FIFA 17 Review

Pablo Carbonell

Otra nueva entrega de este clásico, en la aguerrida lucha de sagas futboleras por el dominio de nuestras consolas. ¿Quién sera el ganador de este ciclo? ¡El que no avanza pierde!

Como ya es tradición, FIFA 17 nos presenta otra iteración en su evolución gradual, con aciertos y fallos, como ocurre en este género. De más está decir que atacar esta saga o a su rival de ofrecer poca innovación en su ciclo anual tiene poco peso: ¡es futbol señores! Salvo que mañana mismo sumen alguna regla donde los perdedores sean ofrendados a Quetzalcoatl, no podés pedir otra cosa que una mejora holística y progresiva. Es por esto, que este análisis va a tratar de enfocarse en lo nuevo sobre la mesa y no en los detalles de qué aspecto fino del gameplay fue actualizado, cuántas palabras puede pronunciar mal Kempes, o cómo le gustan las microtransacciones a EA.

En este caso, además de los retoques en el gameplay y la IA, los dos grandes pilares de innovación son el modo de juego “The Journey” y el uso del motor Frostbite 3.

Como esto es EA, Rooney puede ser Krogan de tu equipo.

"Mi nombre es Alex Hunter. Y tengo esa enfermedad de Brad Pitt que te hace nacer viejo"

Ah, delicioso y poderoso Frostbite, ¡todas las almas de programadores que haya consumido EA para hacerte valieron la pena!

El potente motor gráfico supo tener sus orígenes por 2008, con Battlefield: Bad Company, donde ya prometía un manejo interesante de la física con su capacidad de reventar estructuras y acompañarlas con un motor de sonido que adaptaba los ruidos del ambiente según la situación y magnitud del evento. Hoy por hoy, creció de tal manera, abarcando otros campos como la física de colisiones, IA y cinemáticas; que los muchachos de EA optaron por utilizarlo en esta edición como si se tratara del Battlefield 1. No es para menos, el grado de realismo que se puede alcanzar, así como las mejoras en la iluminación, la animación y el renderizado, merecen respeto.

Esto se exprime durante los partidos a la hora de dictaminar la física  y roces entre los jugadores, que si bien ya eran en parte un componente de la saga, ahora toman un nuevo peso y rol más activo a la hora de definir un partido. ¿Querés recrear la (no apta para toda la familia) patada de Krupoviesa a Montenegro?, entonces Frostbite engine es para vos. ¿Impactos que simulen la inercia detrás del binomio pie-cara? El Gato Sessa ya salio a comprar acciones de EA.

En este caso, además de los retoques en el gameplay y la IA, los dos grandes pilares de innovación son el modo de juego “The Journey” y el uso del motor Frostbite 3.

Un ejemplo más cotidiano de estas mecánicas sería la sensación de balance o peso que tienen los jugadores, donde se simula en tiempo real su interacción, luchando por la pelota. Tanto la masa de cada uno, como quién haya ganado una mejor posición, determinan cómo sale esa jugada. Claro que si tenés al pobre de Ribery queriendo luchar un centro contra los casi dos metros de humanidad de Fellaini, no esperes milagros.

Por suerte EA no nos deja solos en esta y asignó un botón que nos da un manejo mas fino de cómo nos queremos ubicar en esa lucha de fuerzas entre los jugadores: asignado por default, el gatillo izquierdo nos permite controlar la pelota de tal forma que podemos optar incluso por bajarla. Sonará como una obviedad, pero suma un nuevo elemento al juego aéreo, ya que no estamos obligados a cabecear si las circunstancias o el jugador no son propicias a nuestras necesidades.

Esto nos lleva a mencionar la IA (Inteligencia Artificial) bajo Frostbite, que adaptada al campo de fútbol y promueve un juego más “despierto” por parte de la máquina. La IA se siente ágil y dueña de todas las herramientas del juego, y hasta se podría decir que es más consciente de los huecos y espacios que se generan. Por el momento, no ofrecerá un reto equivalente a jugar con otra persona; pero en las dificultades más altas, te puede dar más de un dolor de cabeza si la diferencia de niveles entre los equipos es notable, o ustedes salieron mal parados. Por otro lado, si lo jugas en “amateur” y te quejás… verguenza te tendria que dar, Caruso Lombardi, que estoy seguro que armás tus equipos acá antes de usarlos en la cancha.

El nuevo modo, The Journey, sería la versión expandida y mejorada; así como más carismática del clásico modo Be a Pro. Posee una mezcla de “película con mecánicas de juego”, la cual termina en acierto a medida que avanza la trama.

