Catherine Full Body Review

Facundo Maciel
PS4

Hace ocho años Atlus nos sorprendía con un juego muy distinto a los RPGs de nicho a los que veníamos acostumbrados. Catherine nos introducía a un doble juego. Similar a los Persona, interactuamos con distintos personajes de día en situaciones típicas de una persona común, mientras que por la noche entrábamos a un mundo de pesadillas donde la única forma de sobrevivir era resolviendo una variedad de puzzles basados en escalar y mover bloques.

El hilo conductor de la historia se centra en Vincent y su problema de amores. Su actual relación con su novia Katherine se ve amenazada por la aparición de Catherine, una mujer que ciertamente hace dudar a nuestro protagonista.

En esta oportunidad se suma una tercera opción, transformando este triángulo en un cuadrado. Rin es la nueva adición al juego que cambia el desarrollo de la historia y sus potenciales finales, sumando contenido de manera tal de justificar la vuelta de los que quieran revivir la experiencia, o simplemente invitando a nuevos jugadores a una paleta más grande de opciones.

Otros cambios incluyen nuevas mecánicas y efectos en los puzzles, más niveles y un modo online para competir para ver quién escala más rápido.

Katherine, mujer moderna.

Hora de escalar, con nuevos bloques creados para esta edición.

Las ediciones definitivas de estos juegos o relanzamientos son cada vez más usuales, y la forma de juzgarlos se puede dividir en dos. La primera es el contenido nuevo -si es que tiene-, aspecto donde Catherine Full Body aprueba con creces.

La segunda es cómo envejecieron los ejes principales del juego desde el lanzamiento original. Curiosamente en estos últimos ocho años, no salió nada similar en cuanto a puzzles se refiere. La idea de escalar una torre de bloques con condiciones no sólo envejeció bien, sino que sigue siendo igual de interesante y divertida que antaño. Esta entrega ofrece la posibilidad de jugar todos los niveles con elementos nuevos, renovando el desafío para jugadores veteranos.

Podemos agregar que en estos últimos años hubo muchos juegos con toma de decisiones, poniendo en perspectiva el formato.

Todos sabemos que rara vez el juego se bifurca lo suficiente como para que nuestras decisiones tengan un peso real. Pero la primera vez que jugamos no tenemos noción de esto, haciendo que la ilusión de la elección sea un factor clave en engañarnos para sentir que la historia depende de nosotros. Catherine logra esto a la perfección, con la gran salvedad de que si nos entusiasmamos y queremos tomar otras decisiones, nos vamos a dar cuenta de que las bifurcaciones reales son inexistentes, en el peor sentido posible.

Hay que elegir.

Volviendo a jugar Catherine después de tantos años -y con el lanzamiento de Persona 5 en el medio- el sello de calidad estético de ATLUS se aprecia y le da identidad a toda la aventura.

Como edición definitiva, el trabajo que se hizo tanto en reinventar los puzzles y en agregar un personaje nuevo sin que se note en lo absoluto -que originalmente no existía-, fue extremadamente prolijo. Ojalá todas las re-versiones de juegos tuvieran este trato.

¿LO JUEGO?

Si no lo jugaste es una gran experiencia, única en su especie. Si ya lo jugaste, depende de cuán encantado hayas quedado.

Lo Bueno

  • Rin, introducida como si no se hubiera agregado un personaje nuevo años después.
  • Todos los puzzles están rearmados.
  • La estética de Atlus realmente es atemporal.
  • Gran volumen de contenido nuevo.

Lo Malo

  • Jugar dos veces para sacar distintos finales tiene mucha menos bifurcación de lo que nos podemos imaginar.
8.5

¡A no dejarlo pasar!

Facundo Maciel
Facu ya no es el checkpointer más joven, pero si el mas alto. Prefiere jugar en las consolas de Sony, aunque también le gustan las portátiles de Nintendo y en lo posible escapa de la PC como plataforma de videojuegos. Disfruta de una buena historia antes que todo, sin importar el medio o el formato (series, cine, libros...), aunque los videojuegos son los que más lo atrapan. Como la mayoría en Checkpoint juega desde que tiene conciencia y sabe que va a seguir jugando siempre.