Giana Sisters: Dream Runners Review

Guillermo Valdovinos

Sí, las hermanas Giana vuelven otra vez para aniquilar de una corrida todo el éxito que cosecharon en Twisted Dreams, su anterior iteración.

Remontándose al año 1987, las Giana Sisters constan de una historia llena de vicisitudes, y hasta se podría decir que parecida a la planteada por el Red Dead Redemption: hay crimen, momentos lindos, otros feos, de redención, y al final…desastre total.

La licencia tuvo su génesis con The Great Giana Sisters para Commodore 64, una copia barata del Super Mario Bros. -la imagen que acompaña este párrafo vuelve innecesario cualquier tipo de explicación-, lo cual significó para Time Warp Productions, sus desarrolladores, una batalla legal contra Nintendo, debiendo quitar el juego del mercado.

Lo peor de todo es que el juego en sí no era para nada malo y, desde ese momento, esta infame IP generó un culto que llevó a la salida de continuaciones no oficiales, siendo luego conseguida por Spellbound Interactive, quienes crearon una olvidable re-imaginación del juego para la Nintendo DS.

Finalmente, en el año 2012, Black Forest Games lanzó Giana Sisters: Twisted Dreams, un hermoso platformer que aún hoy en día es comprado y recomendado hasta el hartazgo. Ello nos llevó a pensar que esta gente, con su gran creatividad, iba a llevar la licencia a buen puerto…y nos equivocamos.

“The Great Giana Sisters”, maestras del choreo.

Las Giana Sisters constan de una historia parecida a la planteada por el Red Dead Redemption: hay crimen, momentos lindos, otros feos, de redención, y al final…desastre total.

Querés aprender a jugar? Poné un match y curtite, macho. A los bifes.

Nuevamente de la mano de Black Forest Games, nos llega una especie de continuación del Twisted Dreams, Giana Sisters: Dream Runners. No puede decirse que sea una real secuela, ya que no sólo  no cuenta con argumento alguno, sino que plantea un estilo de gameplay muy diferente a su antecesor.

Para empezar, Dream Runners es, en su esencia, un party game. Se puede jugar de a uno, sí, pero no es su principal objeto.

La premisa que se nos presenta es que hasta cuatro jugadores deberán atravesar lo más rápido que puedan uno de los tantos niveles que se ofrecen. Es decir, convirtieron los minijuegos multiplayer del Sonic the Hedgehog 2 y 3, o la Gourmet Race de Kirby Super Star en una full release para el deleite de sus jugadores.

¿Divertidísimo, no? Si funcionase, sí, estaría bárbaro.

Realmente me encanta cuando los desarrolladores toman dos o varios géneros, los remixan y crean un juego que sabe tomar lo mejor de cada uno de ellos. En Dream Runners sucedió EXACTAMENTE lo contrario: no funciona ni como platformer ni como juego de carreras.

Para empezar, el diseño de los niveles es de lo peor que puede verse en éste o cualquier videojuego donde deba atravesarse un nivel. Es decir, un juego que plantea el deber de recorrerlo a máxima velocidad sin detenerse tiene que contar con niveles que, destreza y buenos reflejos de por medio, ofrezcan la oportunidad de hacerlo; ejemplos en el campo sobran: Sonic Rush, o Rayman Origins/Legends. Se vé que los muchachos de Black Forest Games obviaron este pequeñísimo detalle, y crearon escenarios que hacen creer que un camello podría atravesar una cristalería con mayor fineza.

Dream Runners convirtió los minijuegos multiplayer del Sonic the Hedgehog 2 y 3, o la Gourmet Race de Kirby Super Star en una full release para el deleite de sus jugadores. ¿Divertidísimo, no? Si funcionase, sí, estaría bárbaro.

La idea es esquivar obstáculos e imponer otros para ralentizar a tus oponentes y prevalecer sobre ellos. No sólo estos ítems a usar son una porquería inservible que la mitad del tiempo vamos a estar tratando de recordar para qué sirven, sino que el sortear las trabas que el nivel nos pone roza lo imposible.

