Need for Speed: Hot Pursuit Remastered REVIEW

Diego Komodowski

Electronic Arts regresa y apunta a la nostalgia volviendo a uno de los más “nuevos” queridos exponentes dentro de la saga Need for Speed, con esta remasterización del original Need for Speed: Hot Pursuit (2010). ¿Era necesario?

Me encantan los juegos de autos, especialmente los arcadosos y los que se encuentran en un género más híbrido (como la saga GRID de Codemasters), dejando para lo último las experiencias más cercanas a la simulación.

Si hablamos de juegos de carreras de tipo arcade, indiscutidamente Need for Speed fue por muchos años el rey.

Desde el juego original Need for Speed (1994) hasta el día de la fecha, la saga cuenta con la friolera de 22 iteraciones en su rama principal. Sí, 22 y sí, hay algunas iteraciones más fuera de las “grandes”. Entonces, ¿cómo seguir siendo el rey?

Aahhh, Lamborghini...

La iluminación nocturna está mejorada lo suficiente.

La respuesta es simple: no se puede. Me resulta imposible creer que hubiese existido una forma de no agotar a la franquicia teniendo en cuenta que, desde el segundo título Need for Speed II (1997) y hasta Need for Speed: Rivals (2013), los juegos salieron de forma anual casi ininterrumpida -solamente en 2001 no hubo título de la saga principal.

Recién a esta altura la franquicia continuó con iteraciones bi-anuales. Pero tal es la saturación que a lo largo de estos años, comenzaron hasta a repetir nombres para los títulos: existen dos juegos con el mismo subtítulo, Need for Speed III: Hot Pursuit (1998) y Need for Speed: Hot Pursuit (el remaster en cuestión del título original de 2010).

Cerrando los subnombres repetidos, contamos con Need for Speed: Most Wanted (2005) y Need for Speed: Most Wanted (2012). Además del original The Need for Speed (1994) y Need for Speed a secas de 2015.

Sinceramente, no comprendo la existencia de este título remasterizado, más que una forma de rellenar el espacio de las nuevas entregas bi-anuales sosteniéndose con la excusa de las tantas remasterizaciones de moda, y apuntando a la nostalgia de algunos jugadores que conservaban un gran amor por el título de 2010. Tal es la confusión de nombres, que originalmente creía que este título iba a ser una remasterización del primer Hot Pursuit de 1998 -algo que a mi criterio hubiese tenido más sentido.

Hablando de las características de este título per se, es destacable mencionar que cuenta con las funcionalidades de redes sociales y ranking de puntajes online (introducida en la franquicia con el nombre Autolog, justamente en el título original por idea de Criterion) y que además permite el muy bienvenido juego online cross platform.

Ser la policía, algo nunca visto en la saga...

El trabajo gráfico de la remasterización es decente, especialmente en el agregado de objetos al escenario que proyectan nuevas sombras y que completan mucho el feeling general, haciéndolo parecer un juego más moderno. Los más beneficiados al respecto para el punto “nostálgico” son aquellos que no tocaban el título desde Playstation 3 y Xbox 360 (en 720p y 30fps), dado que el remaster ofrece en PS4 Pro y Xbox One X 1080p y 60fps u opción de 4K y 30fps. El peor caso se lo llevan las consolas base de Sony y Microsoft y la Nintendo Switch que corren el juego a 1080p-30fps. En PC, dependiendo del hardware, claro, se puede alcanzar hasta 4K-60fps. Es decepcionante que en un juego con tantos años, con gráficos mejorados pero que no tiene que ver con la carga poligonal de juegos modernos, no se haya logrado una optimización para ser jugado al menos en 1080p y 60fps en todas las plataformas (quizá entendiendo una versión de 30fps en Switch por obvias razones). Ni hablar que aquellos que contaban actualmente con el juego de 2010 en PC, reciben aún menos diferencia con la versión original por las capacidades de resolución en aquella versión.
Otros pequeños aditamentos consisten en más posibilidades de customización de colores de los autos y un showcase de los vehículos para apreciarlos mejor.

Original.

Remastered.

En resumen, se podría decir que esta versión remasterizada del título es casi en exclusiva para jugadores poco conocedores de la saga que buscan un juego alejado de conceptos open-world y customización mecánica o abrumadora cantidad de vehículos de juegos modernos, que se sumerge de forma simple y concreta en la acción. Quizá también para algunos jugadores fanáticos que disfrutaron mucho del título de 2010. En el caso de este redactor, que ha jugado a más de la mitad de las 22 iteraciones de la saga, este es un título que podría haber dejado pasar sin lugar a dudas.

¿LO JUEGO?

Sólo para fanáticos o personas que han jugado poco y nada la saga y quieren una experiencia concisa.

Lo Bueno

  • Carreras simples sin mundos abiertos rellenos de actividades cuestionables.
  • El trabajo de remasterización, especialmente en las consolas Pro y One X, es decente.
  • Multiplayer Cross-platform.

Lo Malo

  • Tironeos inexplicables en la versión de PC, además de excesiva exigencia de hardware para correrlo en 4K - 60fps.
  • Es exactamente el mismo juego que el original + DLC. No se aprovechó para sumar contenido más interesante a la experiencia.
6.5

¿Por qué no?

Diego Komodowski
Diegote empezó a jugar con el clon de Atari 2600 "Dynacom" y poco tiempo después conoció la ColecoVision y se terminó de enamorar de los videojuegos para siempre. Conductor de Checkpoint radio, actor, coreuta y programador de sistemas; aporta ese granito de arena al proyecto de Checkpoint. Es consolero y tiene un amor olvidado en la Sega Genesis y la Dreamcast. Actualmente juega mucho en Playstation, pero también tiene una PC más o menos Gamer y disfruta de las bondades de Steam. Le encantan los shooters y aventuras en 3ra persona, y si tienen buenos puzzles mejor; en los últimos años se prendió mucho con la onda de los juegos indie.