Planet Zoo Review Review

Marco Guffanti
PC

Uno de los desarrolladores más experimentados en el género de simulación retoma su rumbo animal y nos trae otra experiencia de alta calidad.

Destacándose como uno de los desarrolladores más meticulosos y detallistas de la década, Frontier Developments nos trae otro simulador pulido, con un buen mix entre micro y macro management.

Es en este mix donde se da el lugar a la máxima libertad creativa vista anteriormente en uno de sus títulos más aclamados, Planet Coaster, y llevada a otro nivel en su “secuela”, Planet Zoo.

Y, mientras el género no cambia, las mecánicas sí. Que compartan desarrollador y título no quiere decir que sean similares; este es un caso que, hasta cierto punto, lo demuestra.

Bros before hoes.

Que tu parque sea como vos querés.

Dejando la accesibilidad de lado, esta entrega plantea una manera dejada atrás, vintage, de ver a los simuladores de zoológicos. Una construcción, como antes mencioné, compleja. Una jugabilidad que va a demandar la completa atención del jugador al supervisar todos los componentes de lo que, al fin y al cabo, es una empresa.

Tan es así que hasta los más experimentados en el género deberán terminar el modo carrera. Y aunque este vendría a ser nada más ni nada menos que un tutorial glorificado con un arranque simplón y aburrido, no tarda mucho en representar la experiencia completa de los modos más libres.

Así fue como me di cuenta de que este juego no es para todos, específicamente no es para los impacientes. Para aquellos que esperan arrancar volando e ir aprendiendo en el camino.

Como todo buen simulador, dejó de lado la accesibilidad e hizo lugar a ese aspecto tan gratificante a largo plazo: la complejidad. Pero no sería suficiente con sólo apilar mecánicas hasta el cansancio, y ahí es donde entra en juego uno de los aspectos más ignorados por títulos de hoy en día: la interfaz de usuario. Magnífica en su ejecución, la misma será nuestra mejor amiga durante toda nuestra excursión animal. En la palma de la mano tendremos toda la información necesaria para conducir una empresa rentable, sin olvidarnos de darle cariño a nuestros hermosos animales.

A este punto, si no te gusta la simulación, esto te tiene que gustar.

Y hermosos sí que lo son. Vívidos sería, por ahí, un adjetivo más fiel al tremendo trabajo que hubo detrás de las animaciones y texturas de las 76 especies que podemos adoptar.

Pero no sólo hay cantidad, sino también calidad. Además del apartado gráfico, no deja de sorprenderme la cantidad de información específica sobre las especies y el detallismo requerido a la hora de planear la siguiente construcción. Uno debe tener en cuenta factores como el terreno, la ambientación, la altura de las barreras y mucho más para lograr la felicidad y comodidad de las criaturas en cuestión.

Ñom ñom.

Todo esto puede parecer agobiante, pero el balance que lograron con el micromanagement, junto con la previamente mencionada interfaz de usuario, convierte lo que podría haber sido un mapa sin rumbo en un excitante plano vacío para quienes tengan la paciencia y convicción de expandir su zoológico en todos los aspectos posibles.

Tan detallista como es en la información, también lo es en los gráficos. Me encontré varias veces haciendo zoom a mis animales, no sólo para ver sus vidas cotidianas, sino por la excelente combinación y aplicación de tecnologías modernas aplicadas al pelaje y la iluminación.

Desgraciadamente, esto no vino sin perjudicar la estabilidad. Quedé sorprendido al ver los bajos frames obtenidos en un juego que, aunque se ve bien y a veces llena la pantalla de objetos y NPCs, no debería requerir mucho poder de mi PC.

Pero eso es básicamente lo único negativo a destacar sobre este brillante producto, que además de ofrecer una excelente experiencia de un jugador, logra agregar creaciones de la comunidad a través del Steam Workshop. Y, mientras que no llega a ser tan extenso como soporte para mods, recorre un largo camino para que las estructuras no se vean repetitivas y le agrega un toque único comunitario, a veces necesario en estos títulos.

Esto no sería posible si no existiera una extensiva y meticulosa herramienta para crear estructuras y hábitats dentro del juego. Por momentos uno se olvida del aspecto animal y se adentra en cuestiones arquitectónicas y puramente estéticas, porque así de complejo es este juego.

Zoológicos en todo el globo.

En conclusión, Frontier Developments lo hizo otra vez. Me queda muy en claro que para los fanáticos de la simulación este es un juego que no te podés perder. La combinación de planeamiento meticuloso con excelentes gráficos le da vida al ambiente y al mismo tiempo lo convierte en tu creación. Sin embargo, si no estás versado en el género y tenés poca paciencia te diría que te alejes de este título, ya que no es para vos. No es un juego para los amantes de estas tiernas y a veces salvajes criaturas, es un juego para los amantes de la simulación con un componente muy fuerte de cuidado de animales.

¿LO JUEGO?

Simulación de zoológico en su mejor exponente. Si sos fanático del género no sé que estás esperando.

Lo Bueno

  • Interfaz de usuario bien organizada y suficientemente customizable.
  • Hermosas animaciones y texturas, específicamente en los animales.
  • Simulación detallista, con buen balance entre micro y macro management.
  • Extensiva y meticulosa herramienta para creación de estructuras.

Lo Malo

  • El tutorial podría ser un poco más conciso y entretenido.
  • Leve falta de optimización.
8.8

¡A no dejarlo pasar!

Marco Guffanti
Marco es PC Gamer de sangre, siempre buscando componentes que suban el contador de FPS al máximo posible. Desde niño disfruta los juegos con énfasis en historia y dialogo, pero ultimamente se ve mas atraído por juegos competitivos multijugador que provocan adrenalina pura. Sus juegos de preferencia son Red Dead Redemption, TES: Skyrim y Detroit: Become Human.