Sea of Thieves Review

Diego De Carlo
PS4 Xbox One

Sea of Thieves, el juego más ambicioso de Rare hasta el momento, llega finalmente a nuestras consolas y PCs con la promesa de hacernos vivir emocionantes aventuras en altamar… aunque termina naufragando.

Cuando Rare anunció en la conferencia de Microsoft en la E3 un juego online de piratas, con una estética bonita, prometiendo un montón de cosas y diciendo que era “su juego más ambicioso hasta el momento”, muchos nos ilusionamos y lo pusimos en nuestra mira. Finalmente llegó el día de ponernos el parche, darle de comer al loro y zarpar hacia altamar.

Sea of Thieves nos propone armar una tripulación de hasta cuatro personas -ya sean amigos invitados especialmente o usando matchmaking- pudiendo elegir un galeón bien equipado o un barco más pequeño que se puede manejar con una o dos personas sin problemas.

Vos navegá que yo te aviso.

El arte del juego es excelente.

Lo más interesante del juego es justamente la forma de manejar el barco. Olvídense de mapas en pantalla en tiempo real, indicadores de distancia, barras de vida, etc.. Exceptuando el contador de balas de la pistola, todo lo que vemos en pantalla es el entorno mismo, y nos tenemos que valer de lo que vemos para guiarnos.

Por ejemplo, el mapa que nos indica dónde está el barco se ubica dentro de lo que sería el camarote del capitán. Para llegar a destino, un jugador tiene que darle indicaciones en tiempo real a otra persona que está manejando el timón. Si queremos disparar los cañones, hay que ir a buscar las bolas, llevarlas al cañón, cargarlas y recién ahí disparar. Si el barco recibe daño, hay que tapar los agujeros con tablas de madera y sacar el agua con nuestro balde.

Esta mecánica es muy entretenida jugando con amigos, ya que requiere una coordinación constante y genera muchas situaciones divertidas. Asimismo, jugarlo solo es una de las experiencias más aburridas y solitarias que se puede vivir.

¿No Man’s Sea? Quizás la comparación sea muy cruel, pero no deja de ser cierta. A las pocas horas de jugar Sea of Thieves y acostumbrarnos a sus mecánicas, nos encontramos con una situación bastante… vacía.

Todos los barcos y piratas que hay en el juego son jugadores reales. Es decir, el juego no tiene más NPCs que los esqueletos que están repartidos por las islas y los representantes de las tres facciones que nos dan quests. Dichas quests son, básicamente, ir a buscar un cofre enterrado en algún lado, capturar alguna gallina o chancho o matar a un esqueleto de un pirata fantasma que, dicho sea de paso, es igual a los demás esqueletos pero con ropa de capitán y más resistencia a los golpes.

No hay más nada para hacer. Cada tanto podemos cruzarnos con otro barco y elegir si queremos enfrentarnos o no. Estos enfrentamientos son quizás lo más divertido que tiene el juego para ofrecer, pero ganarlo no ofrece recompensa alguna más que el ítem de alguna quest que pueda tener la tripulación -si es que no llegaron a venderlo.

Me parece que había que estacionar del otro lado de la isla.

No tengo idea para dónde ir, pero que no se note.

Hay muchos detalles simpáticos y divertidos, como poder tocar el acordeón y bailar y reírnos con nuestros amigos, o votar para meter en el calabozo a algún compañero, pero no son más que eso: detalles que no hacen al juego.

No sé si es que los servidores alojan poca gente, o quizás aún no están del todo optimizados, pero la gran mayoría del tiempo no se ve otro barco o humano. Todo es un gran océano poblado por los mismos esqueletos. El juego además no tiene progresión o desarrollo de personaje: no hay habilidades para desbloquear, no hay comercio entre jugadores ni con el juego mismo. Sólo podemos vender los tesoros encontrados en las islas, y el dinero sirve para comprar elementos estéticos para nuestro pirata o barco -que tampoco son muchos.

¿Cuánto falta para el respawn?

La mejor agua de los videojuegos

Otro aspecto bastante cuestionable es que, así como los combates contra esqueletos u otro jugador no ofrecen recompensa por salir victoriosos, tampoco hay una penalidad por morir. Si nos quedamos sin vida, aparecemos en un barco fantasma por un rato, junto con otros jugadores que estén muriendo en ese momento, y a los pocos segundos se nos abre una puerta para poder volver al mundo de los vivos. Es un detalle simpático para usar como tiempo de respawn, pero cuando volvemos no perdimos  ítems, ni estamos en un lugar alejado ni nada. Simplemente volvemos al mismo barco a seguir la misma pelea. La única penalidad real, si se quiere, sucede si nos hunden el barco: aparecemos en el puerto donde comenzamos la sesión, con nuestro barco atracado en el muelle y, como mucho, perdemos el tesoro si no lo habíamos vendido ya.

Visualmente el juego es hermoso. Tiene una estética caricaturesca muy atractiva y los escenarios realmente son lindos de ver. El agua es quizás la mejor jamás creada en un videojuego. Y a la vez no es un juego muy demandante técnicamente, por lo cual con una PC que corra la mayoría de los títulos de hoy en día, se puede disfrutar sin bajar de los 60 fps.

Hay que destacar también la traducción al español que, además de mantener el detalle de las rimas presentes en la gran mayoría de los textos, también permiten comunicarse con los diálogos predefinidos, que incluyen comandos necesarios para poder dar indicaciones sin usar el micrófono o tipear texto. De esta manera, una tripulación con jugadores que hablen distintos idiomas puede comunicarse sin problemas.

Si te pones revoltoso, terminarás en el calabozo.

Sea of Thieves es ese juego que quiero amar y defender a toda costa, pero es muy difícil hacerlo. La experiencia que promete es fantástica y tiene todo para hacerlo; la estructura está. El mayor problema que sufre es su falta de contenido. Se siente como si fuera un early access que anda bien, pero que todavía no está terminado. Seguramente en poco tiempo le vayan agregando contenido y se acerque más a lo que debería ser. Pero al igual que con No Man’s Sky, creo que fue un error lanzarlo así ya que, al momento de analizarlo, el juego no cumple con lo esperado, siendo uno de los títulos al que más se está enfocando Microsoft actualmente.

¿LO JUEGO?

Esperá a que le agreguen varios parches y ahí sí.

Lo bueno

  • Mecánicas cooperativas interesantes.
  • Visualmente muy atractivo.
  • La mejor agua que viste.
  • Tiene mucho potencial para ser un gran juego.

Lo malo

  • Potencial para ser un gran juego totalmente desperdiciado
  • Hay muy poca gente en el mapa.
  • Falta de progreso y desarrollo de personaje.
6

¿Por qué no?

Diego De Carlo
Diego tiene dos pasiones en su vida, la música y los videojuegos. Juega desde los 4 años, allá cuando los juegos eran apenas un par de píxeles enormes. Hoy en día juega principalmente en Playstation, pero durante su vida su plataforma principal fue la pc, pasando por alguna que otra consola. Sus géneros favoritos son aquellos que hoy están medio olvidados, pero que de a poco van resurgiendo y algunos que por suerte estan vigentes: Aventuras gráficas, simuladores de vuelo espaciales, RPG, Tycoons y FPS.

Lost Password

¡EN VIVO AHORA! ¡ENTRA!
¡HOY A LAS 22:00hs!