Yu Gi Oh! Legacy of the Duelist Link Evolution Review

Facundo Maciel
Switch

Yu Gi Oh! es sin dudas una de las franquicias de juegos de cartas más populares que existe. Cuenta en su haber con cartas coleccionables que dieron lugar a torneos oficiales, animes, mangas y videojuegos. A lo largo de los años supo reinventarse con nuevas series que trajeron nuevos personajes, nuevas reglas de juego y, cómo no, más plásticos coleccionables para vender.

Detallando brevemente la modalidad del juego base, los duelos de Yu Gi Oh! enfrentan a dos jugadores con mazos de 40 cartas, comenzando la partida con cinco y pudiendo sacar una nueva por turno.

Estas cartas se dividen en tres: monstruos que usamos para atacar o defender, magia con efectos que utilizamos a voluntad y trampas que se activan ante ciertas condiciones de juego.

Los monstruos pueden tener efectos y su poder se califica en estrellas. Usualmente, invocar cartas mayores a cuatro estrellas requieren sacrificar a algún miembro de nuestro equipo del campo de batalla.

Corre el año 2019 y seguimos creyendo en el corazón de las cartas.

Es hora d-d-d-d-d-d del duelo.

Cada turno se divide en fases, comenzando por la de planeamiento, donde podemos invocar un monstruo solo y las cartas de magia/trampa que queramos. Luego vamos a la fase de ataque, donde podemos, valga la redundancia, atacar. Para luego volver a planeamiento y así pasar de turno.

El objetivo es hacer que el rival pierda todos sus puntos de vida, mediante ataques directos, es decir, sin que el jugador tenga monstruos en el campo, o destruyendo cartas contando el valor diferencial, o con cierto efectos de magia.

Como expresamos al comienzo, este juego recorre todas las sagas de Yu Gi Oh!, y cada una tiene reglas de juego diferentes que se suman a todas estas reglas básicas.

Cada saga consiste en alrededor de 30 duelos, siguiendo la cronología de su contraparte animada en cuestión, con breves escenas que cuentan la historia. Lo mejor, aparte de respetar a la perfección las reglas que hicieron único a cada anime, es que se puede usar un mazo armado a mano, o el que el personaje tenía al momento de luchar. Esto alivia la experiencia si no queremos invertir tiempo en la faceta de conseguir y armar nuestro equipo o, por el contrario, hacer lo que queramos si nos interesa armar nuestra combinación de oro.

Reviviendo los clásicos.

Este juego es una remasterización del que pude jugar hace casi cuatro años. Traerlo al presente en Switch con más cartas, escenarios y modo online fue un acierto.

Es muy interesante un detalle: en mi experiencia únicamente vi el primer Yu Gi Oh! y su secuela Yu Gi Oh! GX. Todo el resto no sólo me pareció insulso sino que sumó tantas reglas que hizo que perdiera el interés por completo. Por supuesto que esto está ligado a la edad, y hay mucha gente que debe pensar en forma similar con las sagas que le tocaron en sus años de juventud.

Esta sensación se traspasa perfectamente al juego, es decir, me parece espectacular jugar toda la primera saga sin armar mis propios mazos como sí hice cuando jugué al título original de 2015; pero dedicarme a las series más nuevas no me entretiene. Es un mérito absoluto que este juego te permita disfrutar de una sola parte sin sentir que te estás perdiendo de todo el resto.

¿LO JUEGO?

Si te gustó cualquier temporada de Yu Gi Oh!, es una gran experiencia para revivirla e ir más allá.

Lo Bueno

  • Están todas las cartas de todas las series.
  • Poder jugar a cualquier saga con los mazos y reglas correspondientes.

Lo Malo

  • Si bien se agregaron animaciones de cartas clásicas, podrían haber sido más o mejores.
  • Si bien explica todas las reglas desde cero, no está pensado para jugadores nuevos de la franquicia.
7.5

Bien logrado

Facundo Maciel
Facu ya no es el checkpointer más joven, pero si el mas alto. Prefiere jugar en las consolas de Sony, aunque también le gustan las portátiles de Nintendo y en lo posible escapa de la PC como plataforma de videojuegos. Disfruta de una buena historia antes que todo, sin importar el medio o el formato (series, cine, libros...), aunque los videojuegos son los que más lo atrapan. Como la mayoría en Checkpoint juega desde que tiene conciencia y sabe que va a seguir jugando siempre.