Marvel’s Spider-Man Miles Morales Review

Facundo Maciel
PS4

El universo de Marvel’s Spider-Man se sigue ampliando con esta “expansión” stand-alone centrada en Miles Morales.

Uno de los lanzamientos exclusivos más grandes de Playstation 4 tuvo todos los ojos en la mira, de cara a las expectativas de la nueva generación. Como un punto medio de transición más que acertado, Sony anunció Marvel’s Spider-Man Miles Morales, una secuela indirecta autosuficiente que aprovecha lo construido en el primer juego, y que sabe balancearse en estos momentos de cambio generacional.

A grandes rasgos es importante aclarar que las bases de la experiencia son las mismas, por lo que los invitamos a leer la review original. Como expansión glorificada se puede dar el gusto de no innovar demasiado, por lo que podemos confirmar desde el inicio que nos vamos a encontrar con la misma espectacularidad visual de un mundo que da gusto recorrer gracias a un control funcional e intuitivo, con mejoras en el gameplay y pequeños desaciertos en la narración y contexto.

Bienvenido a Spider-Man Miles “Murales”.

¡No, Peter, no es Mary Jane!

El juego transcurre luego de los eventos del DLC “The City That Never Sleeps”, donde tomaremos el control de Miles Morales dando sus primeros pasos firmes como Spider-Man con la ayuda y guía de Peter Parker.

Oh, casualidad, Peter se va de vacaciones con Mary Jane, por lo que luego de una espectacular misión inicial donde ambos Spider-Man luchan en conjunto, Miles queda solo a cargo de Nueva York por unas pocas semanas.

Oh, casualidad, nuevamente, no pasan dos días desde la partida de Peter que una nueva amenaza acecha la ciudad, de proporciones más grandes de lo que MIles cree poder contener. Bajo esa premisa comienza el arco de crecimiento del personaje.

Desde el lado positivo, Miles es un personaje fresco y se complementa bien con Peter, tanto en las interacciones con él como también en la forma en la que el mundo reacciona a dos Spider-Man y el protagonismo en ascenso del más nuevo. Además, da gusto adentrarse en este universo expandido de un mundo muy bien creado de parte de Insomniac.

Por el lado negativo, existen aún más casualidades en cuanto a varias revelaciones que se dan a lo largo de la historia, que contrastan negativamente con el gran trabajo que se hizo en este frente en la entrega original, quitándole una pizca de inmersión. Además, Miles es un personaje relativamente nuevo e inexplorado, haciendo que no se haya apostado por giros novedosos, por lo que si conocemos un poco de su obra ya podemos ver el final de algunas subtramas.

Para que no te olvides de usar barbijo.

Adicional a estos pequeños puntos flojos, que en ningún momento impedían un disfrute excepcional de la experiencia total, se suma el amigo/compañero de Miles, un estudiante que desde su habitación puede hackear cualquier computadora con una onda muy similar al amigo de Peter en las películas de Tom Holland; y una sobreexposición de hologramas -que puede realizar daño físico- tanto como gadget de combate, como con desafíos que dejó Peter antes de irse. Si bien es hilar fino, se siente un recurso genérico extraído de otro mundo que no encaja bien con lo que el resto del universo construido tiene para ofrecernos.

En cuanto al combate la historia es otra, ya que mejora uniformemente. Primero gracias a los nuevos movimientos también característicos del concepto de Miles, como el “venom strike”, la capacidad de introducir electricidad natural a los ataques y la invisibilidad. Ambos se suman a la paleta de opciones de combate favoreciendo el sigilo, el combate frenético o simplemente la movilidad de manera natural, efectiva y lo suficientemente fresca para diferenciar personajes y agregar un nuevo tipo de enemigo susceptible a estas habilidades.

