Captain Tsubasa: Rise of New Champions Review

Sebastián Cutuli
PC PS4 Switch

Las aventuras de Oliver y sus amigos vuelven a consolas por primera vez en diez años, con un juego que combina parte de la historia del mítico anime junto a una nueva etapa, en donde podremos crear a nuestro propio Super Campeón.

Han pasado tres años desde el último juego de Captain Tsubasa, u Oliver, como preferimos llamarlo los fanáticos del mítico anime Super Campeones de principios de los 90´s, en donde nuestras emociones infantiles abundaban sin límites; y ya se sentía la necesidad de actualizarse sobre esa experiencia, sobre todo por haber sido una entrega mobile.

Captain Tsubasa: Rise of New Champions es el primer juego de la saga en consolas de video juegos de los últimos diez años, consecuencia comercial del remake de la serie original de anime estrenada en 2018, lo cual enfatiza marcadamente la expectativa que se generó alrededor del esperado título.

Enfocando el análisis en la jugabilidad, Rise of New Champions no es un juego de fútbol regular, y aquel que busque una experiencia similar a PES o FIFA pero con super tiros se llevará una gran decepción. El juego se funda sobre sus raíces del RPG futbolístico que tanto nos deleitó en la querida NES, y que fue mutando levemente en diferentes entregas para PS2, Nintendo DS y mobile.

Tsubasa y Hyuga, polos opuestos de grandeza.

El tiger shot de Hyuga, mi favorito.

Cada jugador posee una barra de Spirit, que será necesaria y se irá vaciando al esquivar jugadores, correr, disparar al arco, hacer una barrida o al atajar. Si la barra de Spirit está por debajo del 50%, nuestro jugador estrella no podrá ejecutar sus super tiros aunque sostengamos el botón de disparo. Por suerte, el medidor se sigue llenando mientras sostenemos el botón de tiro y esperamos el efecto sonoro que nos indica que el golpe está listo.

Disparar un super tiro al arco no es tarea fácil, ya que nuestros contrincantes podrán sacarnos fácilmente la pelota con tan sólo superponerse en nuestra posición mientras corren. El juego no posee faltas y muchas veces se traba mucho el juego en el mediocampo, ya que los robos del esférico se hacen muy frecuentes.

Por otra parte, disparar un super tiro al arco no es garantía de meter un gol: los arqueros tienen un elevado poder de defensa y el medidor de spirit irá vaciándose dependiendo de la potencia del jugador que dispare, la distancia desde donde lo haga, y las cualidades del arquero. Además, si un defensor se encuentra en la ruta del disparo, puede interponerse y parar la pelota o sacarle gran parte de su fuerza.

Cada jugador posee cinco atributos que conforman su performance: técnica, velocidad, potencia, ofensa y defensa. Estos atributos varían dependiendo de la posición que ocupa el jugador en la cancha, pero además depende de las aptitudes técnicas y físicas del mismo. Todas las acciones que hagan nuestros jugadores dependerán de estos atributos para poder hacer buenos pases, disparar al arco, atajar o incluso esquivar.

Otro aspecto jugable interesante que introduce el juego es el V-Zone, un medidor extra que se llena esquivando jugadores de manera efectiva y que una vez activado, aumenta la regeneración de la barra de spirit de todo el equipo, resultando en jugadores más rápidos, resistentes y con mayor energía para tirar al arco. También se puede usar como último recurso para nuestro arquero, cuando una animación de un tiro especial contrario se inicia, evitando 100% de las veces el gol. Tampoco se puede olvidar mencionar los duelos: luchas encarnizadas de dos jugadores a base de apretar los cuatro botones principales del juego; quien logra llenar más la barra de duelo conseguirá que la pelota avance contra el arco contrario o, incluso, anotar un gol.

Rise of New Champions presenta como modo principal The Journey, en el cual se puede elegir entre Episode Tsubasa o Episode New Hero. En Tsubasa recorremos el tercer torneo de Mid School o secundaria, jugando únicamente con el Nankatsu (o Newpi), equipo en donde brilla estelarmente Tsubasa, pero donde también encontramos a veteranos de la serie como Ishikawa (Bruce) o Kisugi (Johnny Mason).

El torneo recrea perfectamente ese período de la serie y cada uno de sus enfrentamientos nos presentará desafíos diferentes en la jugabilidad, ya que las estrellas de equipos rivales tienen estilos bien marcados y se necesita enfocar la distribución de nuestro juego en una forma particular.

Tsubasa Ozora, el prodigio protagonista de la franquicia, buscará coronarse por tercera vez consecutiva con el Nankatsu en el torneo nacional para, posteriormente, cumplir su sueño y jugar en Brasil junto a Roberto, su mentor futbolístico.

En Episode New Hero tendremos la oportunidad de elegir entre tres equipos: Toho, el equipo de Hyuga y Sawada -Steve y Ralph respectivamente-; Furano, la formación que tiene como estrella a Matsuyama o Armand; y finalmente el Musashi, agrupación donde juega Jun Misugi o Andy.

Uno de los memorables combo moves del título.

“En Episode Tsubasa recorremos el tercer torneo de Mid School o secundaria, jugando únicamente con el Nankatsu.”

El inigualable esquive de Tsubasa.

Una vez elegido el equipo podremos crear nuestro personaje con una serie de variables básicas, que se irán incrementando a medida que avanzamos en el modo. Se debe elegir una posición para el jugador, un aspecto físico y un grupo de amigos con los que deseamos que se relacione.

¿Qué sería de Japón sin Benji?

Les presento a Tsebasa, mi creación.

