The Last of Us: Part II Review

Sebastián Cutuli
PS4

Después de siete años, rumores de cancelación, retrasos, y un hilo conductor narrativo aparentemente simple en sus presentaciones oficiales, Naughty Dog finalmente lanza The Last of Us: Part 2, no sólo desentrañando cualquier tipo de duda con respecto a la calidad del título, sino redoblando la apuesta en todo sentido en esta esperada continuación.

¿Qué tan lejos irías para poder sobrevivir? ¿Qué decisiones tomarías, aunque marquen tu vida para siempre? ¿Cómo poder soportar el dolor y la adversidad, y seguir adelante por un anhelo ulterior? Estas son las preguntas que induce a hacernos Naughty Dog para adentrarnos nuevamente en el brutal, tensionante y peligrosamente realista universo de The Last of Us.

TLOU: Part 2 comienza exactamente donde terminó la primera parte, recreando la escena en el Saint Mary Hospital de Utah, donde los doctores de la agrupación militar Firefly estaban por operar a Ellie debido a su inmunidad ante la enfermedad, con la posibilidad de salvar a la humanidad del brote de Cordyceps, un hongo parásito contagioso que mutó e invade el cerebro de las personas, transformándolos en criaturas alienadas y desesperadas por alimentarse de otros seres vivos.

Otro día normal en Jackson.

En ese momento Joel salva a Ellie, tras enterarse que moriría en la operación, y asesina al equipo entero de cirugía y a Marlene, el contacto de Firefly que los había acompañado en algunos segmentos de la aventura. A partir de ese momento, arranca el argumento de TLOU: Part 2, cuatro años después de los eventos de la primera entrega.

Las logradas expresiones faciales.

En esta segunda parte de la aventura encarnamos a Ellie, de ya 19 años, quien vive junto a Joel, su hermano Tommy y otras cuantas familias en un proliferado asentamiento en Jackson. Después de una serie de acontecimientos, Ellie emprende su viaje a Seattle, donde se desarrolla el resto de la aventura.

Al igual que en su primera entrega, la importancia de la narrativa es una pieza clave de la travesía que plantea TLOU: Part 2: la calidad de las actuaciones es brillante, alcanzando un nivel de expresividad en los rostros que impresiona. El hilo conductor de la historia cambia frecuentemente, sin perder la verosimilitud de los sucesos.

Cada evento tiene una interconexión lógica con el siguiente, sin dejar nada librado al azar, absorbiendo la atención del jugador en todo momento

Al igual que en su primera entrega, la importancia de la narrativa es una pieza clave de la travesía que plantea TLOU: Part 2.

Analizando la parte jugable, los cambios son pocos, y se siente como un refinamiento del gameplay del juego original. Ellie tiene un abanico de armas que irá consiguiendo en el transcurso de la narrativa. Entre ellas podemos nombrar: un revólver, una pistola automática, una escopeta recortada, un rifle de alto rango, arco y flecha, una ballesta y un lanzallamas. Con respecto a armas de fuego, se agrega la posibilidad de disparar boca arriba desde el piso, una vez que recibimos un golpe concluyente o el disparo de un proyectil o flecha; es muy útil y agrega dinamismo a los enfrentamientos.

A su vez, entre las armas de mano se podrán utilizar machetes, bates de baseball, o cualquier otro elemento contundente que se pueda divisar en el camino o que utilicen nuestros enemigos. En este apartado se agrega un esquive, mapeado en L1, para poder evitar los ataques de los runners, los infectados que aún ven y corren con destreza hacia nosotros.

El sistema de crafteo continúa la misma tónica de su predecesor, valiéndose de manuales de expertise que nuestra protagonista irá encontrando en diferentes pasajes. A través de estos manuales podremos mejorar el medidor de salud de Ellie, la capacidad de municiones en las armas, agudizar su sentido del oído (modo sigilo que se activa apretando R1), crear nuevos suplementos para armas y hasta mejorar nuestra performance mientras Ellie se arrastra por el suelo o se mueve en modo sigilo.

Entre los elementos y armas que se pueden elaborar están los medikits, bombas de humo, minas de proximidad caseras, molotovs, silenciadores, navajas, granadas, flechas regulares y explosivas, y hasta munición de armas específicas.

