Sakura Wars Review

Facundo Maciel
PS4

Aunque muchos por este lado del mundo no lo conozcan, Sakura Wars es una saga cuya primera entrega fue lanzada en 1996 y gozó de varias secuelas a lo largo de los años. El Sakura Wars de la review que están leyendo actualmente es un reboot de la franquicia -por no decir una reinvención- ya que muchos elementos, incluyendo el protagonista, fueron modificados.

Nuestro personaje, Seijuro, es un militar que fue re-alocado para dirigir Flower Division, un grupo de guerreras de élite que lucha en mechas contra demonios, y son actrices que actúan en el teatro imperial, que a la vez les sirve de base de operaciones y hogar.

¿Suenan como dos conceptos muy distintos? Sí, ya que podemos dividir al juego en dos grandes partes. Tal como popularizó Persona, tendremos una gran sección donde nos relacionamos con nuestras compañeras de equipo y otra de combates que se ve levemente afectada por nuestras decisiones del otro segmento.

El giro es que toda la parte de relaciones es en realidad un simulador de citas complejo con un estilo muy oriental, al que poco está acostumbrado el público occidental lo que, independientemente de gustos, va a resultar impactante para quien no lo esperara.

Escenas 100% animadas acompañan gran parte de la aventura.

Las bases de esta porción del juego se desarrolla en cada conversación que tenemos, sea respondiendo en conversaciones grupales con el resto del equipo, o en conversaciones uno a uno que vienen de varios sabores y colores. Cualquiera sea el caso, ante distintos planteos vamos a poder elegir una respuesta, aspecto que actualmente está de moda en muchos juegos aunque la relevancia suela ser nula. Por suerte este no es el caso y muchas veces no vamos a estar seguros de qué respuesta elegir para obtener el resultado deseado, y va a ser frecuente tener una respuesta que no esperábamos, manteniendo fresco el ritmo de las conversaciones. Suma al contexto, a pesar de la simpleza gráfica, que cada momento de pensamiento está acompañado de alguna animación dinámica o cómica que representa bien la responsabilidad de nuestro protagonista.

Dependiendo de nuestras elecciones vamos a llegar a momentos personales con nuestra guerrera favorita, donde podemos usar nuestros mejores cumplidos para intentar ganar algo más que una buena conversación. Este aspecto es sin duda el punto más alto del aspecto dating sim de la experiencia.

Dating Sim, con bastantes opciones diferentes a las que venimos acostumbrados.

Hack n’ Slash aprobado (pero no con honores).

No hay que olvidar que no deja de ser un juego sobre un comandante que debe sacar adelante a su equipo, levantándolo de un mal momento tanto en combate como en el aspecto actoral, que a su vez está afectando las finanzas de su base de operaciones y su inminente desafectación.

A la hora de pelear pasamos de un extremo al otro, cambiando a un hack n’ slash de mechas donde luchamos contra una gran cantidad de demonios. A diferencia de juegos pasados, el género adoptado en este aspecto es sencillo en comparación con otros del estilo, quedándose en lo superficial en cuanto a complejidad, aunque cumpliendo.

Cada uno de los integrantes de Flower Division tiene un mecha característico, el cual abordamos y cambiamos en tiempo real durante combates contra decenas de enemigos. Un lindo detalle es que nosotros vamos a utilizar un robot, pero nuestros compañeros nos acompañan y atacan físicamente a pesar de ser intercambiables.

Los comandos, como literalmente en cualquier juego del estilo, corresponden a combinaciones de ataques fuertes y débiles, con la posibilidad de moverse rápido y hacer esquives que, al aplicarlos justo antes del golpe rival, nos ralentiza el tiempo para un potente contraataque. Además, existe una barra que al llenarse nos habilita un golpe especial.

El juego se divide en capítulos con intervalos. Por algún extraño motivo, no se puede grabar excepto en dichos intervalos. Dejando de lado las secuencias de acción, parecería una decisión ridícula que impide sesiones cortas de juego.

Algunos efectos clásicos de la época están muy bien representados.

Conocí esta saga gracias a Project X Zone, que nos presenta a varios de los personajes y locaciones icónicas, aunque sin mechas. De ahí empecé a investigar y me interesó al ser una saga de décadas, y tener un aire japonés de esos clásicos atemporales.

Cuando finalmente llegó a mis manos esta entrega, me sorprendí con toda la parte de dating sim, y si bien sigue sin ser un género que me interese en particular, se nota la calidad. Lamentablemente no puedo decir lo mismo del combate, que -nuevamente- si bien cumple, podría haber sido muchísimo más ambicioso.

¿LO JUEGO?

Es un interesante dating sim con combate de mechas, pero no deja de ser un juego de nicho.

Lo Bueno

  • Dating sim con muchas opciones.
  • La toma de decisiones está sorpresivamente bien llevada.
  • Los diseños de personajes y mechas recuerdan a lo mejor de los 80s/90s.

Lo Malo

  • El combate podría haber sido sencillamente mucho más ambicioso.
  • No poder grabar en cualquier momento.
7

Bien logrado

Facundo Maciel
Facu ya no es el checkpointer más joven, pero si el mas alto. Prefiere jugar en las consolas de Sony, aunque también le gustan las portátiles de Nintendo y en lo posible escapa de la PC como plataforma de videojuegos. Disfruta de una buena historia antes que todo, sin importar el medio o el formato (series, cine, libros...), aunque los videojuegos son los que más lo atrapan. Como la mayoría en Checkpoint juega desde que tiene conciencia y sabe que va a seguir jugando siempre.