Digimon World Next Order Review

Facundo Maciel

Podés ver nuestra video review aquí mismo, tocando el botón de play en la cabecera.

En el año 2000 salió en occidente Digimon World 1, el primer paso de la serie en Playstation. Un juego sin dudas único por su gameplay particular que buscaba imitar la relación humano-digimon que se podía ver en la televisión, con una mezcla de crianza al mejor estilo tamagotchi. A lo largo de la review vamos a explicar esas características y cómo (digi)evolucionaron tantos años más tarde. Si bien ya existe una experiencia similar con Digimon World Re:Digitize, ésta no pudo ser disfrutada por nunca salir de Japón. Diecisiete años después salió una verdadera secuela del juego.

Para entender Digimon World Next Order hay que comprender los dos pilares sobre los que se desarrolla el juego. El primero es la crianza. Tal y como si fuera un tamagotchi, tendremos que criar a nuestro Digimon. Esto implica darle de comer, llevarlo al baño, entrenarlo, curarlo, retarlo, felicitarlo, sacarlo al mundo a combatir con nuestro enemigos etc..

Cada decisión que tomamos afecta directamente sus atributos, determinando en qué criatura digievolucionará, aspecto fundamental en el juego si queremos vencer a nuestro rivales, que suelen ser bastante exigentes.

Pasados unos cuantos días in-game, nuestros compañeros morirán sólo para reencarnar inmediatamente en bebés digimon que tendremos que criar desde cero. Como el entrenador es el que sube de nivel y no el digimon, cada ciclo es ligeramente más fácil que el anterior. A la vez, esto logra que el desafío sea constante ya que no podemos entrenar infinitamente a nuestro equipo.

A diferencia de cierta otra franquicia similar, acá los gimnasios son de verdad.

Por primera vez, vamos a contar con dos compañeros digimon en vez de uno. Esto implica doble poder de ataque, pero también doble responsabilidad y consumo de nuestro inventario. Conseguir a nuestro equipo soñado es exageradamente difícil, ya que los atributos necesarios son muy específicos y, principalmente al principio del juego, están ocultos.  Esto no quita que consigamos digievoluciones fuertes, haciendo que la sorpresa sea una divertida lotería. No siempre vamos a conseguir el equipo que queremos, pero si el que necesitamos.

En busca de la mega-evolución.

Con lo complejo que es digievolucionar, no siempre vamos a poder tener el equipo que queramos, pero sí el que necesitamos.

Nuevamente tendremos que ayudar a Jijimon a hacer crecer la aldea.

El segundo pilar del juego es la exploración. Esto a su vez se divide en dos partes. La primera es descubrir un mundo bastante variado luchando contra otros monstruos digitales. Lo interesante es que no vamos a comandar los ataques como si fuera un RPG común, sino que le pediremos a nuestros compañeros que hagan tal acción y ellos la harán a su criterio. Únicamente podemos motivarlos, sumando puntos para que puedan realizar un ataque especial.

La segunda, es ir consiguiendo que distintos digimons se unan a nuestra aldea. Este sistema estaba presente desde Digimon World 1, y hasta el dia de hoy cuesta imitar lo orgánico y creíble que se siente.

Mientras que empezamos con dos casitas, vamos a ir invitando digimons con distintas profesiones. Uno abrirá un negocio, otro ayudará a los cultivos para que den más comida, otro mejorará el equipo del gimnasio, etc… Es interesante ver el cambio de la nada misma a una mini-ciudad.

Si bien ya existía anteriormente, se incluyó un modo historia más sustancioso que el de las entregas anteriores. A pesar de ser una excusa para dar un contexto, es simpático ya que nos permite ver en acción a los digimons más característicos de la saga. Suman puntos extra las sorpresas que conectan al juego con Digimon World 1 y Digimon Story Cyber Sleuth.

Gráficamente se nota que es un juego pensado para Vita y de hecho podría haber sido tranquilamente de PSP. Si bien deja un poco que desear, no es un juego que busque excelencia gráfica y por lo menos tiene buenos modelos de sus más de 200 digimons.

Por el contrario, la banda sonora es sorprendentemente buena. No sólo hay temas y efectos de sonido actualizados del primer juego, sino que las composiciones nuevas son pegadizas y acompañan bien a la aventura.

A dar órdenes y esperar lo mejor.

Y sí…

Digimon World 1, Re:Digitize y Next Order poseen un sistema excesivamente particular. Su fusión entre tamagotchi y una aventura similar a las de las serie terminan dando un producto muy fiel y bien logrado, pero que se basa mucho en la repetición y se puede considerar de nicho. Esto a su vez es lo que le da la magia al juego; nunca es demasiado fácil ya que cambiamos de equipo frecuentemente y el nuevo equipo -gracias a la exigencia de los atributos- seguramente sea distinto del anterior.

Si te gustó Digimon World 1 o te gusta la serie o te interesan los juegos de crianza, seguramente lo tengas en la lista. Y si nunca jugaste nada similar, podés darle una oportunidad cuando esté de oferta.

¿LO JUEGO?

Para los seguidores de la saga y/o de juegos tipo tamagotchi, sí. Si te interesa, pero no estás convencido, esperá una buena oferta para darle una oportunidad.

Lo Bueno

  • El pueblo en constante crecimiento, se siente orgánico.
  • La lotería que nos obliga a arreglarnos con el equipo que podemos conseguir.
  • que podemos conseguir. Más de 200 digimons, incluyendo algunos de Digimon 4.
  • Modo historia simple con buenas referencias a otros juegos de la saga.
  • La banda sonora, sorpresivamente pegadiza.
  • El sistema de pelea indirecta.
  • El sistema de crianza amplio.

Lo Malo

  • El sistema de crianza, exageradamente exigente si queremos conseguir a nuestro equipo favorito.
  • Picos de dificultad innecesarios.
  • Gráficamente deja un poco que desear.
7.5

Bien logrado

Facundo Maciel
Facu ya no es el checkpointer más joven, pero si el mas alto. Prefiere jugar en las consolas de Sony, aunque también le gustan las portátiles de Nintendo y en lo posible escapa de la PC como plataforma de videojuegos. Disfruta de una buena historia antes que todo, sin importar el medio o el formato (series, cine, libros...), aunque los videojuegos son los que más lo atrapan. Como la mayoría en Checkpoint juega desde que tiene conciencia y sabe que va a seguir jugando siempre.