.

Sumado a Prosperity hay dos facciones más: New Eden y los Highwaymen. Los primeros son los que quedaron del culto de John Seed, viviendo en comunión con la naturaleza, rechazando la tecnología y costumbres modernas, cazando y recolectando sólo lo que necesitan. Aparentemente ya no les hace falta torturar gente para evangelizar y hacen la suya.

Diseños de armas improvisados.

La historia, si bien continúa los hechos de Far Cry 5, se puede disfrutar perfectamente sin haber jugado el anterior.

Si está pintado de rosa y con ojos, hay malos.

El apocalípsis más colorido que viste

El otro grupo, los Highwaymen, contrario al nombre que eligieron está liderado por dos mujeres: las gemelas Mickey y Lou. Ellas cumplen el papel del villano psicótico pero, si bien su diseño y actuación son aceptables, no llegan a tener el peso y profundidad que tenían John Seed y sus hermanos en Far Cry 5.

El mundo luego de las bombas es el típico escenario apocalíptico, con una naturaleza que, al haber menos humanos, se apoderó del entorno con animales salvajes que no dudan en atacar y tecnología improvisada con diseños bastante originales. Pero no es el apocalípsis extremo al estilo Mad Max o Fallout. Al transcurrir sólo diecisiete años después, hay estructuras que todavía están en pie y personajes que vivieron en el mundo anterior, como así también jóvenes que nacieron en este mundo nuevo y desconocen cómo se vivía antes.

El diseño de vehículos y armas es muy interesante y original. Vamos a ver por ejemplo miras telescópicas hechas con la carcaza de una linterna o el lanzador de sierras, una especie de ballesta que lanza sierras circulares que rebotan en las paredes y le agrega una mecánica táctica a los combates.

Lo que llama la atención de este mundo es que escasean un montón de cosas básicas y todo es muy rústico, pero sobra pintura rosa fluorescente y decidieron usarla en cuanta superficie pudieron.

El juego favorito de Sandro

Micky y Lou, las gemelas reventadas.

Las mecánicas, obviamente, son muy similares a las de Far Cry 5: un mundo abierto con misiones principales que avanzan la historia, y secundarias que nos dan recursos extras o personajes para sumar a nuestro squad. Se agregaron elementos básicos de RPG que consisten en cuatro niveles de enemigos, armas o dificultad. Es así por ejemplo que si disparamos a un enemigo de nivel 2 con un arma del mismo nivel la lucha va a ser pareja, con un arma nivel 3 o 4 vamos a tener ventaja y con una nivel 1 nos va a costar mucho. También ahora vemos barras de vida y números de daño volando con cada disparo.

La subida de nivel se da, básicamente, por mejorar las armas y seguir recolectando recursos para mejorar la base, que nos permite mejorar aún más las armas. También conseguimos los puntos de Perk que permiten desbloquear habilidades como reparar vehículos o equipar más cantidad de armas, entre otras.

Otra mecánica que se mantiene es la de recuperar bases ocupadas por los Highwaymen, ya sea con sigilo o al mejor estilo Rambo. Se agrega un plus de que podemos repetirlas subiéndole la dificultad para obtener aún más recursos.

La subida de nivel se da, básicamente, por mejorar las armas y seguir recolectando recursos para mejorar la base.

Las expediciones le dan un poquito más de variedad al escenario.

Si bien el mapa está rediseñado y se lo siente muy distinto, sigue siendo el mismo; pero Ubisoft agregó un tipo de misión secundaria muy interesante: las expediciones. Estas son misiones donde nos trasladamos a un escenario fuera del mapa, como un portaviones abandonado o la isla de Alcatraz, y debemos recuperar un paquete. El mismo puede ser obtenido sin ser detectados si elegimos ese camino, pero al poco tiempo de tomarlo se le activa un GPS y el sigilo no será una opción. Para terminar, tendremos que ir al punto de extracción y sobrevivir hasta que llegue el helicóptero de rescate.

No hay apocalísis sin perro que acompañe.

Al igual que su antecesor, todo el juego se puede jugar en cooperativo con un amigo o con un NPC que va subiendo de nivel a medida que cumple objetivos.

La duración, si bien es bastante menor que un Far Cry principal, no es corta en absoluto y, además, están los típicos coleccionables y actividades secundarias que le dan más longevidad al título. No es menor destacar que el juego tiene como precio de lanzamiento la suma de $40 en lugar de los $60 de un juego AAA. De todas formas el juego cuenta con la posibilidad de comprar monedas con dinero real, las cuales sirven para adquirir puntos de experiencia o materiales para construir armas y vehículos.

Esto, en lo personal, creo que arruina bastante la experiencia, ya que lo que se tarda en subir de nivel naturalmente no es mucho, y al llegar a niveles altos, somos básicamente imparables y dejan de tener sentido mecánicas como la de secuestrar camiones de etanol (el recurso principal del juego) o investigar tesoros escondidos.

En pocas palabras, podemos definir Far Cry New Dawn como un Far Cry reducido, con todo lo bueno y malo que eso implique. En lo personal, disfruté mucho el 5 y, si bien para mí estaba bien dejarlo así con el final original, la experiencia jugable sigue siendo divertida. Es el equivalente a una película pochoclera: lo jugamos el tiempo que dure, hay tiros, explosiones, nos divertimos sin pensar demasiado y, al poco tiempo de terminarlo, nos olvidamos y seguimos con nuestra vida, sin arrepentirnos de nada.

Ubisoft trajo una entrega más de Far Cry, más reducida y totalmente innecesaria, pero no decepciona para nada y encima tiene un precio menor. Es totalmente recomendable y, en caso de que te guste, recomiendo jugar primero Far Cry 5 para poder aprovechar todo lo que ofrece.

¿LO JUEGO?

Si te gusta la fórmula Far Cry, sí, sin dudas.

Good

  • El diseño del escenario y armas.
  • Muy divertido.
  • Precio reducido.

Bad

  • Abusan un poco del rosa fluorescente.
  • Se extrañan los aviones.
  • Microtransacciones forzadas, pero por suerte innecesarias.
7.5

Bien logrado

Diego De Carlo
Diego tiene dos pasiones en su vida, la música y los videojuegos. Juega desde los 4 años, allá cuando los juegos eran apenas un par de píxeles enormes. Hoy en día juega principalmente en Playstation, pero durante su vida su plataforma principal fue la pc, pasando por alguna que otra consola. Sus géneros favoritos son aquellos que hoy están medio olvidados, pero que de a poco van resurgiendo y algunos que por suerte estan vigentes: Aventuras gráficas, simuladores de vuelo espaciales, RPG, Tycoons y FPS.