DCL The Game Review

Diego Komodowski
PC PS4 Xbox One

En los videojuegos se puede encontrar de todo, tanto que en esta ocasión les voy a contar acerca de DCL The Game. No, no te confundas: no es contenido descargable, sino la sigla en inglés para Drone Champions League, sí, carreras de drones. Interesante, ¿verdad? Veamos.

Me encantan los juegos de carreras de todo tipo, desde juegos ultra arcadosos como Need For Speed o el fantástico Forza Horizon 4, hasta híbridos con simulación como Project Cars o el archiconocido Gran Turismo, sin dejar de lado las carreras futuristas de clásicos como Wipeout o el más reciente porteo de FAST RMX en Nintendo Switch.

Básicamente si hay una línea de largada, una de llegada y mucha velocidad, como mínimo, me interesa. De esta manera llegué a DCL The Game, un juego de carreras de simulación de drones. Sponsoreado por algunas marcas importantes como Red Bull, y con producción de la propia liga de drones, este título simula completamente las carreras y torneos reales de los bólidos con cuatro hélices.

Al principio todo es adrenalina.

El menú principal.

El juego se presenta con una interfaz simple pero correcta que nos permite realizar carreras rápidas, contrarreloj, eventos online, multiplayer y vuelo libre.

Lamentablemente, el juego no cuenta con un modo campaña donde estén armadas secuencias de carreras con diferente dificultad en la IA, sino que directamente la opción para desbloquear las veinticuatro pistas disponibles a la fecha de salida (hay promesas de más pistas en el corto plazo) es participar en las carreras contrarreloj, donde las pistas están agrupadas en tres categorías de dificultad: fáciles, medias y difíciles.

El juego cuenta con cuatro modos de conducción: arcade, para los más novatos; gps, para el modo libre de exploración; angle, para competir de manera más realista pero con algunas asistencias de nivelación; y manual, que nos permite la simulación total de nuestro dron.

El sistema de conducción arcade no tiene nada que ver con manejar un dron: se acelera con el trigger derecho, se frena con el izquierdo y se dobla en strafe con un análogo y en ángulo con el otro. La altitud y equilibrio del dron es automática, y sube o baja por la IA que se monta sobre la línea guía del recorrido, ya que no hay una pista concreta; el sistema se basa en “simular” la pista con diferentes checkpoints a atravesar. Luego de correr algunas pistas en modo arcade para entender el funcionamiento del título, me decidí a pasarme a otros modos. En el modo manual todo se convirtió en un caos sin control, no tenía idea que manejar un dron fuese tan difícil. Tuve que usar los tutoriales en video que, además de no ser muy detallados, se encuentran fuera del hub del juego en una web externa, algo poco ameno e impráctico.

DCL The Game no es un juego ni cerca de lo arcade. Es un título cien por ciento simulación, lo cual plantea un problema de acceso a cualquier público.

Las carreras nocturnas son un show de colores estilo neón.

Lo peor del caso es que se me hizo tan complejo intentar controlar al dron que entendí que esto no era para mí y me dije “bueno, lo voy a disfrutar cual clon de juegos estilo Wipeout”, y decidí volver al sistema de control arcade. Lamentablemente aquí se produciría la decepción total: para poder desbloquear nuevas pistas, hay que obtener un buen tiempo de carrera en un sistema de puntaje de cinco estrellas (en lugar de estrellas usan hélices, ¡cuac!). El tema es que los tiempos estimados para obtener el puesto uno o las cinco hélices, son literalmente imposibles de alcanzar jugando en modo arcade. Lo que sucede entonces es que uno no puede obtener mejores tiempos y no logra destrabar más que cinco o seis pistas.

Los escenarios son más que correctos.

No me considero un mal jugador de juegos de carreras. Tampoco me considero un desastre acostumbrándome a sistemas de control nuevos. Pero lo que sucede con DCL The Game roza lo restrictivo. Me encontré totalmente impedido de finalizar una sola carrera en sistema manual, con mejor tiempo que en el sistema arcade. Lo cual me dejó encerrado sin posibilidad de conocer más pistas.

Entiendo que quizá con muchas, muchísimas horas de dedicación a entrenar el modo manual, se pueda llegar a controlar de forma eficaz el dron, pero creo que eso sólo deja lugar a los máximos fanáticos de la simulación que realmente quieran pilotear drones en la vida real. Incluso se le puede conectar un mando de control real de drones al título. Tal es así que los mejores puestos rankeados en eventos online, pueden ser llamados y sponsoreados para participar manejando drones reales. Gran premio para los dedicados a tiempo completo.

De verdad, este título es para muy pocos.

Jamás me fue bien compitiendo online en juegos de gran componente de simulación como Gran Turismo o Project Cars, pero realmente podía disfrutar de estos títulos en sus modos de campaña con asistencias de manejo, e incluso de ocasionales partidas online de bajo ranking donde alguna vez me di el lujo de salir primero.

No es el caso de este título. La simulación es total y compleja, y la opción arcade es un relleno simple que no sirve realmente para nada, dado que el juego no está preparado para ser disfrutado en su totalidad en este modo. Una pena, porque los gráficos son buenos, los paisajes variados y las pistas súper originales y fuera de lo que uno está habituado en los títulos de carreras.

Imposible salir primero en modo de juego Arcade.

DCL The Game puede ser una excelente herramienta de entrenamiento para pilotos reales o aspirantes a pilotos de drones de competición. Pero su simulación es tan realista que deja completamente afuera a quienes podríamos disfrutarlo de una forma estilo arcade o híbrido. Una decepción para este redactor.

¿LO JUEGO?

No. Salvo que seas un mega fanático de los drones y/o aspires a ser un piloto real de carreras.

Lo Bueno

  • Buenos gráficos tanto de los drones como de paisajes.
  • Pistas muy originales, pertinentes a este tipo de competencias.
  • Posibilidades de sponsoreo si sos un piloto destacado.

Lo Malo

  • No se puede completar el juego en modo arcade.
  • La simulación es ultra restrictiva para jugadores aficionados.
7

Bien logrado

Diego Komodowski
Diegote empezó a jugar con el clon de Atari 2600 "Dynacom" y poco tiempo después conoció la ColecoVision y se terminó de enamorar de los videojuegos para siempre. Conductor de Checkpoint radio, actor, coreuta y programador de sistemas; aporta ese granito de arena al proyecto de Checkpoint. Es consolero y tiene un amor olvidado en la Sega Genesis y la Dreamcast. Actualmente juega mucho en Playstation, pero también tiene una PC más o menos Gamer y disfruta de las bondades de Steam. Le encantan los shooters y aventuras en 3ra persona, y si tienen buenos puzzles mejor; en los últimos años se prendió mucho con la onda de los juegos indie.