Victor Vran Review

Diego Komodowski

¿Por qué hacer la review de un ARPG de mitad de 2015 que además parece ser otro clon más de Diablo? Porque nunca es tarde para darle una oportunidad a un juego que quizá no conocías.

Me declaro culpable de ser un pseudo-novato en los ARPG, incluso de haber jugado una “saga” de dos iteraciones en PS2 sin saber lo que era el género (Champions of Norrath), además que luego de esos, prácticamente no volví a jugar este tipo de juegos, dejando pasar a los populares Torchlight porque los probé y no me terminaron de convencer.

Un día llegó Diablo III a XboxOne y PS4 y decidí darle una oportunidad. Lo que sucedió fue drástico: entendí que el género me gustaba mucho y que no iba a dejar pasar oportunidades de probar más juegos del estilo tan fácilmente.

Dicho esto, cuando me dispuse a probar este título, a simple vista pensé que la desarrolladora era una compañía indie nueva -como tantas que pululan en estos tiempos- pero al investigarla, resultó ser la creadora de la serie Tropico. Me sorprendió un poco el radical cambio de estilo de juego, pero aumentó mi curiosidad de saber qué tan bien les pudo haber resultado.

Victor Vran es re fachero, además tiene barba cuasi-candado; me cae bien.

Victor Vran intenta ganarse un lugar dentro de los grandes del género ARPG, como Diablo o Torchlight.

El mapa general de Zagoravia, es tipo una maqueta, ¡muy copado!

Mencionaré apenas el tema de la historia, diciendo que es una simple excusa para darle para adelante y romper todo lo que se te cruza; que en mi humilde opinión, es para lo que estos juegos están hechos.

La excusa: Victor es un cazador de monstruos que llega “invitado” por un compañero de su misma profesión a una ciudad medio gótica/victoriana llamada Zagoravia. Al llegar, se encuentra con que -obviamente- se re pudrió el mambo y el lugar está repleto de criaturas de todo tipo y clase (o no tanto, acorde a lo que les diré más adelante). Listo, jugá y no pidas más.

Durante el trayecto de Victor hay una voz que le habla telepáticamente, que no devela realmente quién es ni de qué lado está, dándonos una extraña sensación de compañía. Particular les resultará a todos los jugadores de Witcher, que Victor habla en pensamientos consigo mismo utilizando nada más y nada menos que la voz de Geralt, es decir el actor Doug Cockle.

A nivel gameplay, lo primero que llama la atención es que no le asignamos a Victor ninguna clase, sin embargo con poco tiempo de juego, destrabamos el uso total de los “slots” que nos sirven para configurar nuestro personaje a piacere. Para ello contamos en total con dos slots para poderes demoníacos, dos para objetos consumibles, dos para armas, uno para nuestro traje y además, las cartas potenciadoras.

Un factor importante es que Victor puede saltar y hacer un roll, otorgando a nuestra aventura un sentimiento de dinamismo y agilidad muy acertado. También puede rebotar en las paredes, situación que se usa estratégicamente para ir a buscar a enemigos que nos atacan desde posiciones altas, y para encontrar áreas escondidas. La cámara tiene una vista tipo isométrica, con la posibilidad de rotación en 360 grados; esto hace que todo objeto que estorbe nuestro campo de visión al desplazar la cámara, suela desaparecer de la vista como por arte de magia, con un efecto rápido de desvanecimiento, lo cual es un poco chocante al comienzo, pero rápidamente nos adaptaremos a ello.

La voz de Victor Vran es la misma de Geralt de Witcher. ¿Esto es bueno o es malo? A mí, particularmente, no me molestó, pero es indiscutido que siente un poco raro.

A nivel gráfico el juego cumple acertadamente, sin impactar. En mi PC gamer de gama media/alta, el juego fluye con gracia la mayoría del tiempo, aunque ocasionalmente tiene caídas de cuadros bien marcadas, por tan sólo unos instantes, lo cual no termina de perjudicar en absoluto nuestra sed destruye-criaturas-del-averno.

Los diseños elegidos para los enemigos, efectos especiales de magia y poderes, están muy bien logrados y se disfrutan mucho. Ocasionalmente se puede armar cierto caos que no nos deja ver bien dónde estamos, pero no es grave.

La crítica clave en relación a los diseños, es que hay poca variedad a pesar de las numerosas sub-clases de enemigos. Sí, hay un bestiario que dice por ejemplo que hay una araña llamada Araña Escarcha y otra Araña Colosal y cada una tiene su descripción y mini-historia, pero en realidad es lo mismo que decir: araña, araña de fuego, araña de hielo, araña venenosa, araña MUY venenosa, etc. Y la verdad, se torna bastante repetitivo.

¿Dónde está Victor?

No es Kung Lao… es Victor!!!

