The Last Remnant Remastered Review

Hugo Granchetti

Disponible desde el momento en que fue anunciado por Square Enix en la reciente E3, The Last Remnant Remastered puede atraer a jugadores curiosos de Switch que no tuvieron oportunidad de experimentarlo en otras plataformas.

Como versión remasterizada de un extraño RPG de Xbox 360 y PC de 2008, The Last Remnant representa una experiencia algo inaccesible para el jugador promedio, con decisiones de diseño discutibles pero finalmente aceptables para quien supere estas barreras, y algunas mejoras gráficas que pueden colaborar.

La historia de Rush Sykes, el hijo de investigadores de renombre de personalidad similar a Tidus, está repleta de esa vibra que nos recuerda que estamos ante una obra de Square, al igual que el contexto fantasioso en el que se desenvuelve. Mientras se desarrolla la cruzada de David Nassau y sus cuatro generales junto con nuestro osado protagonista, se desentrañarán los misterios de los anhelados artefactos conocidos como Remnants, así como la codicia de poderosos antagonistas estereotípicos y clásicos del género.

El toque de Square Enix brota por todos los poros.

En batalla, controlamos pequeños grupos en lugar de individuos.

Lo que distingue a The Last Remnant es su sistema de combate por turnos, en el que controlamos pequeños grupos en lugar de individuos y los comandos disponibles dependen de factores como la posición relativa de los oponentes y los caprichos de nuestros personajes. Aunque novedoso y llamativo, es este mismo sistema -pobremente explicado a través de tímidos mensajes de texto- el que puede alejar a la mayoría de los jugadores inicialmente interesados.

En coherencia con lo anterior, quienes suben de nivel no son los integrantes de estos batallones -que podemos reclutar a lo largo del juego y cuyas posiciones en combate podemos planificar-, sino nuestro ranking en general. Por otra parte, los stats van creciendo cuantitativamente según los comandos que usemos con mayor frecuencia. Lamentablemente, el juego puede eventualmente volverse frustrante, siendo que los enemigos suben de ranking a la par pero en forma pobremente diseñada.

Un factor importante en batalla es la moral de los equipos -”uniones”- contendientes: una mayor barra de moral a lo largo del combate aumenta la efectividad de nuestras acciones. Cuando flanqueamos al enemigo o lo enfrentamos por la retaguardia, incrementamos esta barra y optimizamos la probabilidad de éxito, aunque por supuesto esto también puede suceder a la inversa si no somos astutos al elegir a qué grupo oponente atacamos en cada turno.

Lo que distingue a The Last Remnant es su sistema de combate por turnos, en el que controlamos pequeños grupos en lugar de individuos y los comandos disponibles dependen de factores como la posición relativa de los oponentes y los caprichos de nuestros personajes.

Los comandos son algo ambiguos… y caprichosos.

Las mejoras introducidas en la remasterización y algunas optimizaciones -quizá insuficientes- de diseño ayudan a aliviar las complicaciones de la jugabilidad. Para quienes estén dispuestos a tolerar estos obstáculos y algunas caídas de framerate en la versión de Switch, esta aventura es lo suficientemente disfrutable como para sumarla al acervo videojueguil.

The Last Remnant Remastered dista de ser una joya imprescindible del género, aunque permanecerá en la memoria de un conjunto selecto de jugadores como un periplo innovador de alto potencial, víctima quizá de sus propios atrevimientos, que los entretuvo por un buen rato en un mundo fantasioso típico de un RPG.

La remasterización cumple su cometido, pero no esperen tampoco demasiado.

¿LO JUEGO?

Si estás dispuesto a superar ciertas barreras de accesibilidad, es una buena experiencia.

Good

  • Un RPG con mecánicas de combate innovadoras y atractivas.
  • La remasterización presenta mejoras notables en gráficos y presentación.
  • Características típicas de un buen juego de Square Enix.

Bad

  • Elevado potencial pero pobremente ejecutado.
  • Mecánicas pobremente explicadas.
  • Dificultad por momentos excesivas debido a fallas de diseño.
  • Algunas caídas de framerate en Switch.
7

Bien logrado

Hugo Granchetti
Un gamer que juega múltiples géneros en múltiples plataformas, Hugo -alias Beto- comenzó desde pequeño a incursionar en los videojuegos a través de joyas como Super Mario Bros., Pac-Man y Carmen Sandiego. Sus géneros predilectos son los RPG, los juegos de estrategia (RTS y 4X) y los puzzle. En su ámbito laboral, como profesor universitario en ciencias de la salud, incorpora analogías, alegorías y estrategias de enseñanza inspiradas en su experiencia videojueguil cuando ve la oportunidad. Por supuesto también difunde la religión Checkpointera en sus círculos académicos.