Need For Speed Heat Review

Facundo Maciel

Need For Speed vuelve a la pista por el 25º aniversario de la saga. ¿Logra ser un buen representante de la franquicia?

Need for Speed volvió nuevamente, esta vez sin repetir nombre. Con más de veinte juegos en su haber, pero con un escenario competitivo cada vez más feroz, las generaciones avanzan, las grandes sagas comienzan a denotar reiteración en la fórmula, y para salir primero es necesario mucho más que ser rápido. Antes de comenzar el análisis hay que aclarar que el autor no es un particular aficionado de la saga, habiendo jugado a varios pero sin fanatismo por el mundo del automovilismo.

Need for Speed Heat nos introduce como un nuevo adicto a la velocidad que llega a la ciudad en busca de carreras y reputación. Este personaje lo elegimos nosotros de una amplia variedad, por la que no presenta mayor personalidad que ser nueva integrante de una banda conformada por dos hermanos, el que va a ser nuestro mecánico y la guía de carreras.

Como buen Need For Speed, la ciudad -una recreación de Miami- está sumida en una lucha de poderes entre policías y quienes disfrutan la velocidad de noche. Es muy curioso notar que los modelos de los uniformados recuerdan al equipo protagónico de Battlefield Hardline.

En esta oportunidad se decidió dividir al juego en dos: el día y la noche. Si bien se parecen, cuando el sol brilla vamos a jugar por dinero y cuando el sol se esconde iremos por reputación y la policía estará alerta, lista para intentar detenernos en cualquier momento.

Las luces relucen de noche.

Otro detalle que sale a relucir entre el día y la noche es el apartado gráfico, ya que las diferentes gamas de colores que vemos en cada momento generan por sí mismas combinaciones y sensaciones de que nos encontramos ante dos realidades distintas. Mientas que de día vemos la belleza de esta recreación de Miami a lo lejos, por la noche contrastan las luces reflejadas en el metal de nuestro vehículo. Adicionalmente el juego tomó una estética basada en el neón, la cual lamentablemente no se aprovecha lo suficiente dentro de la ciudad, aunque sí dice “presente” en cada interfaz, menú y tiempo de carga, sumándole identidad al título.

No todas son buenas decisiones, ya que en líneas generales no se ve una evolución gráfica notoria. Desde el lado de la franquicia misma, la evolución con respecto a Need For Speed (2015) es invisible; desde la perspectiva de la competencia, varios títulos lograron sacarle ventaja con el correr de los últimos años.

Fuego de noche.

La customización al más mínimo detalle.

El gameplay y las mecánicas generales tampoco presentan cambios sustanciosos, aunque esto no quita que esté bien logrado y cumpla su cometido.

Por el lado de la vida en las calles, nos van apareciendo eventos en distintas áreas de la ciudad. Basta con ir y activarlos para comenzar la actividad que, dependiendo del ciclo día/noche, nos dará dinero o reputación. El mundo es abierto, por lo que podemos ir a donde queramos, cuando queramos, con la salvedad de que para ir avanzando en la historia o desbloqueando nuevas carreras nos va  hacer falta llegar a un mínimo de fama.

El último punto fuerte es la customización del vehículo, contando con 127 modelos de entre más de 27 marcas. Lo que nunca deja de impresionar es la posibilidad de customización, pudiendo cambiar y agregar partes al auto con modelos asociados, aumentando exponencialmente las opciones.

En sus marcas...

Como comentaba al principio de la review, este tipo de juegos no es mi especialidad, aunque sí los disfruto. Empresas como EA o Ubisoft tienen su fama de repetir una fórmula y esta no fue la excepción. El juego cumple con todos los puntos, pero habiendo dedicado decenas de horas al Need For Speed (2015), este título no tiene demasiado que agregar. La reinvención en este nivel de evolución es difícil, pero va quedando en evidencia la necesidad de encontrar un nuevo camino.

¿LO JUEGO?

Si sos fanático de la saga o nunca jugaste alguno de los títulos recientes, es una gran opción.

Lo Bueno

  • Ciclos de día y noche dan un lindo contraste.
  • Amplia variedad de vehículos y opciones de customización.
  • La estética neón es fachera.
  • Particularmente el efecto de la lluvia de noche.

Lo Malo

  • Gráficamente deja un poco que desear.
  • Los personajes seleccionables parecen de un juego de hace dos generaciones.
  • La fórmula es demasiado similar a la de juegos anteriores.
7.9

Bien logrado

Facundo Maciel
Facu ya no es el checkpointer más joven, pero si el mas alto. Prefiere jugar en las consolas de Sony, aunque también le gustan las portátiles de Nintendo y en lo posible escapa de la PC como plataforma de videojuegos. Disfruta de una buena historia antes que todo, sin importar el medio o el formato (series, cine, libros...), aunque los videojuegos son los que más lo atrapan. Como la mayoría en Checkpoint juega desde que tiene conciencia y sabe que va a seguir jugando siempre.