Como todo ARPG, existe una especie de hub central, que en este caso es el Castillo de Zagoravia, donde se encuentra el último bastión de humanos que resisten a la conquista total por parte de las criaturas. En éste, aparecen los clásicos shops para comprar y vender items, armas, etc, atendidos por algunos desabridos personajes secundarios, incluyendo a la princesa, a la cual ofrecemos ayudar a limpiar toda la ciudad de los demonios, básicamente porque sí…

Profundizando un poco el sistema de juego, hay que mencionar varios aspectos: las armas, los poderes demoníacos, el sistema de cartas (Destiny Cards), los trajes, los maleficios (Hexes), y uno de los más destacables: la transmutación. Los ítems a equipar se obtienen comprándolos en los shops mencionados, con el preciado loot de los enemigos, o bien por un obsequio especial a elección que se nos ofrece al subir cada nivel. Entonces: ¿cómo armo mi personaje con todo esto?

Para comenzar, se asigna un arma por mano; entonces se puede pensar que ambas se utilizan al mismo tiempo y esto en realidad no es así, sino que uno cambia en tiempo real de un arma a otra. Cada una posee tres ataques: un golpe básico principal, y dos ataques que tienen tiempo de carga para volver a ejecutarse; lo bueno de esto es que se pueden ejecutar lo dos ataques especiales de un arma, y dejarlos cargando en segundo plano, mientras se switchea a la otra. Las armas incluyen martillos, espadas (desde medievales más clásicas hasta de tipo esgrima) y guadañas dentro de lo que es corto alcance; y para largo alcance, escopetas, armas de rayos y algunos poderes mágicos. Cuando vamos matando enemigos, y acorde a las propiedades especiales de los objetos equipados, se carga una barra de Overdrive (amarilla en las imágenes) de dos o tres secciones. Esto nos permite ejecutar los poderes demoníacos, los cuales están asignados independientemente del arma que tengamos equipada. Los trajes modifican algunas características de manera pasiva, entonces los elegiremos pura y exclusivamente por estos modificadores; por ejemplo el traje clásico de Victor tiene un plus de armadura, y el que se observa en la imagen inferior, tiene un plus de 500 puntos de HP.

La posibilidad de poder cambiar en tiempo real de armas, le da al título un dinamismo muy interesante.

Cartitas, cartitas... ¡¡¡lleve sus cartitas!!!

Las cartas del destino modifican las características de las armas y de los poderes demoníacos, según el caso. Además tienen su propio nivel restrictivo: no podremos usar cartas de un cierto nivel “X” (cuac!) hasta no tener a nuestro personaje en tal nivel “Y” o superior. De esta forma es que, combinando un martillo, una espada, y cartas que las potencien, tendremos a un personaje tipo Warrior o Paladin; pero si tenemos una escopeta y un arma de rayos, tendremos a un personaje más del estilo Rogue. Al mismo tiempo, podemos tener todo tipo de híbridos haciendo difícil encasillar exactamente a nuestro personaje en las clases más comunes.

Además, no hay restricciones en cuanto a cambiar nuestro equipo todas las veces que deseemos, así nos encontremos en el medio de un dungeon o en el hub central, dado que podemos tener nuestros sets de armas, cartas y poderes, agrupados y ordenados como querramos en el inventario que, aparentemente, es “infinito”. No es un juego para vender las armas muy buenas que conseguimos de un estilo que no usamos mucho, porque quizá querramos usarlas en otro momento; incluso no todo lo que tengamos repetido de nivel similar es automáticamente vendible, dado que aquí es donde aparece el sistema de transmutación.

Este sistema nos permite mejorar nuestras armas utilizando recetas que nos sirven para combinarlas y subirlas de nivel, por lo cual cuando encontramos un arma que nos gusta mucho y después otra del mismo tipo que tiene algunas diferencias, en lugar de tener que decidirnos por una o por otra, simplemente las combinamos y –¡voilà!- tenemos nuestra arma favorita, ¡aún más poderosa!

A nivel gameplay, lo primero que llama la atención es que no tenemos selección de clase. Los elementos que le equipamos a Victor, le terminan de dar forma a nuestro estilo de juego, “emulando” las clases típicas del género.

Los trajes de Victor.

En cuanto a los maleficios, son modificadores que se pueden activar o desactivar todo el tiempo, que suben la dificultad de los enemigos, o bien, reducen características de Victor, por ejemplo:

  • Maleficio de dolor: Victor pierde energía constantemente.
  • Maleficio de tenacidad: los monstruos ganan 120 puntos de armadura y regeneración.
  • Maleficio del tiempo: los monstruos se mueven y atacan más rápido.

