Star Ocean Integrity and Faithlessness Review

Facundo Maciel

Tri-Ace y Square-Enix unen fuerzas una vez más para traer una entrega de esta mítica saga de RPG de acción.

Siempre que analizamos por primera vez un título perteneciente a una saga que lleva en el mercado una cantidad considerable de años y/o tiene varios juegos en su haber, hacemos una breve mención del espacio que ocupa con respecto a sus pares. Star Ocean es un RPG de acción muy similar a los Tales of. Sin embargo, si trazáramos una línea dividiendo el componente de acción en un juego de rol japonés, este se encontraría justo en el límite.

Integrity and Faithlessness es la quinta entrega principal de la saga, ubicada cronológicamente entre el segundo y el tercer juego. Los que hayan tenido la oportunidad de completar Till the End of Time entenderán por qué no es posible -o sería extremadamente difícil- realizar una secuela. El orden no impacta significativamente en la historia, ya que cada uno es autosuficiente con algún guiño para los seguidores.

¿Cuántas veces al jugar un RPG desearíamos que todos nuestros personajes caminaran juntos y combatieran a la vez? Si te hiciste alguna vez esa pregunta, este juego te muestra la respuesta.

El factor que hace novedoso al juego es justamente que nuestros siete protagonistas luchan juntos en todo momento en masivas peleas. Si bien Fidel, el chico de cabello azul, es el relator de la historia, a la hora del combate podemos controlar a quien más nos guste de entre los personajes disponibles.

A esto se le suman invitados especiales y extras que suelen unirse a nuestro batallón y que, si bien no son controlables, nos serán de gran ayuda en el transcurso de la historia.

No culpes a la playa.

Nos encontramos ante un RPG de acción donde sus siete protagonistas luchan efectivamente en los combates.

Guerra por el trono a las pocas horas de juego.

Este factor de peleas multitudinarias es interesante, pero deja ver rápidamente por qué no es para nada usual. Dejando de lado la barrera técnica de generaciones anteriores, mantener el ritmo con siete personajes impone ciertas limitaciones.

Por un lado, es fácil que la acción se salga de control lo que, sumado a problemas de cámara menores, hace que perdamos el sentido de la orientación con cierta frecuencia. Por el otro, se limita el grado de estrategia ya que -queramos o no- es difícil prestarle atención a lo que están haciendo seis personajes controlados por la máquina. A diferencia de los Tales of, no podemos sumar a un amigo para que nos ayude.

Esto no es ni bueno ni malo; de hecho, el resultado en esta entrega está muy bien logrado. Pero por las restricciones antes mencionadas, no podemos evitar pensar que no estaría bueno que se haga un estándar del género y sea copiado por otras grandes sagas.

En combate podemos realizar golpe fuertes y débiles, y si mantenemos presionado el botón correspondiente, realizaremos una habilidad especial. El resultado de nuestra acción es diferente dependiendo de si estamos cerca o lejos del enemigo. También podemos bloquear o hacer esquives rápidos. Para complementar esto, hay un sistema de “piedra, papel o tijera” en donde el golpe básico impide un golpe fuerte, un golpe fuerte rompe la guardia y la guardia impide los golpes básicos. Cada acierto de este paradigma aumenta una barra que nos permite hacer un poderoso ataque final.

Los skills clásicos se aprenden con libros que vamos encontrando a través de los escenarios. Más aún, en esta entrega hay un énfasis especial en los roles: se aprenden y se mejoran gracias a puntos que obtendremos luego de cada batalla. Tienen la función básica de subir distintos atributos, y el agregado de modificar la conducta de nuestros compañeros.

Algunos escenarios son muy detallados.

Si hablamos de obras donde exploramos una galaxia futurista, seguramente pensemos en una rica diversidad cultural, con distintas especies conviviendo como se puede ver en Star Wars o Mass Effect. Este no es para nada el enfoque que toma Star Ocean. Sin embargo, tiene un foco muy particular e interesante en la relación entre los planetas conectados y los que desconocen que hay vida en el océano de estrellas de la galaxia.

Tomamos el control de Fidel, un espadachín que vive en un pueblo costero. Junto a su amiga Miki deberán ir a buscar refuerzos para frenar una invasión que amenaza su hogar. Poco después no sólo se ven involucrados en una guerra entre dos naciones, sino que se cruzan con una misteriosa niña amnésica a la que deciden ayudar.

