Gundam Extreme Versus Maxiboost ON Review

Facundo Maciel

Uno de los juegos de combate insignia de Gundam regresa en su versión más completa hasta la fecha.

Es muy complicado saber ante qué estamos exactamente sin un poco de investigación previa. Esta review la escribe alguien que no es seguidor persistente de Gundam, pero disfrutó varios de sus juegos y tiene conocimiento general de la franquicia. Hay dos formas de ver este título de nombre tan complejo: como la versión para consolas de su contraparte homónima para arcades, lanzada en el 2016; o como un híbrido entre secuela y update del la línea de juegos “Versus”.

Como tal, esta línea “versus” convoca a prácticamente todos los mechas de las decenas de series que tiene Gundam y los enfrenta en batallas de dos contra dos con algunas variaciones.

A pesar de ser tridimensional y de múltiples participantes, el juego logra implementar el concepto de “fácil de jugar, difícil de dominar”, es decir, tiene un set de movimientos base usuales entre diversas intensidades de golpe -salto/vuelo/esquive o ataques con armas especiales-, pero oculta una voluminosa cantidad de combos que sólo vamos a dominar si le dedicamos el tiempo suficiente a nuestro Gundam favorito.

Si bien las opciones de customización son prácticamente nulas, la variedad es inmensa, aspecto que se siente un acierto total para el foco del juego.

Todo el catálogo bien clasificado.

El modo principal, una gran matriz que depende de la dificultad.

Como porteo de un juego de Arcade, encima de hace ya varios años, quedan en evidencia dos temas.

El primero es el aspecto gráfico, que se quedó estancado en una línea hace años, y un juego con semejante calidad de “robot metálico y rayos láser” podría aprovechar una buena renovación con tecnología más actual.

La segunda es que todos sus modos principales son puramente versus. Se encontró una vuelta muy interesante gracias a un sistema de matrices, donde dependiendo de la dificultad que elijamos pelea tras pelea vamos a terminar arriba o abajo, y así repetidamente hasta terminar todas las rondas de combate. A nivel combate hay variedad y posibilidad de jugar multiplayer, pero tiene una repetitividad muy inmediata.

Hubiera sido ideal un modo historia hecho y derecho, con alguna excusa de arco argumental para pasearnos. Existe algo similar camuflado detrás de una sucesión de misiones con un hilo, pero no lo suficientemente desarrollado para considerarse una modalidad especial.

Así queda en evidencia que el peor aspecto del juego es, irónicamente, su historial. La popularidad japonesa y el amor de los fanáticos más acérrimos no alcanza para este tipo de juegos. Se festeja que se apueste a localizar estos títulos que hace no tanto quedaban atrapados, pero una mejora de fondo viene siendo cada vez más necesaria.

Sangre y aceite.

¿LO JUEGO?

Un buen juego de peleas de Gundams, pero no ofrece mucho más para el público no interesado.

Lo Bueno

  • Mucha variedad de Gundams con sus respectivos movimientos.
  • Modos de versus bien planteados.
  • Para un título tan largo, el diseño es muy bueno.

Lo Malo

  • Falta una excusa de modo historia.
  • Mucha confusión en cuanto a legado y ubicación del juego.
  • Ofrece innecesariamente poco para nuevos ingresantes a la franquicia.
7

Bien logrado

Facundo Maciel
Facu ya no es el checkpointer más joven, pero si el mas alto. Prefiere jugar en las consolas de Sony, aunque también le gustan las portátiles de Nintendo y en lo posible escapa de la PC como plataforma de videojuegos. Disfruta de una buena historia antes que todo, sin importar el medio o el formato (series, cine, libros...), aunque los videojuegos son los que más lo atrapan. Como la mayoría en Checkpoint juega desde que tiene conciencia y sabe que va a seguir jugando siempre.