Anthem Review

Diego Komodowski

BioWare, a través de EA, sale al mercado con su apuesta en el género de acción con dosis de MMO consagrado por juegos como Destiny y The Division. ¿Qué es lo que tiene para ofrecer además de tan bellas armaduras? Veamos.

Warframe (2013) prácticamente creó un nuevo estilo de juego de shooter cooperativo con elementos de MMO, pero no fue hasta Destiny (2014) que el género se masificó, especialmente por la expectativa generada por su desarrollador (Bungie, creadores de la serie Halo). Para agregarle un poco de sal y competición a la fórmula, se sumó nada más ni nada menos que Ubisoft con The Division.

Anthem es la apuesta del tándem BioWare/EA para meterse de lleno en este estilo de juego. La atracción principal: pilotar unas armaduras/exo-esqueletos dignos de la factoría de Tony Stark (Iron Man) llamadas Javelins.

Dada su desarrolladora, muchos creían por los trailers iniciales que BioWare iba a potenciar los elementos RPG, la historia o un gran combo de todo eso para dar una experiencia más completa que las hasta ahora lanzadas al mercado.

La tierra de Bastion es hermosa tanto de día...

… como de noche.

Los desarrolladores tendrían que haber comprendido las exigencias de lanzar el título el 22 de febrero de 2019: luego de Warframe, dos instancias de Destiny, The Division y su segunda iteración a punto de salir al mercado (15 de marzo), y comprender que a esta altura del partido no se puede salir a la cancha con un título incompleto o con muchas mejoras a realizarse en el futuro cercano. Parece que nadie se dio cuenta de esto, no les avisaron, o simplemente lo sabían pero no les importó.

Comencemos por lo bueno: a través del tutorial, el juego nos da una hermosa sensación con su gunplay, planteo de historia inicial, pilotaje de nuestros Javelins y hermosos escenarios. Lo que más quería y necesitaba de este juego, sentir que manejo mi propia armadura voladora cargada de armamento y estilo, está excelentemente logrado.

Las diferencias de clase entre los cuatro exo-esqueletos disponibles (Ranger, Colossus, Storm e Interceptor) son notables, y a medida que las probamos más y más, el atractivo aumenta. Las sensaciones con cada tipo son geniales: el peso de cada una, sus movimientos insignia, los ataques especiales y las armas -hay una gran mayoría de armas comunes a todos y algunas exclusivas de clase- están más que bien.

Volar en el amplio mapa de Bastion es exactamente lo que pedía de este título. Jugar con amigos, recorrer el mapa y matar enemigos, es sencillamente divertido, al menos en las primeras horas de juego.

El trabajo realizado en las Javelins a nivel diseño y diferencias de estilo es maravilloso. Volar es una sensación muy satisfactoria y la respuesta de los controles acompaña excelentemente.

De aquí en más todo va cuesta abajo. Pareciese que los desarrolladores no aprendieron absolutamente nada de sus competidores.

Rápidamente nos damos cuenta de que las misiones de la campaña son harto repetitivas y en resumen consisten de un ciclo de ir de un punto A hacia un punto B, derrotar a una horda de enemigos, y repetir el ciclo hasta terminar la misión, con algunas pequeñas variantes de dungeons que, ¡oh! triste sorpresa: necesitan de un loading al ingresar. ¿No había cargado ya el mapa durante un buen rato? Sí, pero no alcanzó.

Recibí un golpe de sorpresa y frustración al entender que luego de cada una de las misiones, el juego nos obliga a irnos del mapa y retornar al hub central –Fuerte Tarsis– para levantar más misiones o para mejorar nuestro Javelin.

Esto te va a pasar muchas veces lamentablemente.

Lo mejor de Anthem: jugar con amigos.

Según otros medios y jugadores, los tiempos de carga pre-parche día 1 eran insufribles. Debo decir que post-parche no los sentí mucho más extensos que en un Destiny 2, pero el problema radica en que el juego te obliga constantemente a ir y volver del mapa, atravesando el loading y por si esto fuera poco, manejar nuestro inventario de armas, ítems y customización de nuestra bella armadura, sólo es posible desde un menú en el hub central que también tiene una pantalla de loading extra. Esto no es un error, es un desastre sideral, ya que en otros títulos inmediatamente al obtener el preciado loot, podemos ver de qué se trata y equiparlo con un simple ingreso al menú y sin carga dentro del mapa de juego.

Para continuar arruinando la experiencia, el juego libre donde podemos cruzarnos con otros jugadores para recorrer el mapa y realizar actividades para obtener recursos de crafting y loot está separado por completo de la campaña y limitado a cuatro jugadores, es decir a un equipo. El concepto de “público” en Anthem sólo se refiere a la posibilidad de completar el grupo con jugadores desconocidos ante la falta de amigos.

