Bandai Namco PR Game Try Out 2020

Facundo Maciel

Pudimos probar las novedades de Bandai Namco de la próxima temporada. Leé la nota para conocer nuestras impresiones.

Bandai Namco vuelve a mostrarnos un catálogo voluminoso para el resto del año. En todos los casos probamos un nivel o un tramo pequeño del juego, por lo que las impresiones están basadas exclusivamente en lo que pudimos jugar. Es destacable cómo año a año, la empresa icónica por poseer la mayor cantidad de lanzamientos de juegos licenciados logra sacar decenas de títulos.

Sin dudas tenemos que comenzar por la estrella del partido. El nuevo juego de Capitán Tsubasa (Supercampeones para los amigos), no sólo es la apuesta jugosa de Bandai Namco del año, sino que es la prueba clara del efecto que tiene dejar descansar a las franquicias un tiempo prudente.

Desde su anuncio que la expectativa es alta. La percepción de que íbamos a estar ante un PES/FIFA arcadoso fue exactamente con lo que nos terminamos encontrando.

En un simple partido entre el Newpi y el Franco Canadiense (sí, no vamos a usar los nombres en japonés) se pudo disfrutar de un juego de fútbol que logra ser sólido a pesar de las licencias que se toma para ser fiel a la obra en la que se basa.

Si bien la base jugable es la misma que en un juego convencional, todo empieza a cambiar cuando entra en acción el dramatismo clásico de la franquicia. Lo más representativo es la posibilidad de hacer un tiro especial simplemente presionando por más tiempo el botón de tiro al arco. Una vez realizado, la cámara gira para logar el efecto animesco representativo para así pasar a la misma escena del lado del arquero, momento en el cual empezamos a cruzar los dedos para que sea un gol. Hay variables como el cansancio de los jugadores o la distancia al arco que afectan la posibilidad de marcar, que logran esta diferencia en estrategia que no anula la necesidad de jugar un buen partido.

Esta esencia se repite en pases especiales, marcaciones rápidas, esquives o la posibilidad de sacarle el balón al rival rápidamente. Combinado con el hecho de que no hay árbitro, el juego logra un ritmo veloz y efectivo.

Con lo poco que pudimos ver queda en evidencia el peso de los personajes del equipo. Oliver, Steve y Tom pueden hacer tiros especiales, mientras Richard Tex Tex se destaca como mejor arquero. El componente estratégico que puede sumar armar un buen equipo con los jugadores de la desmedidamente poderosa selección japonesa de Los Supercampeones sólo nos deja con más ansias de las que comenzamos.

Seguimos la jornada con One Piece Pirate Warriors 4. Una nueva iteración de la fusión del género musou con One Piece. Personalmente creo que One Piece Pirate Warriors 3 es el mejor juego del género hasta la fecha, ya que supo combinar los elementos que hacen al género entretenido con una franquicia sobre la cual se potencian las falencias clásicas de personajes poco conocidos e historia inexistente o confusa.

Para mi sorpresa, el juego sumó dos novedades: un sistema simple de combos combinables para hacer que los personajes tengan más de un movimiento especial, y la posibilidad de transformaciones semi-permanentes. Cada Warriors existente intenta realizar variantes, y si bien todas suman variedad, juegos bien vistos de la franquicia como Hyrule Warriors o Fire Emblem Warriors no supieron añadir mecánicas sin detener el ritmo frenético del juego. One Piece parece haber encontrado un mejor camino.

Finalmente destacamos la mejora en el aspecto visual con respecto a su predecesor. Si bien comparten generación, se notan las mejoras en la calidad del cell-shading, fruto de los años que pasaron.

Entrando en el terreno juegos un poco más polémicos, llega el turno de esa franquicia de un mundo lleno de héroes, con combates al mejor estilo Naruto Ultimate Ninja Storm, con una historia basada en el anime y la posibilidad de crear a tu personaje. ¿El problema? Esa descripción es válida tanto para My Hero Academia 2, como One Punch Man A Hero Nobody Knows. Por un lado esto es criticable, ya que se nota la repetición casi abusiva de la fórmula, mientras que por el otro es meritorio, ya que cada jugador puede elegir jugar a su franquicia favorita con un estilo de juego estandarizado y efectivo.

My Hero Academia 2 es lo esperado, exactamente lo mismo que el uno, con los personajes de la última temporada. Si bien los trailers prometen algunos modos interesantes, nada indica que haya mucho valor agregado.

One Punch Man, por otro lado, aprovecha su status de franquicia exitosa para tener su primer juego del estilo. Como mencionamos con anterioridad, hacer cosas como crear tu personaje se siente repetido gracias a que la fórmula se viene reiterando hasta el cansancio. Algo similar sucede con el sistema de combate que no dista de títulos similares.

Esto no quita que sea una experiencia que cualquier seguidor del anime va a poder disfrutar.

Por último entramos en los dos peores títulos de los presentados. Si bien hay que reconocer que estábamos ante las demos con menor tiempo de desarrollo, también son dos títulos que muestran la peor cara de este tipo de entregas.

Primero tenemos el Sword Art Online: Alicization Lycoris, una nueva entrega de las ya anuales contrapartidas de la animación que cuentan su historia adaptada de personajes y escenarios conocidos.

Es cierto que cada juego intenta cambiar la fórmula, ofreciendo RPGs de acción muy distintos entre sí, pero lamentablemente le falta ese condimento que hace que un juego tenga identidad y no sea un producto para exprimir más a la franquicia.

Por último toca comentar el nuevo juego de Gundam con el nombre más complicado hasta la fecha, Mobile Suit Gundam Extreme Vs. Maxi Boost On. Una nueva experiencia de un estilo de combate autodenominada como “Maxiboost”, que hace foco en poder usar los Gundams aprovechando la variedad de armamento y piezas que tienen. Se aprecia la localización de este tipo de juegos, pero termina quedando relegado exclusivamente al público al que apunta.

Facundo Maciel
Facu ya no es el checkpointer más joven, pero si el mas alto. Prefiere jugar en las consolas de Sony, aunque también le gustan las portátiles de Nintendo y en lo posible escapa de la PC como plataforma de videojuegos. Disfruta de una buena historia antes que todo, sin importar el medio o el formato (series, cine, libros...), aunque los videojuegos son los que más lo atrapan. Como la mayoría en Checkpoint juega desde que tiene conciencia y sabe que va a seguir jugando siempre.