Avanzada un poco la historia, nuestros protagonistas reciben la elección de viajar al espacio para ayudar a su nueva amiga. Lo interesante es cómo todo el conflicto masivo de su planeta parece insignificante comparado a la inmensidad del universo que recorremos.

Del pueblo costero a la nave espacial.

Nuestro protagonista, Fidel, pasará de ayudar a su pequeño pueblo a salvar la galaxia entera.

¿Explorar o apreciar una cutscene estática? Mejor las dos.

Similar a su competencia más reciente, Tales of Zestiria, se hizo un experimento interesante con las cutscenes. La transición entre el juego y estas es inexistente. A la hora de un evento, nuestros personajes simplemente se pararán a conversar, hasta el punto que tenemos un control limitado del movimiento y de la cámara. Por supuesto que las escenas importantes se encuentran debidamente animadas.

Esta transición sutil es sin duda el futuro del género, aunque en este caso puntual tiene el problema de quitarle un poco de expresividad, al no siempre poder ver las caras de quienes hablan.

Si vemos alguna imagen del juego, notaremos que el diseño de los personajes es extremadamente genérico. Por suerte, las relaciones entre ellos y una actuación de voz por sobre la media harán que nos encariñemos rápidamente con el plantel de turno.

Star Ocean es una saga interesante desde muchos puntos de vista. Personalmente, creo que tiene un gran equilibrio de hacer entregas conectadas pero independientes a la vez. Tengo que remarcar que el tramo final de la tercera entrega planteó una idea en mi mente que nunca dejó de dar vueltas e, irónicamente, me abrió la cabeza a pensar de otra forma.

Desde que anunciaron esta entrega, la idea de poder jugar con todos los personajes a la vez hacía al juego tentador. Sin embargo, me alejaba la estética genérica que se eligió. Por fortuna esto se supera rápidamente, y el ritmo de juego hace que sea fácil mantenerse enganchado. Sin dudas es una gran idea bastante bien implementada, una que me gustaría que explote Star Ocean y SÓLO Star Ocean.

El juego invita a cualquier seguidor de la saga, del género y hasta gente completamente nueva. Si bien es un gran viaje interestelar, no hay apuro en enderezar la nave y partir.

¿LO JUEGO?

Jugar con todo tu equipo a la vez es algo que cualquier seguidor del género debería probar.

Checkpoint opina…

guru_web

Al fin una nueva entrega de esta hermosa saga. A diferencia de su principal competidor, Tales of, Star Ocean es una saga que no abruma con la cantidad de iteraciones y que, si bien comparten varios aspectos, siempre supo distinguirse más que nada por los contextos en los que envuelve a su personajes. Cada uno de los Star Ocean supo hacer algo especial a su manera, y espero que “Integrity and Faithlessness” no sea la excepción.

beto_web

Star Ocean es una de esas sagas que siempre me quedé con las ganas de probar. Me abruma un poco la idea de dirigir las acciones de siete personajes simultáneamente, pero sin dudas las mecánicas son más que interesantes.

fede_web

Yo me quedé en Star Ocean: The Second Story para PS1, siempre tuve ganas de volver a esta saga, compré el juego de PS3 y no lo jugué aún. Sin duda algún día terminaré jugando esta nueva iteración en PS4.

Good

  • Los siete protagonistas en simultáneo, tanto en el mapa como en el combate.
  • Conflictos de grandes proporciones en todo momento.
  • Actuaciones de voz sobre la media.
  • Relaciones entre los personajes.

Bad

  • Algunas misiones específicas.
  • Faltan opciones más específicas para comandar a nuestros compañeros.
  • Que no se pueda jugar con más gente.
  • Detalle gráfico inconsistente entre secciones.
7.5

Bien logrado

Facundo Maciel
Facu ya no es el checkpointer más joven, pero si el mas alto. Prefiere jugar en las consolas de Sony, aunque también le gustan las portátiles de Nintendo y en lo posible escapa de la PC como plataforma de videojuegos. Disfruta de una buena historia antes que todo, sin importar el medio o el formato (series, cine, libros...), aunque los videojuegos son los que más lo atrapan. Como la mayoría en Checkpoint juega desde que tiene conciencia y sabe que va a seguir jugando siempre.