Onechanbara Z2: Chaos Review

Facundo Maciel

Una nueva iteración del juego de chicas vampiro samurai que destruyen zombies llega a la generación actual en exclusiva para Playstation 4.

“Chicas vampiro destruyendo zombies” es sin dudas un concepto que va a llamar la atención a más de uno. Onechanbara es un juego de palabras entre “onechan” y “chanbara”, siendo hermanas y estilo de combate respectivamente. Esa es la premisa básica de la que parte la anterior iteración de la saga. Dos pares de hermanas, cada una de una dinastía de vampiros distinta, se enfrentan en una guerra de clanes. Sólo para descubrir que un tercero en discordia estaba moviendo los hilos, motivo por el cual se unen para darle fin a la amenaza.

Pasado un tiempo, un enemigo desconocido y una nueva plaga de zombies obligan a las hermanas a unir fuerzas. Con un grupo ahora más grande, deberán viajar alrededor del mundo para detener la creciente amenaza.

Definir el género supone una pequeña complicación. Si bien se considera un hack and slash, este juego es más bien un punto medio entre un God of War / Devil May Cry y cualquier juego tipo Dynasty Warriors. Esto se debe a que, si bien es fácil matar muchos enemigos a la vez, también hay algunos a los que hay que prestarle particular atención; contando a su vez con un sistema de combos complejo.

Dependiendo del nivel, estarán presentes en pantalla entre una y cuatro de las hermanas. Cada personaje posee tanto su barra de vida individual como sus acciones especiales y su equipo. Se pueden intercambiar en tiempo real presionando una flecha, como cualquier tag-team de un juego de lucha.

Las protagonistas del juego.

Dos pares de hermanas deben detener la amenaza zombie que busca apoderarse del mundo..

Los accesorios no se venden por separado.

Podemos realizar ataques simples y fuertes, tanto en tierra como en aire dependiendo del arma; y ataques especiales dependiendo del personaje.

Las combinaciones que forman los combos dependen mucho del timing entre un movimiento y el otro. Además de los clásicos rolls para esquivar, podemos impulsarnos hacia los enemigos para seguir los combos en el aire.

También podemos cambiar las armas cuando queramos, con la particularidad de que se van llenando de la sangre del enemigo y debemos limpiarlas. Dependiendo de cuando lo hagamos, será instantáneo o perderemos tiempo preciado.

Si bien estas características ya dan cuenta de un sistema de pelea más complejo de lo que pareciera ser a simple vista, el verdadero secreto está en el cambio de personajes. Dependiendo de cuando cambiemos, el reemplazante podrá entrar con un ataque, o podrá sustituirnos si estamos caídos en el suelo, dándole tiempo al reemplazado de levantarse y retirarse; Ideal para no perder ni un segundo de tiempo de combos. Nuestra capacidad de mantener el hilo de victorias nos dará distinto puntaje al finalizar cada sección. Como si fuera poco, presionando el touchpad, podremos hacer que todo nuestro equipo aparezca en pantalla a la vez en un verdadero festival de sangre.

Mantener la cadena de combos dependerá del timing de nuestros ataques y la rotación de personajes.

Gráficamente parece más un juego de mediados de generación pasada. Aspecto que se nota especialmente en las texturas de los enemigos más grandes. Por suerte, sí aprovecha las capacidades de la nueva generación al permitir tanta acción en pantalla sin perder framerate; y –la ya clásica- voz que sale del control.

Hay varias opciones de personalización para las hermanas, podemos cambiarles la ropa y agregarle distintos accesorios. Además de las clásicas mejoras de equipo y habilidades, las cuales podemos adquirir mediante los puntos que ganamos luego de cada nivel.

Además del modo historia, contamos con misiones individuales por objetivo. En ambos casos, podemos elegir la dificultad. También podemos elegir otros detalles que nos queden más cómodos, como la distancia de la cámara al personaje o el color de la sangre.

Nada mejor que el trabajo en equipo.

Las hermanas pueden pecar de ser muy similares entre sí, caso similar sucede con los ataques. Aunque, dependiendo del arma -y a medida que avancemos- la variedad crece. Los diseños de los zombies también pueden ser un tanto repetitivos, pero los jefes no tienen nada que envidiarle a otros juegos.

