Marvel’s Avengers Review

Facundo Maciel
PC PS4 Xbox One

La apuesta de Square-Enix y Crystal Dinamics por uno de los equipos de superhéroes más grandes de la historia finalmente se lanzó. Enterate de la opinión de un juego que divide aguas en nuestra review.

Es difícil no comenzar el análisis haciendo alusión a las críticas de los primeros días del juego en el mercado. Nadie escapa de un mal comienzo, o una expectativa desmedida. Sin embargo, Marvel’s Avengers se encuentra en una situación particular, con puntajes y opiniones diametralmente opuestas que, si analizamos detenidamente el origen de esta guerra civil de jugadores, tiene una explicación más coherente y razonable de lo que uno cree. Para analizarlo, vamos a ir de los destacados menos polémicos, a los más controversiales.

La historia del juego nos introduce en un mundo donde los Avengers ya son un grupo construido, en un universo extendido donde se referencia a otros superhéroes. En este contexto se hace una gran celebración en las afueras de San Francisco, donde un experimento aparentemente sale mal, destruyendo gran parte de la ciudad, creando incontables inhumanos (humanos con poderes cual mutantes), liquidando al Capitán América, rompiendo al grupo y hundiendo su reputación.

Si bien a lo largo de la historia vamos a tomar las riendas de los seis héroes principales, Kamala Khan podría ser considerada la protagonista. Una niña que se vio involucrada en los eventos desastrosos que pasaron a la historia como el A-Day, una fanática de los Avengers que pasaría a tener sus propios poderes como inhumana, y la persona que movería la historia para reunir finalmente al equipo encargado de vengar la tierra.

Haber encarado la historia desde esa perspectiva es sin dudas un gran acierto, ya que se trabajó muy bien el desarrollo del personaje de una novata insegura, a un símbolo de algo más grande con un manto de responsabilidad sobre sus hombros.

Rearmando al equipo, una gaseosa a la vez.

Acompañado de un lindo contraste por ser la nueva del equipo, en medio de una reconstrucción con varias heridas abiertas, que afectan notoriamente a un grupo con relaciones interpersonales muy bien construidas, aspecto que se ve potenciado por actuaciones que no tienen nada que envidiarle a los mejores exponentes multimediáticos de la franquicia.

El punto débil de todo este gran envoltorio es que la historia en ningún momento sorprende, no hay giros inesperados de magnitud, ni decisiones arriesgadas. Uno pensaría que un juego de héroes no lo necesita, pero títulos como Marvel’s Spider-Man lograron este equilibrio de manera más elegante. Esto no impide un disfrute enorme, pero apena la ausencia de ese condimento para tener la receta perfecta.

Avengers, assemble!

Al ser un juego del equipo Avengers y no de héroes individuales, vamos a controlar por completo a Kamala, Hulk, Iron-Man, Black Widow, Thor y Capitán América.

No es fácil hacer coexistir a un plantel diverso, sin embargo el juego logró diferenciarlos a un nivel mucho más grande de lo que uno hubiera esperado. Todos los personajes se manejan en esencia igual, pero mientras más los exploramos, más nos damos cuenta de lo distinto que se sienten.

Todos tienen combinaciones débiles y fuertes de golpes, esquives, disparos, tres skills y aumentos de fuerza temporales, pero un trabajo minucioso en cómo cada cualidad se pensó para el personaje en cuestión logran el objetivo de armar un equipo con seis individuos bien diferenciados.

No es lo mismo lanzar el mjölnir a un enemigo desde lejos y mantenerlo aplastado mientras lo liquidamos a golpes limpios con Thor para después invocar al martillo y empezar a liquidar a diestra y siniestra , que esquivar rápidamente y hacer combos individuales con Black Widow. Como así también es diferente atacar a la araña gigante metálica cual tanque con Hulk, centrándose en las piernas, que sobrevolar el cielo disparando misiles con Iron-Man.

Todos pueden hacer todo, pero la composición de movimientos que cada personaje presenta hace que instintivamente nos decantemos por una estrategia, aspecto que reluce en misiones más avanzadas con amigos online o la IA.

Incluso con 40% de armadura, Tony se la banca.

El último gran punto a destacar, aquel más imperceptible de lo aparente, es ante qué tipo de juego nos encontramos y, al menos en la opinión de este redactor, es el que divide aguas.

Marvel’s Avengers mezcla un juego de acción/aventuras con foco en la historia como los últimos Tomb Raider (después de todo, los desarrolla el mismo equipo), con un juego puramente online cual Destiny o The Division, cambiando el foco de shooter a algo más parecido a hack’n slash.

Ni bien empezamos el juego se nos da a elegir entre el modo historia o el modo online, el cual técnicamente sucede post-campaña. Estos dos conceptos se mezclan fuertemente entre sí generando varios contrastes.

El mercado laboral de los NPCs de misiones secundarias roza sus mejores épocas.

En el modo historia per se, vamos a tener dos grandes tipos de misiones. Las individuales en las que se nota su foco para un jugador, gracias a entornos mucho más chicos, con varios eventos coreografiados y cinemáticas al nivel de los mejores juegos de la generación, y las grupales que nos llevan a mapas semi-abiertos con posibilidad para explorar y encarar batallas masivas contra hordas y hordas de enemigos.