El combate cuerpo a cuerpo también sufrió pequeñas modificaciones para acentuar el cambio físico lógico entre Joel y Ellie. Ellie tendrá que acertar más golpes que Joel en combate para deshacerse de sus enemigos, y muy rara vez podrá mostrarnos una ejecución aprovechando su entorno, algo que en el primer juego era muy fácil de realizar controlando a Joel.

Siempre gris en Seattle.

¡Oh, Gustavo! ¡Qué lindo verte!

Cada sección del escenario tiene un porqué, y puede ser abordado de diferentes formas.

En cuanto a la exploración, se puede decir que todo se siente mucho más orgánico que en la primera entrega: existen más lugares para investigar, y es muy fácil acceder a algunos de ellos, tan sólo con arrojar un ladrillo o una botella a los ventanales para ingresar. La distribución de los escenarios es genial, pasando de una zona a otra con una fluidez y realismo difícil de igualar. Cada sección del escenario tiene un por qué, y puede ser abordado de diferentes formas cuando nuestro personaje se enfrenta a varios enemigos a la vez, sin que parezca artificial.

Belleza post-apocalíptica.

Los serafitas.

Para exponenciar la exploración en esta segunda parte, Naughty Dog añadió dos cualidades necesarias para Ellie: saltar y nadar. En cuanto al salto, en el juego original Joel no podía saltar, haciendo que los ingresos a espacios cerrados lucieran artificiales. Esto cambió drásticamente en esta entrega, y si bien no veremos saltos estilo Uncharted, necesitaremos saltar a distancias realistas para avanzar.

Ellie también podrá nadar y sumergirse, algo sumamente común en cualquier juego del estilo, pero en su predecesor ella no sabía nadar, por eso mismo Joel buscaba tablas de madera al mejor estilo Leonardo Di Caprio en Titanic, para poder transportarla de un lugar a otro.

El core gameplay sigue siendo de a dos y, esta vez, la IA de nuestro compañero ha mejorado mucho.

Por otro lado, también se incrementó la verticalidad de los escenarios, un cambio prestado nuevamente de Uncharted 4, agregando la dificultad para el jugador de hacer un paneo de altura para divisar algún sniper que quiera atravesar nuestra cabeza como un colador.

El core gameplay sigue siendo de a dos y, esta vez, la IA de nuestro compañero ha mejorado mucho, y se esconderá realísticamente, atacará de manera sigilosa en determinados momentos y será un apoyo importante en tiroteos intensos con cualquier tipo de facción.

Los enemigos del juego son más variados que en el título original, añadiéndose infectados sigilosos que rara vez pueden detectarse en modo sigilo, además de un enemigo del estilo Bloater llamado Shambler, que expulsa esporas de cordyceps y hasta pueden lanzarlas como proyectiles hacia Ellie; y alguna otra sorpresa que no pienso develar para que la sufran como es debido.

Los clickers en su máxima expresión.

Uno de los tantos corredores de la muerte.

Por el lado de los enemigos humanos, esta vez no nos toparemos con cazadores, sino con dos facciones bien diferenciables: los WLF (Washington Liberation Front) y los Serafitas. Los primeros son una agrupación militar localizada en Seattle, que después de combatir con FEDRA -las fuerzas armadas gubernamentales- terminan conquistando la ciudad e imponiendo sus leyes.

Los serafitas son una agrupación sectaria, y con principios religiosos que están en guerra con los Wolves (como llaman a los integrantes de WLF) por el control de la ciudad. Wolves y Serafitas atacan en grupo de manera diferente, y la forma de enfrentarlos también varía. Los Serafitas son lapidarios a distancia y poseen enemigos de un tamaño mayor que nos darán algún dolor de cabeza.

La buena adición es la mezcla de infectados y enemigos humanos en algunos sectores, no presente en el primer título, lo cual agrega una estrategia nueva a la hora de combatirlos, ya que si se origina algún ruido cerca de los enemigos humanos que buscan a Ellie, los clickers se despertarán y atacarán cualquier objetivo que emita algún sonido. Gracias a este tipo de variantes, TLOU: Part 2 se convierte en una experiencia rejugable, con la intención de poner en jaque la IA mejorada de los enemigos, que además del patrullaje en alerta irán dándose órdenes en tiempo real para atacar sincronizadamente y encerrar a la protagonista.

Los puzzles han mejorado drásticamente, sin necesidad de ser complejos, y apelan a la lógica pura que usaría cualquier individuo tratando de alcanzar un acceso bloqueado.

