Final Fantasy VIII Remastered Review

Hugo Granchetti
PC PS4 Switch Xbox One

Una de las remasterizaciones que faltaban: Final Fantasy VIII Remastered llegó a consolas y PC.

Y llegó una de las remasterizaciones de Square Enix que faltaba. Quizá un juego de la saga injustamente opacado hace 20 años por su antecesor, hoy tiene la oportunidad de llegar a jugadores más jóvenes Final Fantasy VIII Remastered.

En uno de los arcos argumentales más cargados emotivamente en la serie, reviviremos los amores y desamores de Squall, Rinoa, Seifer, Edea y otros tantos personajes entrañables -de esos cuyos nombres no podremos olvidar por el resto de nuestras vidas. Es que además de la guerra entre la humanidad y las misteriosas hechiceras, nos encontraremos con las historias personales de un grupo de jóvenes llenos de temor, nostalgia y esperanza que nos harán sentir empatía en más de una ocasión.

Esa FMV de presentación… inolvidable.

Combate por comandos clásico, pero altamente customizable.

A esto se suma la versátil jugabilidad del combate activo por turnos que caracteriza a varias de las iteraciones de la saga, y un intrincado -en parte- sistema llamado Junction para enlazar Guardian Forces (summons) y magia a los atributos de cada miembro del equipo. Quizá algunos jugadores puedan verse abrumados en principio por esta mecánica de customización, pero una vez dominada se convierte en una herramienta versátil y única en su especie.

Cabe destacar que esta octava entrega cuenta con un asombroso abanico de misiones opcionales que, además de ser entretenidas y desafiantes, culminan en recompensas muy bienvenidas tales como nuevos Guardian Forces con su propio conjunto de habilidades características.

En uno de los arcos argumentales más cargados emotivamente de la saga, reviviremos los amores y desamores de Squall, Rinoa, Seifer, Edea y otros tantos personajes entrañables.

“Uf, ¿decías lo mismo hace 20 años?

La remasterización de gráficos es particularmente notable en los modelos de los personajes, aunque esto contrasta con los fondos de menor resolución, tal como ocurre en otras reediciones recientes de Square Enix.

Seguramente algunos aficionados al género RPG hayan pasado por alto Final Fantasy VIII allá por 1999 -sacrilegio-, por lo que este lanzamiento es una invitación obligada al desfile de magia de este juego -tal como ese inolvidable desfile de la hechicera Edea. Si a esto sumamos la posibilidad de recorrer Balamb Garden, Esthar y Lunatic Pandora en formato portátil en la consola de Nintendo, no tenemos excusa para eludir esta oportunidad.

En esta edición, podemos elegir y cambiar la clase de nuestros personajes.

¿LO JUEGO?

Si no le diste una oportunidad en su momento, es una experiencia ineludible para los fanáticos de Final Fantasy.

Lo Bueno

  • Un Final Fantasy con mecánicas propias y versátiles, sin igual.
  • Un arco argumental lleno de sentimientos: temor, nostalgia, tristeza y amor.
  • Una amplia variedad de misiones opcionales con recompensas significativas.
  • La remasterización de los modelos de personajes es notable
  • La posibilidad de jugar en forma portátil en Switch

Lo Malo

  • Para algunos jugadores el sistema de Junction puede resultar intrincado.
  • La remasterización de los gráficos de personajes contrasta con los fondos, de menor resolución
9

Joya del gaming

Hugo Granchetti
Un gamer que juega múltiples géneros en múltiples plataformas, Hugo -alias Beto- comenzó desde pequeño a incursionar en los videojuegos a través de joyas como Super Mario Bros., Pac-Man y Carmen Sandiego. Sus géneros predilectos son los RPG, los juegos de estrategia (RTS y 4X) y los puzzle. En su ámbito laboral, como profesor universitario en ciencias de la salud, incorpora analogías, alegorías y estrategias de enseñanza inspiradas en su experiencia videojueguil cuando ve la oportunidad. Por supuesto también difunde la religión Checkpointera en sus círculos académicos.