One Piece Burning Blood Review

Facundo Maciel

One Piece cambia de género para transformarse en un juego de peleas tridimensional, exclusivo de la actual generación.

Hace poco menos de un año, One Piece nos sorprendía con un gran juego. One Piece Pirate Warriors 3 no sólo es uno de los mejores juegos de la franquicia, sino que también está en la cima del género musou. Para darle un giro a su historial, se decidió incurrir en una propuesta diferente: peleas tridimensionales al mejor estilo de la gran mayoría de juegos basados en manga/anime.

Al decir esto o al ver una imagen estática del juego, no podemos evitar pensar en la saga de Naruto Ultimate Ninja Storm. Sin embargo, a diferencia de juegos como los de Saint Seiya que calcan la fórmula, One Piece toma un camino muy distinto.

Lejos de la acción desenfrenada y rápida a la que nos tienen acostumbrados estos títulos, Burning Blood es un juego con un ritmo más lento. Saber cuándo atacar y cuándo defender lo es todo. Sí, esa es la verdad para cualquier juego de pelea, pero en esta entrega la decisión minuciosa de qué botón tocar hace toda la diferencia.

Contamos con una variedad de ataques, con la particularidad de que la gran mayoría de los movimientos que hagamos (incluso ataques especiales) no nos consumen ninguna barra de energía. Conocer los tiempos y las animaciones de cada combinación de botones es fundamental para atacar o defender.

El sueño del pibe: ataques especiales sin costo.

One Piece introduce un sistema totalmente distinto al que nos tienen acostumbrados los juegos de Naruto.

3vs3.

Hay movimientos específicos a tener en cuenta en esta dinámica: los ataques que rompen la guardia enemiga, una transformación con ataque especial, y la posibilidad de usar nuestros poderes para ser invulnerables a los ataques enemigos por una pequeña fracción de tiempo.

La idea de que las luchas giren en torno a las estancias está bien planteada; se siente -como en pocos juegos- el riesgo de preparar un ataque fuerte sólo para que el rival lo arruine con su golpe más básico. Lamentablemente falta pulir detalles, ya que la consecuencia es que varias veces, el secreto de la victoria estará en abusar de nuestro ataque básico.

El juego está pensado para que podamos formar equipos de tres, los cuales podemos rotar a voluntad y hasta llamar en caso de emergencia (con un costo) para que nos salven del combo rival.

Un cel-shading con muchas líneas negras.

Al igual que Naruto y Dragon Ball, One Piece tiene un punto intermedio donde hay un paso importante de tiempo. Poco antes de este momento ocurre una gran guerra entre varias facciones de piratas y marines. El modo historia del juego se basa exclusivamente en este momento, algo inentendible considerando que era tan sólo una parte del anterior. Para compensarlo, se pueden ver los eventos de esta batalla desde el punto de vista de varios personajes. Únicamente hay cuatro campañas, que encima repiten escenas cuando sus respectivos personajes se cruzan.

Paramount War hasta en la sopa.

Como si todo esto fuera poco, la campaña no aprovecha las batallas 3vs3 que hacen más divertido al juego. Además, hay desbalances entre los contrincantes en cada encuentro, que si bien se explican por el estado en el que éstos se encuentran en la historia, a los fines prácticos hace que la dificultad tenga saltos absurdos.

Todo el esfuerzo puesto al sistema de lucha se luce más en sus modos versus. Desde el lado online podemos encontrar las clásicas peleas por diversión o por ranking. Contamos con el agregado de una variante de las populares peleas por facciones, donde tendremos que conquistar varias islas y sumar puntos.

En el modo offline tendremos que luchar contra equipos pre-determinados, en una especie de caza de piratas. Si bien es un excusa para luchar, aquí no están presentes los problemas de la historia, dejándonos concentrarnos únicamente en la acción.

El modo historia no va de la mano del sistema de combate creado para esta entrega.

Gráficamente el juego se ve espectacular. Uno pensaría que luego del gran acierto de los Naruto, se copiaría el filtro gráfico. Sin embargo, lejos está de esto, logrando un estilo único. Esta es una diferencia que se nota en todo momento, pero se aprecia especialmente cuando vemos los elementos en acción.

Cualquier juego de anime puede decir que cumplió su objetivo cuando sus escenas superan a las de su contraparte animada. Esto es notorio en todas las secuencias que sirven de presentación a las peleas del modo historia. Una pena que te quedes con las ganas de explorar la extensa historia del mundo de One Piece.

El elenco de personajes es amplio.

La gran aparición de Sabo quedará para otro juego.

Reviews complicadas si las hay. Hace poco expresaba mi entusiasmo con los juegos de anime en la nota del evento de presentación de One Piece. Este juego hace que ponga en duda mi opinión de hace unas semanas.

Esta entrega está plagada de aciertos y errores. El modo historia es complejo y completo, pero únicamente en la pequeña parte del anime que abarca. No hay motivo para cobrar el mismo precio de lanzamiento que su predecesor y que nos entregue casi cuatro veces menos de contenido. Sumado a eso, el juego hace poco esfuerzo en presentarnos a los personajes; hay un plantel enorme pero casi el 70 % no aparece en la historia. Los desfasajes en la dificultad antes mencionados solamente tienen sentido si somos seguidores de la saga. La suma de estos factores hace evidente que el juego está pensado única y exclusivamente para sus seguidores; algo que podría ser perdonado si hubiera salido al mercado a mitad de precio.

Si querés un buen juego de One Piece, te recomiendo ampliamente que vayas por el anterior. One Piece Burning Blood es sin duda uno de los juegos que más discrimina al público externo.

¿LO JUEGO?

Peligrosamente exclusivo para fanáticos.

Lo Bueno

  • Gráficos increíbles con un estilo único.
  • Lo poco que se cuenta de la historia, bien completo.
  • Gran variedad de personajes.
  • Sistema de pelea original.
  • Los fondos dinámicos de los escenarios.

Lo Malo

  • Demasiado exclusivo, al estar pensado sólo para gente que conoce la serie.
  • Modo historia extremadamente corto.
  • Faltan pulir detalles del sistema de pelea.
7

Bien logrado

Facundo Maciel
Facu ya no es el checkpointer más joven, pero si el mas alto. Prefiere jugar en las consolas de Sony, aunque también le gustan las portátiles de Nintendo y en lo posible escapa de la PC como plataforma de videojuegos. Disfruta de una buena historia antes que todo, sin importar el medio o el formato (series, cine, libros...), aunque los videojuegos son los que más lo atrapan. Como la mayoría en Checkpoint juega desde que tiene conciencia y sabe que va a seguir jugando siempre.