Hay un total de cinco y la idea de utilizarlos es que, por cada uno activado, recibimos 10% de bonus de XP y 5% de chance de encontrar items. En consecuencia, si activamos los cinco maleficios obtendremos un total de 50% XP y 25% de chance de hallar items. Desde ya, esto hace que el juego se ponga en extremo desafiante, sólo para unos pocos.

En cuanto a los controles, el juego posee dos esquemas con mouse y teclado, uno más clásico de tipo point-and-click, y otro combinado con WASD. El que me conoce sabe que me gusta jugar con joypad, y dado que esta opción también existe, no puedo dejar de recomendarla: los controles responden perfectamente con un pad, y creo que son realmente mucho más cómodos y pulidos que las otras dos opciones, pero a fin de cuentas, es gusto del consumidor final.

Finalmente, hay que mencionar que el título posee un modo multiplayer de hasta cuatro jugadores, que creo fervientemente que funciona -como en la mayoría de estos títulos- jugando con personas conocidas. Me sumé a partidas con otros jugadores, y cada uno básicamente hacía lo que quería y no había un sentimiento de buscar objetivos en común, ni de compañerismo ni nada, dado que el juego permite libre albedrío, sin obligar viajes conjuntos, algo que por un lado es interesante pero que a mí no me agradó. Un detalle es que el juego es protagonizado por Victor, así que en multiplayer, todos son versiones de Victor; eso sí, al poder cambiar tanto el estilo, no se siente que estés jugando con clones del protagonista.

Victor Vran es un juego que no se volvió popular de manera masiva, hasta diría que pasó un poquito por debajo del radar, pero tiene elementos que realmente hacen que valga la pena jugarlo. Además de que ha recibido actualizaciones y DLC gratuito de un modo de juego con desafíos cambiantes, hace tan sólo algunos meses (29 de octubre de 2015, para ser exactos).

Los más exigentes en el género, pueden encontrarle características que nos les agraden, pero si tu caso es como el mío, esta puede ser una gran aventura.

¿LO JUEGO?

Sí, si no sos experto en el género. Si lo sos, quizá también, pero depende de que te resulte interesante lo expuesto.

Checkpoint opina…

guru_web

Me parece un poco cochino que justo hayan robado un cacho se hayan inspirado en el concepto del personaje de Van Helsing, cuando justo salieron no uno, sino TRES juegos del mismo género con él como protagonista.
Sin embargo, parece que los devs búlgaros es esforzaron para que el juego logre tener un par de condimentos que lo hagan destacar aunque sea un poco para que llame la atención jugarlo.

beto_web

Es arriesgado hoy en día intentar introducir un juego en el mercado de un género que ya se encuentra copado, tanto por el flanco triple A (Diablo) como por el flanco indie (Torchlight, Path of Exile). No obstante, valoro el esfuerzo de los muchachos de Haemimont Games.

fede_web

Siempre hay lugar en el mundo de los ARPG con vista isométrica para un juego que tome lo mejor de las cosas que hacen al género, y que a su vez lo expanda. Aplaudo la eliminación de la selección de clases, y me parece interesante el approach de los trajes y las cartas. En una época tan llena de juegos, lamentablemente no creo que haya lugar para VV.

seba_web

Realmente no soy adepto al género. Jugué poco a Diablo 2 y al MU, en lo que respecta a experiencias parecidas, y la verdad que requiere de un tiempo y amor que carezco actualmente. No obstante, me llama mucho la atención lo complejo del gameplay y la producción general del juego. A nivel jugable me parece un gran acierto el poder cambiar de armas sin necesidad de abrir el inventario.
Puede llegar a ser uno de esos juegos que por falta de publicidad pasó por detrás de la mirada de muchos seguidores del género, pero no por faltarle mérito propio.

vran_image_06

¿La única vez que llevo el traje a la tintorería y este tipo me lo afana?

Good

  • Gráficos que cumplen su objetivo.
  • El sistema para componer a tu personaje.
  • La transmutación.
  • Cuesta solamente 20 dólares.

Bad

  • Variedad de enemigos cuestionable.
  • Multiplayer no disfrutable con jugadores al azar.
  • No posee clases definidas ni tan profundas, lo cual puede desagradar a los fans del género.
7.5

Bien logrado

Diego Komodowski
Diegote empezó a jugar con el clon de Atari 2600 "Dynacom" y poco tiempo después conoció la ColecoVision y se terminó de enamorar de los videojuegos para siempre. Conductor de Checkpoint radio, actor, coreuta y programador de sistemas; aporta ese granito de arena al proyecto de Checkpoint. Es consolero y tiene un amor olvidado en la Sega Genesis y la Dreamcast. Actualmente juega mucho en Playstation, pero también tiene una PC más o menos Gamer y disfruta de las bondades de Steam. Le encantan los shooters y aventuras en 3ra persona, y si tienen buenos puzzles mejor; en los últimos años se prendió mucho con la onda de los juegos indie.