Control Review

Guillermo Valdovinos

Control llega para demostrarnos que Remedy Entertainment ya tiene un dominio absoluto sobre la fórmula que ya es una estampa de la desarrolladora: los shooters en tercera persona cargados de una narrativa compleja y apesadumbrada, con tintes más o menos -depende cuál de sus juegos- fantásticos. Seguime leyendo que te cuento por qué tenés que jugar sí o sí Control.

Con la clara excepción del clásico del ‘96 Death Rally, las obras de Remedy Entertainment desde sus orígenes siguen una fórmula que en algún u otro aspecto ha mostrado una evolución a lo largo de los años: shooters en tercera persona cargados de una narrativa oscura, intrincada, y hasta existencialista, animándose a veces a rozar y hasta comulgar en forma directa con la ciencia ficción.

Max Payne, Alan Wake, el controversial Quantum Break: todas entregas que cumplen de la A a la Z con esta premisa, destacando cada cual en sus diferentes aristas.

Así, al jugar lo nuevo de estos muchachos, podrán fácilmente apreciar que mucho han aprendido respecto a cómo perfeccionar su tan querida receta: Control se siente en todo momento como la magnum opus de Remedy, donde todos los ingredientes se combinan en forma perfecta para crear la, al menos a hoy, experiencia definitiva que nos ha brindado esta desarrolladora finlandesa.

Jesse y su fiel Service Weapon.

Un día normal en la oficina.

Como si su nombre de un preaviso se tratase, este juego toma total control de la atención del jugador desde el primer segundo: nos pone en la piel de Jesse Faden, una ruda pelirroja que, guiada por una fuerza superior, logra hallar las instalaciones del FBC: el Federal Bureau of Control, una agencia que lidia con asuntos tan críticos y confidenciales que se encuentra completamente inencontrable al ojo común.

Más allá de contar con su propia “brújula paranormal”, Jesse tiene también un claro norte: conocer el paradero de Dylan, su hermano desaparecido hace 17 años en un incidente que mereció la intrusión y posterior encubrimiento por parte del FBC.

Tales motivos la hacen irrumpir en esta oficina pública que a primera impresión se halla completamente desolada, con la excepción de Ahti, un bedel muy misterioso al que se le entiende la mitad de lo que dice, pero que claramente sabe mucho más de lo que expresa.

Gracias a las indicaciones de este conserje, Jesse se dirigirá a la oficina del actual Director Zachariah Trench, sólo para encontrarlo muerto en el piso producto de un disparo; acto seguido, impulsada por su guía del más allá, toma posesión de la aparente arma del delito, la cual resulta ser la Service Weapon (pistola de servicio): la pistola oficial del Director del FBC, y única arma que portaremos en todo el juego.

Ello, pues esta pistola resulta ser el primero de varios Objects of Power (objetos de poder) con los que nos haremos, y no sólo eso: el portar este arma inviste a Jesse en forma automática del manto de nueva Directora del FBC.

Este flamante cargo parece evidente para todo NPC que nos crucemos en el juego, y hasta podremos encontrar cuadros que ya retratan a nuestra protagonista como la Directora del FBC; ¿acaso esto siempre fue así? ¿O estaba predestinado? Éstas y muchas otras dudas se irán despejando a medida que avancemos en esta intrigante aventura.

Control se siente en todo momento como la magnum opus de Remedy, donde todos los ingredientes se combinan en forma perfecta para crear la, al menos a hoy, experiencia definitiva que nos ha brindado esta desarrolladora finlandesa.

Los Objetos de Poder antes mencionados son parte del gran abanico de cuestiones que son materia de constante estudio por parte del FBC, ya que a través de los diferentes documentos que encontraremos e interacciones que llevemos a cabo con otros personajes, podremos ir apreciando que esta agencia es una especie de FBI abocada en forma específica a eventos paranormales, muy al estilo de la imagen de esta agencia federal que nos han impreso en el cerebro series tales como X-Files o Twin Peaks.

De ahí su nombre: el Federal Bureau of Control no sólo estudia eventos paranormales, sino que controla su incidencia en las vidas mundanas de los seres humanos.

Por momentos, Control jugará con nuestra cordura.

Siendo que no es mi intención develar más detalles de una historia que mantendrá al jugador pegado al joystick hasta el último segundo, me limito a aseverarles que no habrá ni un segundo de aburrimiento en este juego, ya que si no se está compenetrado leyendo los interesantísimos documentos que pueden hallarse constantemente, estaremos en medio de un intenso tiroteo o viendo cómo administrar los recursos que obtenemos producto de nuestros enfrentamientos.