Gráficamente el juego es bellísimo, en el sentido de la cantidad de detalle que imprime en cada apartado: animaciones y transiciones de los personajes principales, enemigos humanos e infectados; escenarios; performance y arte general del juego. Las expresiones faciales se llevan el galardón por la impresión de realismo que ostentan, pero en su totalidad la aventura representa con honores el ambiente depresivo, violento y lleno de desesperanza.

El sonido no se queda atrás y, junto al realismo de los gráficos generan una sensación de intranquilidad patente en cada segmento del juego. La banda sonora de Santaolalla está menos presente esta vez, dejando que el sonido ambiente y los pequeños ruidos contribuyan a la inmersión completa del jugador. A su vez, los distintos tracks suenan muy sutilmente en diferentes cutscenes para acentuar las emociones del jugador.

La buena adición es la mezcla de infectados y enemigos humanos en algunos sectores.

Con foco en la acción, son incontables las veces que nuestro personaje se verá envuelto en situaciones límite, ya sea porque somos desbordados de enemigos o estamos en un espacio cerrado rodeados de infectados, o porque nuestra táctica de sigilo salió mal. En esos momentos TLOU: Part 2 brilla, dándonos diferentes opciones para improvisar: para rápidamente recuperarse parte del medidor de salud detrás de un escritorio, o corriendo entre soldados hasta llegar a la puerta clave para nuestro progreso, o simplemente estar elaborando medikits, sabiendo que un segundo después, un enemigo nos descubre y solamente un escopetazo puramente de reflejo nos da la oportunidad de seguir sobreviviendo.

The Last of Us: Part 2 no es un título placentero, y se destaca en hacernos sentir lo más cerca posible del personaje que controlamos. Ira, tristeza, desilusión, empatía y por sobre todo, tensión constante, son las emociones y sensaciones que inundan al jugador, que necesita de un respiro cada vez que sale airoso del acecho de sus enemigos. La violencia que muestra el título convive con verosimilitud en el universo creado hace 7 años, pero puede impresionar a algunos. Un claro ejemplo son las brutales ejecuciones que sufre nuestro personaje si no logra sobrevivir.

La historia del juego está meticulosamente cuidada para sorprender a aquellos que dudaban que una continuación podría arruinar el final perfecto y con sensación de vacío que deja el título original. La homosexualidad y la identidad de género son temas tocados con mucha seriedad y responsabilidad en el juego, formando parte de un todo sin que se sienta de ninguna manera forzado como en otros exponentes del entretenimiento.

El ritmo sofocante, la narrativa, los giros en la historia, las variantes para abarcar en cuanto al gameplay y la longitud de la aventura -entre 30 y 35 horas-, hacen de TLOU: Part 2 un juego imprescindible para cualquier amante de géneros survival-horror, aventura o sigilo. Los valores de producción son realmente incalculables, alcanzando nivel cinematográfico, y no sorprende para nada que Naughty Dog haya lanzado este título después de varios años de desarrollo, con un aprovechamiento de los recursos de la consola que desafían nuestra inteligencia. TLOU; Part 2 cierra de manera brillante la historia de dos solitarios individuos, contada en al menos, dos inolvidables capítulos.

¿LO JUEGO?

Simplemente imprescindible.

Lo Bueno

  • Narrativa cohesiva, con cambios de ritmo, sin dejar ningún detalle librado al azar.
  • Combate mejorado y orgánico, con posibilidad de improvisación.
  • Más variedad de enemigos con respecto a la primera entrega.
  • Apartado audiovisual solo al alcance de muy pocos estudios.
  • IA de nuestros compañeros y enemigos mejorada.

Lo Malo

  • Incluso con las mejoras incluidas, la IA amiga no es perfecta.
  • No hay multijugador para seguir disfrutando una y otra vez del título.
10

Imperdible

Sebastián Cutuli
Seba es un gamer consolero de raza. Empezó con el family a principios de los 90’, siguió con la Sega Megadrive y después tuvo unos largos años de felicidad con dos de las más grandes consolas de sobremesa de Nintendo: Super Nintendo y Nintendo 64. Posteriormente, se enamoró incondicionalmente de Sony, adquiriendo una Playstation 2, continuando con la 3 y por último la 4. Fanático enfermizo de los juegos de pelea y los shooters, juegos de acción y hack and slash japoneses.