Segundo gracias a una dificultad ajustada que nos demanda agilidad. Si jugamos al juego en hard nos vamos a encontrar perdiendo más veces de las que pensamos, en el mejor sentido posible. Pero más allá de un simple setting, se nota que hubo un perfeccionamiento aprendido del primer juego en cuanto a cantidad y variedad de enemigos que nos empujan a usar todas las técnicas del libro.

Tan frenética la acción que de 10 capturas esta fue la más nítida.

Los hologramas, de lo más forzado e innecesario de la entrega.

En uno de los puntos más criticados del juego original, las misiones secundarias, hubo un avance que lamentablemente se queda a medio camino.

Se introdujo una aplicación donde los ciudadanos postean problemas que abren las puertas a todas las misiones secundarias, que van desde rescatar un gatito hasta desarticular una organización mafiosa antes de que crezca lo suficiente. Si bien están mejor enmarcadas que antes, les sigue faltando sustancia. Irónicamente, esta mejora deja más en evidencia la falencia del juego por contar subtramas de mayor potencia. Si bien son entretenidas, haber optado por, por ejemplo, incluir más personajes del universo de Spider-Man para las mismas, le hubiera dado ese toque que les hace falta.

La presentación es cada vez mejor. A pesar de haber jugado en PS4 Pro, ya se notan mejoras en algunas texturas y detalles minuciosos. Curiosamente, los tiempos de carga ya son más veloces incluso en la Playstation 4 carente del SSD.

Los golpes eléctricos suman un nuevo matiz de colores y partículas en pantalla. La Nueva York nevada de Navidad refresca la satisfacción de balancearse por la ciudad, y la calidad gráfica, modelos y dirección general hacen que en ningún momento haya duda de la ambición ante la que nos encontramos.

En esta línea y para finalizar, la música tuvo un cambio grande adaptándose al estilo que mejor representa a Miles. Esto, combinado con la forma en la que el juego juega con su banda sonora, ayuda a reforzar el cambio de protagonista. Además, en varios momentos vamos a escuchar distintos géneros que representan diferentes culturas, cuya sutileza destaca. Utilizar algo básico y generar este impacto en segundo plano, es sin dudas un mérito a reconocer.

Columpiar por la ciudad sigue siendo un deleite.

Desde el primer balanceo con Miles, inmediatamente me sentí de vuelta en un mundo familiar y sólido. Los controles volvieron a mi cabeza como andar en una bicicleta, y la sensación de que estaba viendo “la secuela de algo grande” me hizo recordar a cuando esperaba las secuelas de las varias iteraciones de películas de Spider-Man en el cine.

Es más que bienvenido este acercamiento y ciertamente espero ver cómo este universo se sigue expandiendo. Para bien o para mal el piso del juego es muy alto, sobre lo que suman las novedades en el combate y la dirección hacia la que se quieren llevar las actividades secundarias, pero resta la cantidad de casualidades que suceden para justificar la historia.

¿LO JUEGO?

Sí, más de lo mismo de algo que funciona muy bien.

Lo Bueno

  • Miles es un buen nuevo protagonista.
  • Detalles como la forma en la que Nueva York reacciona a dos Spider-Man.
  • Jugabilidad y diseño mejorados.
  • La música como instrumento de representación cultural/generacional.
  • Mejoras en tiempos de carga, incluso en la versión de PS4.
  • Mejoras en el sistema de misiones secundarias.

Lo Malo

  • Demasiadas casualidades para justificar la historia.
  • El uso de algunos recursos baratos para ciertas misiones secundarias.
8.9

¡A no dejarlo pasar!

Facundo Maciel
Facu ya no es el checkpointer más joven, pero si el mas alto. Prefiere jugar en las consolas de Sony, aunque también le gustan las portátiles de Nintendo y en lo posible escapa de la PC como plataforma de videojuegos. Disfruta de una buena historia antes que todo, sin importar el medio o el formato (series, cine, libros...), aunque los videojuegos son los que más lo atrapan. Como la mayoría en Checkpoint juega desde que tiene conciencia y sabe que va a seguir jugando siempre.