Las viñetas por las que se cuenta parte de la historia.

La historia es un punto extremadamente debatible. Cumple su cometido de dar contexto y llevarnos por los distintos niveles. Pero los personajes se sienten muy artificiales y es difícil sentirse identificado en lo más mínimo. Sin embargo, no parece un error de diseño, sino que se nota que es adrede; y los desarrolladores hicieron un trabajo más que interesante metiéndose en su piel llevándolos hasta las últimas consecuencias.

Como buen juego de este tipo, las cutscenes atrapan la atención del jugador, y las peleas están muy bien coreografiadas. Además de esos momentos críticos que develan poderes y transformaciones, los cuales logran embobarte como corresponde. Lamentablemente, los diálogos comunes se llevan a cabo mediante viñetas que buscan imitar un comic, contrastando con el impacto que tienen las anteriormente mencionadas cutscenes.

Este tipo de juego se torna difícil de analizar. Es muy común ver críticas como “el juego es poco serio o poco creíble” pero se vuelve injusto criticarlo por algo que nunca quiso ser. Por eso es más sensato ver cómo los desarrolladores trabajaron con la idea que tenían en mente. Obviamente puede alejarlo de un puntaje muy alto, pero de ninguna forma merece bajarle puntos descaradamente. Un paralelismo con la típica crítica de que falta un modo multiplayer a juegos puramente singleplayer.

“Bizarro” es una buena palabra para definir este juego. Si tenes ganas de jugar a algo desestresante, y sólo preocuparte por matar zombies con chicas vampiro, es una buena opción.

¿LO JUEGO?

Si te gustan las premisas de acción directa y chicas masacrando zombies, con una historia bizarra. Entonces dale para adelante.

Y Checkpoint Radio que opina?

guru_web

Im a nev otsenre, im a nev otsenre…IM A NEV OTSENRE!

Esto es un diez, mono, dejate de joder. GOTY de la vida….¿no sale para Wii U?

diegote_web

El género de hack and slash, es uno de mis preferidos. Pero nunca me sentí atraído al formato “Dinasty Warriors” de reventar horda tras horda de enemigos. Sinceramente no creo que mi primer incursión en el género sea con un juego de minitas semidesnudas vampiras contra la gastada temática zombie. Pero voy a meditar darle una oportunidad, tan sólo por lo bizarro que es.

vani_web

Quizás Onechanbara sea un buen juego en múltiples aspectos, no lo sé, no tengo idea ni nunca lo sabré porque no me interesa jugarlo. Me basta con lo que ví. Me parece que el solo hecho de que en la selección de vestimenta puedas ponerle a tu personaje dos frutillitas que cubran los pezones y una banana (¡qué conveniente!) la parte de abajo, es desagradable. Y quizás es una de las ropas que más cubren, eh… No soy feminista ni mucho menos, pero hay juegos que se pasan un poco en este aspecto. Ahora que las chicas gamers somos mucho más que las que éramos antes, me gustaría que los videojuegos dejen de lado estos estereotipos tan feos y que muestren a las mujeres de manera más real, para incluirlas un poco más en el ámbito y en el mercado.

dieguito_web

Esta review me hace pensar que necesitamos traer a Ernesto a comentar. Creo que es alguien que tendría mucho para decir al respecto.

Good

  • Sistema de combos complejo.
  • Amplias posibilidades de customización.
  • Sistema de cambio de hermanas en tiempo real.
  • Historia bizarra.
  • Mejora mientras más avanzamos.

Bad

  • Gráficos con texturas que no están a la altura de la generación.
  • Repetitivo.
  • Historia bizarra.
  • Algunos problemas con la cámara.
7.5

Bien logrado

Facundo Maciel
Facu ya no es el checkpointer más joven, pero si el mas alto. Prefiere jugar en las consolas de Sony, aunque también le gustan las portátiles de Nintendo y en lo posible escapa de la PC como plataforma de videojuegos. Disfruta de una buena historia antes que todo, sin importar el medio o el formato (series, cine, libros...), aunque los videojuegos son los que más lo atrapan. Como la mayoría en Checkpoint juega desde que tiene conciencia y sabe que va a seguir jugando siempre.