Si te gustó ver a Lara Croft cayendo de un acantilado sólo para salvarse a último momento con un gancho y una rama milagrosamente ubicada, en este juego vas a tener segmentos muy similares. Y si esperabas un desfile de héroes contra villanos también lo vas a tener. Dicho eso, el juego se puede jugar -sacando los niveles individuales- con hasta cuatro jugadores online o con la IA, donde cabe destacar que esta última hace un gran trabajo, y los compañeros virtuales mantienen las skills y niveles de nuestro progreso con el héroe en cuestión.

Cambiá el metal por una tumba perdida y decime la diferencia.

I am Iron-Man, pero sin todo el protagonismo.

Si nos interesa única y exclusivamente la historia, no hay demasiado que quejarse ya que la variedad entre el progreso guionizado y combate abierto se logra con el contraste antes mencionado, sin embargo vamos a exponernos a un sistema de leveleo muy típico de juegos online, que puede no sólo confundir a quienes no lo estén buscando, sino que puede influenciar negativamente la experiencia.

Hay un abismo de diferencia entre jugar unos niveles por encima o por debajo de la media, incluso pudiendo elegir la dificultad. Si vamos por lo fácil el juego se convierte en una máquina de apretar cuadrado, mientras que si vamos por lo difícil tenemos que ser realmente tácticos y cuidadosos, apoyándonos en una estrategia de equipo.

Las misiones secundarias de la historia se acumulan y comparten el progreso hacia el modo online. Si decidimos ir de lleno a este otro foco del juego, vamos a encontrarnos con cierto nivel de repetitividad, intrínseco del género, pero extremo para quienes no lo esperaban.

Depende de quién lo mire. Repetir niveles con distintos héroes en busca de ir aumentando el desafío es divertido o pierde la gracia rápidamente. Críticas como que está mal nivelar a Black Widow con Hulk pierden fuerza justamente al entender la necesidad de poner una base en común, potenciado por las diferencias antes explicadas.

Destacando otros aspectos, si nos centramos en la experiencia multijugador, el lobby podría ser más cómodo hacia el usuario, al igual que la forma en la cual accedemos a la customización de nuestros personajes. El juego presenta daño elemental, lo cual en la campaña es un aditamento de dificultad, pero en los niveles más avanzados se vuelve un elemento crucial en el equipamiento que asignemos. También tenemos decenas de trajes alternativos y diferentes opciones de customización.

Casi por definición, los dos géneros que el juego intenta mezclar presentan elementos que no conviven, pero se hizo un intento de innovación muy interesante que podría traer lindos resultados para el futuro de títulos similares. Es una pena que, por ejemplo, aprovechando este acercamiento, no se haya incluido un multijugador local de al menos dos jugadores. Dejando de lado detalles menores o mayores, lo que verdaderamente está mal es juzgar a la campaña con ojos de juego online y viceversa. Los futuros DLCs, de los cuales poco se sabe por el momento, van a demostrar si es un proyecto sostenible en el tiempo y si este formato híbrido puede sostenerse utilizando buenas historias bien ancladas para expandir el universo y el multijugador a la par.

Cada vez que iniciamos vemos al equipo completo en el último estado en el cual lo dejamos.

Para cerrar, es destacable la calidad audiovisual, aspecto que se nota tanto en tomas cercanas a los personajes donde se pueden ver modelos muy detallados con ropajes y armaduras muy realistas -menos, curiosamente, la armadura principal de Iron-Man- o en escenarios grandes como bosques en llamas con las cenizas volando por nuestro camino.

Fue un acierto no haberse acoplado al éxito de las películas en cuanto a los tiempos de desarrollo, pero sí en cuanto al plantel principal. Vale decir que más allá de los juegos, es innegable la intención e identidad que este juego pudo lograr.

¿LO JUEGO?

Un híbrido muy peculiar entre juego de acción y multiplayer online. Un muy lindo juego de Avengers y una buena oferta si sabés con qué te vas a encontrar.

Lo Bueno

  • Un modelo híbrido innovador en muchos aspectos.
  • El control individual de cada personaje y las diferencias entre los mismos.
  • Las actuaciones y el show de la historia.
  • La atención a los detalles.

Lo Malo

  • El modelo híbrido puede confundir y cruzar elementos diametralmente opuestos.
  • Cierta repetitividad característica de los juegos multiplayer.
  • A la historia le faltan sorpresas.
  • Poca claridad en cuanto a la dirección de los DLCs.
  • Problemas varios de optimización en la versión de PC.
8.5

¡A no dejarlo pasar!

Facundo Maciel
Facu ya no es el checkpointer más joven, pero si el mas alto. Prefiere jugar en las consolas de Sony, aunque también le gustan las portátiles de Nintendo y en lo posible escapa de la PC como plataforma de videojuegos. Disfruta de una buena historia antes que todo, sin importar el medio o el formato (series, cine, libros...), aunque los videojuegos son los que más lo atrapan. Como la mayoría en Checkpoint juega desde que tiene conciencia y sabe que va a seguir jugando siempre.