La mecánica de la amistad está muy bien lograda, ya que entre partidos, se generarán multiplicidad de diálogos con distintos integrantes de nuestro equipo, del contrario, y de otras agrupaciones que puedan estar entrenando cerca nuestro. La elección de frases será fundamental para subir la barra de amistad con cada uno. Una vez que comienza un nuevo partido, se sortean los grupos con nuevos integrantes y podemos elegir con quien intentar simpatizar.

A lo largo del torneo, nuestro jugador irá ganando puntos de experiencia para repartir en los 5 atributos básicos de cada jugador. Además, dependiendo de nuestra relación con los diferentes amigos, podremos aprender movimientos especiales como tiros específicos (el tiger shot de Steve es mi favorito, por bastante), técnicas de pases, juego aéreo, esquive o habilidades pasivas que mejoran nuestra performance dentro del campo de juego o incluso fuera, ganando más experiencia en tarjetas de amistad o puntuación general de nuestro jugador en cada partido.

Algo para destacar en New Hero es que todos los diálogos de los integrantes de nuestro equipo nos harán sentir realmente como un rookie, y hacen pesar ese derecho de piso de un jugador nuevo en la agrupación.

La progresión del personaje creado está muy bien lograda, y una vez que termina el modo, podemos registrar a nuestro jugador en cualquiera de los 21 equipos disponibles del juego, ya sean nacionales de Japón o internacionales.

No todas son rosas, ya que si bien se valoran los diálogos acertados, la cantidad de texto a leer en ambos modos principales es alto, sobre todo en New Hero, donde podemos llegar a estar media hora o más sin jugar un partido, al mejor estilo transmisión de TV abierta para cubrir un partido por cable pago.

La potencia del V-Zone.

“La progresión del personaje creado está muy bien lograda.”

Las opciones de creador de personajes.

Por otra parte, las opciones de la jugabilidad dentro del partido son pocas, y se notan inferiores al abanico de posibilidades que se abrían en cada pase en las versiones enfocadas solamente en la interfaz gráfica y en los elementos RPG de la franquicia.

El 85% de las veces estaremos buscando la manera de pasarle la pelota a nuestro jugador estrella y sostener el botón de disparo para que meta un gol, lo cual hace poco variable el gameplay. Es casi imposible anotar un gol sin movimientos especiales, ya que, incluso si los arqueros no tienen spirit, ese tipo de tiros no pueden quebrar su defensa.

Gráficamente el juego cumple, con un estilo cell shaded imitando las últimas entregas de la serie de anime, pero no llega al nivel de fidelidad visto en otros exponentes del estilo, como por ejemplo Dragon Ball FighterZ. La merma en la expresividad de los personajes y la falta de dinamismo en las escenas típicas de la serie, donde el plano muestra  a los jugadores corriendo interminablemente en el campo de juego, dejan que desear como mínimo. No obstante, los tiros especiales son sencillamente impresionantes, con efectos delicados y muy vistosos. Estos son realmente el enganche visual del juego.

La parte sonora es correcta, con varios temas licenciados de la serie, pero que suenan pocas veces durante los partidos, fallando en generar el ambiente épico de los enfrentamientos. Por otra parte, la música de los entretiempos, entrenamientos y diálogos aburre, y deja un sabor a barato que no se borra fácilmente.

Además de los modos principales tendremos: el modo Collections, que brinda la posibilidad de acceder a clips y música de la serie animada remasterizada, lo cual es un gran detalle para los fanáticos para que puedan revivir los momentos emocionantes que hicieron tener en cuenta el título que se analiza; y el modo Versus, un multijugador hasta 4 jugadores.

Otro modos son: Online versus, que habilita partidos en línea sin retrasos ni esperas eternas; Practice, donde podemos repasar todas las funcionalidades de la jugabilidad; y por último Ultimate Edit, donde además de editar nuestro jugador creado en el modo New Hero, podemos crear un equipo propio custom, mezclando jugadores diseñados por nosotros y los regulares del título; y hasta comprar nuevos ítems estéticos y buffers que generan una diferencia a favor de nuestro personaje creado.

En conclusión, Captain Tsubasa: Rise of New Champions es un buen juego que captura la esencia del anime, pero falla en representarlo de manera espectacular. Los completos modos de juego y su divertida jugabilidad no logran eclipsar la pobre IA de la CPU y las interminables escenas de diálogos que pueden ser determinantes para nuevos jugadores interesados en la franquicia. Incluso con sus fallas, debería ser tenido en cuenta por los fans de la franquicia que esperaban desesperadamente su lanzamiento.

¿LO JUEGO?

Sí, siempre y cuando tengas amor por el fútbol en general o por el anime, especialmente por esta franquicia.

Lo Bueno

  • Modo New Hero.
  • Creación del personaje y posibilidad de crear equipos custom.
  • La espectacularidad de los super tiros y movimientos combo de dos o más jugadores.
  • El modo collections inyectando nostalgia en nuestras venas.

Lo Malo

  • Diálogos muy largos y vuelteros que pueden aburrir a un payaso.
  • Falta de variedad en la IA de la CPU.
  • Falta de presupuesto en la puesta en escena general del juego.
7.5

Bien logrado

Sebastián Cutuli
Seba es un gamer consolero de raza. Empezó con el family a principios de los 90’, siguió con la Sega Megadrive y después tuvo unos largos años de felicidad con dos de las más grandes consolas de sobremesa de Nintendo: Super Nintendo y Nintendo 64. Posteriormente, se enamoró incondicionalmente de Sony, adquiriendo una Playstation 2, continuando con la 3 y por último la 4. Fanático enfermizo de los juegos de pelea y los shooters, juegos de acción y hack and slash japoneses.