“¿Pero por qué?” seguramente te preguntarás. Paso a explicar: además de que el diseño de niveles parece haber venido de la mano de Stevie Wonder, cuando uno de los jugadores queda atrás del resto -siendo éste el objetivo, para ir eliminando contrincantes-, la cámara intenta abarcar a todos los involucrados, haciéndonos ver a nuestras hermanitas Giana cada vez más chiquitas, y dejando en una INMENSA desventaja a quien vaya primero ya que, al estar prácticamente tocando el borde derecho del televisor, le va a ser imposible saber qué obstáculo se le aproxima.

Igual, eso no es problema, ya que el juego presenta bugs en el sistema de premiación, asique tal vez salgas último y te premien con estrellas que no te correspondan. Sí, es como votar en Tucumán.

Y se armó...la hecatombe. La debacle total.

Dream Runners nos permite encarnar a las Giana Sisters en todas sus variantes y a otros personajes que iremos desbloqueando a medida que juguemos, pero otro detallito que los desarrolladores parecen haber dejado pasar es que además de no contar con un tutorial para poder aprender las mecánicas del juego y el uso de los ítems, los bots hasta en su dificultad más facil son despiadados. Ergo, no podemos aprender a jugar como se debe, la misma CPU no nos deja, y cuando lo entendemos, nos damos cuenta de que el juego está más roto que el pudor de la Vicky Xipolitakis.

Para peor de males, las carreras son ETERNAS. Ninguno de los nueve niveles que presenta el juego resulta divertido de jugar o siquiera mínimamente pensado para que un atisbo de diversión logre asomarse en la experiencia. Nada salva a este juego de la decadencia absoluta, y de un vade retro cantado cual mantra por cualquier gamer que no desee malgastar su tiempo.

Ah, sí. El juego se ve lindo…y hasta ahí nomás.

Un grupo de hamsters haciendo parkour dentro de una caja de zapatos. Esa frase resume lo que es este juego Bah, “juego”. Bodrio.

¿LO JUEGO?

BAJO NINGÚN PUNTO DE VISTA. HUYE LEJOS.

Y Checkpoint Radio que opina?

dieguito_web

Lo mejor que tiene este juego, claramente, es el texto que acabo de leer. Es una lástima que una saga que amé en mi infancia en la Commodore, y que disfrute mucho en DS y, más recientemente, en PS4 con Twisted Dreams, haya caído tan bajo como esto. Ojalá, si se recuperan de este desastre, la próxima entrega sea digna de sus antecesores.

diegote_web

No sé que piensa un estudio cuando hace algo como lo que fue descripto en esta review. Yo creo que se dan cuenta que hicieron algo injugable, pero como ya está hecho… y el Gurú le pone un DOS!

seba_web

Uff…¡que desastre! ¿no? Cualquier juego que base su estructura en la copia de un estilo específico necesita poner su cuota de inteligencia para abordarlo, y justamente parece faltar eso mismo en este juego. Lamentable para los amantes de los platformers y los party games.

Lo Bueno

  • Se vé simpático.

Lo Malo

  • La presentación. Menúes vacíos.
  • Niveles con los peores diseños posibles.
  • No funciona como platformer.
  • No funciona como juego de carreras.
  • Carreras demasiado largas.
  • Personajes sin carisma.
2

Mantenerse lejos...

Guillermo Valdovinos
Con el Derecho como vocación, y los videojuegos como pasión, Guille, “el Gurú”, es un gamer integral, con un amor incondicional a Nintendo, pero que se desvive por jugar cuanta cosa sale al mercado...y hasta a veces lo que ni llega a salir. Los géneros que lo pueden son los RPGs -tanto orientales como occidentales-, peleas y aventuras gráficas; con una fuerte tendencia a desenterrar juegos viejos y olvidados -de ahí su apodo-.