Una postal digna de las obras de Lynch.

Jesse cuenta con un claro norte: conocer el paradero de Dylan, su hermano desaparecido hace 17 años en un incidente que mereció la intrusión y posterior encubrimiento por parte del FBC.

“Ominoso” es una palabra que describe muy bien a este juego.

En cuanto al apartado de mecánicas y gameplay, tal como adelanté al iniciar esta review, nos encontramos ante el más alto estándar impuesto por Remedy al día de hoy: jugaremos un shooter donde al poco tiempo los tiros pasan a un segundo plano para dejar lugar a las habilidades paranormales que Jesse irá adquiriendo.

Nuestra única arma durante todo el juego podrá ir adaptando diferentes formas para cumplir las veces de escopeta, lanzagranadas, ametralladora, etc., sin embargo, nuestro foco será desarrollar las aptitudes alla Jedi que nos irán brindando los diferentes Objetos de Poder con los que entraremos en contacto.

Dicho desarrollo se lleva a cabo a través de un simple árbol de habilidades a las cuales les iremos asignando los puntos que nos sean adjudicados al superar una misión o side quest.

Sí, side quests: no son numerosas, ni mucho menos avasallantes, sin embargo no sólo son útiles para ahondar en el fondo del lore que plantea Control, sino que las recompensas por superarlas son generalmente muy útiles: nuevas habilidades, materiales con los que mejorar nuestra arma o crear una nueva forma de ésta, o puntos de habilidades para seguir haciendo de nuestra heroína un ser cada vez más ajeno a lo humano.

Todo ello sucede a lo largo de una aventura que nos verá recorrer de principio a fin la Oldest House (casa antigua), el nombre con el que se denomina a las instalaciones del FBC, las cuales atravesaremos mediante un sistema al estilo metroidvania: los diferentes cuartos y sectores se irán comunicando para así permitir explorar nuevos lugares a los que anteriormente no teníamos acceso.

Lo paranormal coquetea con lo tétrico.

En Control, al poco tiempo los tiros pasan a un segundo plano para dejar lugar a las habilidades paranormales que Jesse irá adquiriendo.

Las instalaciones del FBC parecen no tener fin…¿acaso lo tienen?

Si bien en sus versiones consoleras Control no se destaca en su apartado gráfico, sí se permite hacerlo al jugarlo en PC, ya que no sólo se ve espectacular, sino que hace uso de la tecnología ray tracing de Nvidia, haciendo así que tanto Jesse como los surrealistas y ominosos paisajes que contemplaremos en forma constante se vuelvan algo increíble de visualizar.

Si los recursos del lector lo permiten, aconsejo ampliamente jugarlo en dicha versión, ya que casi parece otro juego, creando así un despliegue gráfico que nos da una probadita de lo que puede ser la próxima generación…muy parecido a lo que sucedió allá por el año 2001 cuando Remedy agració nuestra vidas con el primer Max Payne en PC.

Control toma elementos que hemos visto en obras de David Lynch o leído en libros de David Mitchell para crear una ambientación única en sí misma, donde sentiremos una incomodidad constante contrastada con las insaciables ganas de saber más y más sobre qué está sucediendo detrás de tanto misterio.

A ello se le suman las cutscenes actuadas a las que ya nos tiene acostumbrado Remedy, las cuales conjugadas con un soberbio voice acting nos brinda una experiencia por demás inmersiva y que no ha de dejarse pasar.

Dejá que este juego tome control de tu vida.

¿LO JUEGO?

Definitivamente. Lo mejorcito de Remedy hasta el momento.

Lo Bueno

  • Historia inmersiva.
  • Gameplay y exploración adictivos.
  • Sistema de progresión sencillo, pero robusto.
  • Logra captar la esencia de hitos como Twin Peaks o X-Files.
  • Actuaciones impecables.

Lo Malo

  • No hay una forma cierta de saber si han quedado coleccionables pendientes de adquirir en las zonas.
  • El juego puede resultar algo corto.
  • Para jugarlo en su máxima expresión, hace falta una PC muy poderosa.
8.9

¡A no dejarlo pasar!

Guillermo Valdovinos
Con el Derecho como vocación, y los videojuegos como pasión, Guille, “el Gurú”, es un gamer integral, con un amor incondicional a Nintendo, pero que se desvive por jugar cuanta cosa sale al mercado...y hasta a veces lo que ni llega a salir. Los géneros que lo pueden son los RPGs -tanto orientales como occidentales-, peleas y aventuras gráficas; con una fuerte tendencia a desenterrar juegos viejos y olvidados -de ahí su apodo-.