Beyond Sol Review

Hugo Granchetti

Una mezcla improbable de géneros para gobernar una galaxia.

Además de revivir géneros agonizantes u olvidados, la explosión de videojuegos indie trajo un sinfín de híbridos que antaño hubieran resultado inimaginables -algo así como la diversidad biológica que viene de la mano de innumerables recombinaciones genéticas por el solo hecho de existir tantas y tantas variantes. Una de las formas en que lo improbable se vuelve visible. Beyond Sol es uno de estos híbridos, que en este caso pone en contacto la acción en tiempo real con un marco estratégico que nos recuerda a Civilization.

De la mano de Praxia Entertainment Inc, este juego nos invita a explorar una galaxia, recolectar recursos, construir ciudades como cualquier sim… ¡pero en tiempo real! Controlamos una nave -la cual podemos mejorar y conservar a través de sesiones diferentes- que debemos guiar manualmente para llevar a cabo todas estas acciones y, por supuesto, entrar en combate. Y sí, cabe aclarar que la nave que manejamos es única, lo cual hace que el comienzo de cada partida sea algo lento.

¿Un simple juego de acción intergaláctica? Las apariencias engañan.

¿A qué les recuerda este mapa de hexágonos? Eso sí, olvídense de los turnos.

Esta suave -y por momentos exasperante- pendiente nos obligará inicialmente a rastrear escombros de recientes batallas interestelares y depósitos remotos de chatarra, para obtener nuestros primeros metales preciosos. Digamos que por un rato nos sentiremos cartoneros galácticos hasta que nuestra base-ciudad madre cuente con los recursos necesarios para ampliar sus instalaciones, reclutar naves de apoyo para nuestra flota y, más adelante personalizar las armas y escudos del crucero insignia que manejamos.

Beyond Sol es un híbrido que pone en contacto la acción en tiempo real con un marco estratégico que nos recuerda a Civilization.

Pero una vez que logramos superar este ralentizado debut, nos podemos embarcar con mayor influencia en el camino hacia la victoria, ya sea que elijamos seguir la ruta económica, militar o diplomática -cada una de las cuales, claro, exige diferentes requisitos. Y así es como Beyond Sol despega hacia esa reminiscente competencia con nuestros adversarios -tantos como hayamos elegido- en la vasta galaxia -tan grande como la hayamos configurado-. Ah, y los infaltables piratas hacen por supuesto su persistente aparición, saboteando los planes de la gente de bien que lo único que quiere es conquistar planetas, expandir su imperio y forjar traicioneras relaciones pseudo-diplomáticas.

Es que, por supuesto, el juego nos permite personalizar las características generales del mapa que vayamos a conquistar así como los enemigos que intentemos derrotar, ya sea que lo abordemos contra la AI o en modo multiplayer. Luego se genera un escenario -distinto cada vez- que se guarda automáticamente cada vez que salimos de la partida; eso sí, sin ninguna otra forma de salvarla. Esa parte de la fórmula es algo conocida, aunque esta vez no podemos mentirnos en la noche con “un turno más…” ya que, bueno, no hay turnos.

Ojo que no hay tanto tiempo para planificar dónde ponemos la zona comercial. ¡El tiempo sigue corriendo!

Quizá la falla elemental de la innovadora propuesta de Beyond Sol radica en una excesiva simpleza para algunas de sus características. Por lo pronto, la historia está completamente ausente; si bien uno no espera grandes arcos narrativos en este tipo de premisas, la escasez absoluta de un contexto cultural -sea real o ficticio- deja demasiado vacía la experiencia. Por otro lado, el tutorial deja un poco que desear, en especial para aquellos jugadores que no sean aficionados a los géneros primordiales que conforman este híbrido.

En definitiva, Beyond Sol nos lleva -como su nombre tímidamente sugiere- más allá de lo cercanamente conocido, en un intento de fusionar las intrépidas batallas intergalácticas en tiempo real con los hexagonales territorios de los simuladores estratégicos. Una atractiva experiencia para probar algo distinto, con una jugabilidad hardcore en un contexto casual; un juego híbrido en varios sentidos.

Es una mezcla improbable pero innovadora, por lo menos para quienes buscan una vuelta de tuerca a los juegos 4X interestelares.

¿LO JUEGO?

Si te atrae la idea de probar una especie de Civilization en tiempo real, jugalo.

Checkpoint opina…

guru_web

Emmmm no….si quiere estrategia y navecitas, me meto de lleno al Sins of a Solar Empire.

fede_web

Nada que se parezca remotamente a Civilization puede ser un juego para mí, ni la estética me llama la atención, juira!

facu_web6

Al jugar prácticamente todos mis juegos en consolas, este género suele ser poco recurrente en mi vida. Sin embargo aprecio mucho que un indie se arriesgue a esto para demostrar que siempre se puede mejorar y crear cosas nuevas. Si jugara en PC le daría una oportunidad.

Lo Bueno

  • Un híbrido bien logrado, atractivo y entretenido.
  • Múltiples opciones de customización.
  • Jugabilidad versátil para diversos estilos de jugadores.

Lo Malo

  • Arco narrativo completamente ausente.
  • Tutorial insuficiente para jugadores inexpertos.
  • Una sola forma de guardar la partida.
7

Bien logrado

Hugo Granchetti
Un gamer que juega múltiples géneros en múltiples plataformas, Hugo -alias Beto- comenzó desde pequeño a incursionar en los videojuegos a través de joyas como Super Mario Bros., Pac-Man y Carmen Sandiego. Sus géneros predilectos son los RPG, los juegos de estrategia (RTS y 4X) y los puzzle. En su ámbito laboral, como profesor universitario en ciencias de la salud, incorpora analogías, alegorías y estrategias de enseñanza inspiradas en su experiencia videojueguil cuando ve la oportunidad. Por supuesto también difunde la religión Checkpointera en sus círculos académicos.