Volar es la posta.

La historia de base es interesante con incógnitas sobre cómo funciona el mundo y conceptos sobre el pasado de pseudo-héroes de los freelancers (los pilotos de los Javelins) otrora, enfrentamientos de una facción separatista y la búsqueda de la vuelta a la gloria. Pero adolece de no saber cómo contársela al jugador.

Hablar con los personajes de Fuerte Tarsis para activar las misiones es aburrido, las charlas se vuelven tediosas, la información constantemente agregada a la base de información del juego -The Cortex- no llama para ser consultada.

Un parche reciente agregó un sub-hub central más pequeño con todos los accesos de manejo de recursos e inventario más a mano. Pero esto no impide que para activar las misiones de historia, debemos recorrer el Fuerte a pie (o lento trote), y charlar con los personajes y tomar decisiones binarias que nada aportan o comprometen al jugador.

Anthem tiene totalmente separado el modo de campaña y el juego público, que sólo consta de un equipo completo de cuatro jugadores. Triste.

Lo mejor del juego a nivel misiones son los valuartes: misiones estilo “strikes” de Destiny que están bien balanceadas y son divertidas y excitantes, pero que también caen rápidamente en la repetición y falta de ideas.

En PC existen muchas quejas y reportes sobre la performance del título. En este caso he jugado la versión de PS4 Pro y post parche día 1, el juego corre a 30fps muy estables y se siente y disfruta sin problemas incluso en los momentos más caóticos jugando con tres personas online. La carga de menús es muy lenta en PS4 base y produce extraños momentos en que los gráficos no terminan de cargar. En PS4 Pro este problema no sucede.

Bastion está plagada de detalles fotográficos.

El siguiente y gran problema es el loot. Nada en Anthem parece premiarte de manera adecuada al terminar las misiones o lo que es peor, dado que no podemos administrar nuestras ganancias hasta no sufrir la tediosa secuencia “fin de misión, loading, stats de misión, loading, hub”, no sabemos exactamente qué ganamos hasta no terminar la misión. Otro punto desastroso en un juego que debería basarse en enganchar al jugador por los ítems que va obteniendo a medida que juega.

El post game es casi inexistente y sólo consiste en repetir sistemáticamente las -ya harto reiterativas- misiones de la campaña o encuentros semi-scripteados del juego libre, en el afán de obtener mejor loot. Decepcionante.

Las dos Javelins que más me gustaron fueron la Colossus y la Storm.

El apartado gráfico es muy bueno, especialmente en consola, exprime muy bien las posibilidades de la PS4. Bastion es simplemente maravilloso, su combinación tierra, aire y  agua se deja apreciar muy bien. Nuestros Javelins y su customización son lo suficientemente buenos como para pasarnos un lindo tiempo eligiendo los colores y accesorios que queremos incorporar.

Anthem es una buena idea, desperdiciada, mal aprovechada y que además no aprendió nada de sus competidores. Sale al mercado en un momento en que las empresas deben comprender que no pueden seguir sacando títulos así de incompletos en el día de lanzamiento. Muchos han hablado de su potencial, pero comprar potencial por sesenta dólares no es negocio para el jugador, se los aseguro.

¿LO JUEGO?

No por el momento. Mantenete informado para ver si en algunos meses el juego mejora como para comprarlo en una oferta.

Good

  • Bastion es hermoso.
  • Manejar las cuatro clases de Javelins es una sensación maravillosa.
  • Jugar con amigos siempre potencia la experiencia.

Bad

  • Mundo público inexistente.
  • Juego libre, separado totalmente del juego de campaña.
  • Misiones harto repetitivas.
  • Problemas de performance reportados en PC y Xbox One base.
  • Carga de menús en PS4 base.
  • Obligación de salir del mapa luego de cada misión.
  • Etcétera.
5.5

Cinco para el peso

Diego Komodowski
Diegote empezó a jugar con el clon de Atari 2600 "Dynacom" y poco tiempo después conoció la ColecoVision y se terminó de enamorar de los videojuegos para siempre. Conductor de Checkpoint radio, actor, coreuta y programador de sistemas; aporta ese granito de arena al proyecto de Checkpoint. Es consolero y tiene un amor olvidado en la Sega Genesis y la Dreamcast. Actualmente juega mucho en Playstation, pero también tiene una PC más o menos Gamer y disfruta de las bondades de Steam. Le encantan los shooters y aventuras en 3ra persona, y si tienen buenos puzzles mejor; en los últimos años se prendió mucho con la onda de los juegos indie.