Reversión (Chapter 3 – The Return) Review

Guillermo Valdovinos

Luego de un hiato de siete años, los muchachos de 3f Interactive nos brindan el esperado final de “Reversión”, la aventura gráfica que nos pone en el rol de Christian, un amnésico que se encuentra a sí mismo en una devastada Argentina del 2035…lo sorprendente es que haya podido diferenciarla de la actual.

Siempre que juego algún Assassin’s Creed, al Marvel’s Spider-Man, u otro juego que permite recorrer recreaciones de ciudades existentes me pregunto qué se sentirá ser un residente de la ciudad de turno y contemplar cómo ha sido ésta recreada virtualmente.

La creación de 3f Interactive supo humildemente saciar dicha curiosidad permitiéndome pararme en la esquina de Av. Corrientes y 9 de Julio, o recorrer Caminito, íconos de nuestra Buenos Aires querida.

¿De qué estoy hablando? Reversión, la aventura gráfica que destila argentinidad y que luego de ocho años de trabajo y dedicación ve su final en “Chapter 3 – The Return”, la última parte de esta entrega episódica.

Av. Corrientes y 9 de Julio, esquinas emblemáticas si las hay...

Nadie que haya pisado una sede de la U.B.A. podría sentirse ajeno a esta imagen.

En el juego en reseña tomamos el control de Christian, un pobre tipo que se despierta sin nada de memoria, y media foto de una persona que no reconoce como única pertenencia, en una camilla de un devastado Hospital Garrahan.

La única cara amistosa que logra divisar, el médico de turno, le informa -voz de Víctor Laplace mediante-  que la amnesia que sufre seguramente se deba a un episodio traumático que habría vivido, y que el contacto con elementos que le resultaran familiares lo ayudarían a recobrar la memoria.

Sin poder evitar que le llamara la atención el soldado postrado en la entrada, Christian pregunta por él, momento en que le es informado que se encuentra en el año 2035, y que la Ciudad de Buenos Aires se encuentra sitiada y gobernada por un grupo paramilitar comandado por un empresario inescrupuloso.

Este contexto crea la aventura más argentinizada que pueden llegar a experimentar: debemos ayudar a Christian a hacerse con sus recuerdos mientras recorremos Plaza de Mayo, o nos adentramos en los túneles de la Línea B, y por qué no, nos comemos un alfajor.

Reversión, la aventura gráfica que destila argentinidad y que luego de ocho años de trabajo y dedicación ve su final en “Chapter 3 – The Return”, la última parte de esta entrega episódica.

Sin ánimos de arruinar el desarrollo de la historia para quienes planeen vivirla desde el primer episodio, me limitaré a añadir que Christian a la postre descubre que ha viajado al futuro producto de un experimento, y estará bajo su responsabilidad arreglar el caos en que se encuentra sumida la ciudad del Obelisco.

Estamos ante un producto de indudable tinte indie, lo cual como todos saben conlleva el hecho de que sus desarrolladores (argentinos, claramente) han hecho un esfuerzo titánico para que éste vea la luz…y se nota.

Si bien puede decirse que en sus inicios Reversión pecaba de algunas falencias que podrían haber llegado a manchar la experiencia total, los desarrolladores fueron muy inteligentes en tomar dos decisiones claves: por un lado, luego del primer episodio reemplazaron el voice acting argentino por uno en inglés, lo cual si bien contrasta con el contexto del juego, eleva su calidad exponencialmente; y otra, tanto la calidad de las animaciones del juego como la complejidad de los puzzles y la longitud de los capítulos van in crescendo a medida que los atravesamos.

¡Muy bien por 3f Interactive!

Plaza de Mayo destruida...de nuevo.

Las animaciones se superan capítulo a capítulo.

En cuanto a su interfaz, Reversión toma prestada la ya vista en títulos como The Curse of Monkey Island o Full Throttle: si hacemos click y mantenemos -o hacemos doble click, como se prefiera- el cursor sobre un objeto, aparecerán las opciones de inspeccionarlo, tratar de interactuar, o hablar en caso de que se trate de una persona: nada innovador, pero no por eso menos práctico. Para qué arreglar lo que no está roto, ¿verdad?

Christian ha viajado al futuro producto de un experimento, y estará bajo su responsabilidad arreglar el caos en que se encuentra sumida la Ciudad de Buenos Aires.

En cuanto a la banda sonora del juego, ésta destaca principalmente en cuanto a su tema principal, con tintes tangueros a lo Bajofondo, y algún que otro tema contextual como el que suena, por ejemplo, cuando nos encontramos inspeccionando el P.H. en donde vivíamos: música que sirve a su propósito y que para los aventureros más veteranos por momentos evoca a grandes exponentes del género.

El detalle y comicidad de algunos escenarios no tienen nada que envidiarle a los grandes del género.

¡Imposible no cruzarse con algún malevo en una aventura como esta!

Por otro lado, tanto el apartado gráfico como el espíritu de la historia y el feeling de los personajes gozan de una fuerte influencia de los maestros del género de Péndulo Studios, más específicamente de su aclamada saga Runaway, pudiendo encontrarse varias similitudes entre sus protagonistas, Christian y Brian, como así también en su interacción con el resto de los personajes.

Destacado aparte merecen los puzzles, más que nada por su variedad, ya que además de los inimaginables usos que les daremos a los ítems de nuestro inventario, nos encontraremos con puzzles de lógica, diálogo, y memoria. Hay para todos los gustos.

En su tercer y final capítulo, Reversión se da el lujo de duplicar su duración con respecto a los anteriores, y se anima a ser más complejo, desafiante, y hasta cómico; se ve que los muchachos de 3f Interactive decidieron tirar toda la carne al asador, y quien escribe humildemente opina que han logrado su cometido.

Está más que claro que los desarrolladores son jugadores experimentados y enamorados de la aventura gráfica, y Reversión lo exuda en cada uno de sus momentos. No sólo da un inmenso gusto que un cacho de nuestra cultura haya quedado tan bien plasmado en un videojuego, sino también que lo haya sido a través de mentes y manos que aman el género.

¿LO JUEGO?

Sí. Decididamente va a saber satisfacer el hambre de aventura gráfica que cada tanto aqueja.

Lo Bueno

  • Diálogos divertidos.
  • Una historia que se pone cada vez más interesante.
  • Ver Buenos Aires tan bien plasmada en un videojuego.
  • Puzzles ingeniosos.

Lo Malo

  • Un tanto fácil (con algunas excepciones).
  • El voice acting en castellano del primer capítulo.
7.5

Bien logrado

Guillermo Valdovinos
Con el Derecho como vocación, y los videojuegos como pasión, Guille, “el Gurú”, es un gamer integral, con un amor incondicional a Nintendo, pero que se desvive por jugar cuanta cosa sale al mercado...y hasta a veces lo que ni llega a salir. Los géneros que lo pueden son los RPGs -tanto orientales como occidentales-, peleas y aventuras gráficas; con una fuerte tendencia a desenterrar juegos viejos y olvidados -de ahí su apodo-.