No hay motor gráfico que te arregle la cara, Mou.

Un ejemplo mas cotidiano de estas mecánicas sería la sensación de balance o peso que tienen los jugadores, donde se simula en tiempo real su interacción, luchando por la pelota. Tanto la masa de cada uno, como quién haya ganado una mejor posición, determinan cómo sale esa jugada.

Con la guita y horas de juego que hay acá, te compras un autito.

La historia nos pone en la piel de Alex Hunter, un joven crack de linaje futbolero, oriundo de Clapham (Londres), que no será Lafferrere pero igual te transmite esa vibra de pibe salido de clase laburante. Alex “el chori” Hunter será acompañado por su núcleo familiar que incluye a su abuelo veterano-futbolero Jim Hunter y a su amigo/rival Garreth “Mayonesa” Walker.

Tendremos la chance de elegir entre uno de veinte equipos de la Premier League para iniciar la temporada, pero lejos estamos de tener un puesto asegurado si no lo acompañamos con resultados esperados según nuestra posición. Podremos ser un delantero de área; un mediocampista que genera oportunidades; o un wing por alguna de las puntas.

A lo largo de este modo, podemos ir sumando Trait Points, que nos darán la chance de mejorar y refinar nuestras habilidades cual RPG, mejorando siempre en campos más generales como “control del balón” o “pases cortos”, de forma similar a los perks del Fallout 4, pero sin tanta variedad.

Gracias al nuevo engine, los cambios de la edición anterior a esta, son más que notables...

...y el nivel de detalle es increible.

No es sorpresa que poco a poco vayas ganando empatía por Alex “manteca” Hunter y su lucha por ser alguien en la Premier League, todo esto gracias a que incluso con un guión de fondo, este modo no nos lleva de la mano por el camino.

Digo esto pero en un principio tanto enfoque en la historia y caracterización de Hunter me llevó a querer volver a las viejas opciones de customización y crearme un personaje propio. Pero la caracterización del “pocho” Hunter, sus logros y su historia me terminaron enganchando en sus puntos más altos. Esto no quiere decir que uno no tenga control sobre la forma de actuar o el carácter de nuestro pichón de crack, ya que poco a poco se puede ir definiendo por medio de una rueda de dialogo (¡hola Mass effect!) que la personalidad del joven sea creída como “El Diego”, modesta o equilibrada. Con la primera opción, ganás más seguidores, pero te baja tu status con el DT; con la segunda opción, todo lo contrario; y con la tercera, mantenés un balance donde sólo lo que hagas en la cancha, determina tu relación con el resto (y te volvés uno con el universo, pedazo de pecho frío).

Tendremos la chance de elegir entre uno de veinte equipos de la Premier League para iniciar la temporada, pero lejos estamos de tener un puesto asegurado si no lo acompañamos con resultados esperados según nuestra posición. Podremos ser un delantero de área; un mediocampista que genera oportunidades; o un wing por alguna de las puntas.

A lo largo de la carrera de Alex “el bocha” Hunter, nos encontraremos con las distintas vicisitudes que nos pone la vida, según nuestras buenas o malas decisiones y sus respectivas consecuencias. Es tal la experiencia “RPG”, que si en algún momento me ofrecían robarle la mujer a Maxi Lopez, no me hubiera sorprendido.

¿Puede que la historia de The Journey resulte simple o cliché por momentos? Totalmente, pero cumple con creces la idea de llevar una narrativa divertida que confluya con las mecánicas de juego, y alimentar de paso esa fantasía de levantarse un día con las habilidades de un crack en ascenso. En pocas palabras, tampoco pidas que esto sea cine expresionista alemán.

Frostbite, demostrando su poder con la iluminación.

Del resto de los apartados, tal como expliqué en un principio, no voy a entrar en detalle. Tanto FIFA como PES, nos tienen acostumbrados a un nivel de producción y calidad imponente; no por nada son las únicas sagas de fútbol que aún gozan de buena salud.

Sí quería hacer mención al nivel de detalle que tienen los jugadores, que más allá de que EA se molestó en recrear a las estrellas con total perfección; la forma en que se mueven y juegan simulando a las figuras reales realmente me sorprendió. Otra vez aclaro, no esperen que el 2 de Aldosivi sea igual a la realidad.

Por su parte, el querido multiplayer por la red cumple y ofrece competencia acorde; pero obviamente podés encontrarte con picos de lag cuando jugás con alguien que está conectado desde la Base Marambio usando como router la carcasa de un pingüino, lo cual ya no es culpa del juego.

En conclusión, FIFA continúa en su carrera anual por mejorar. Si sos fan de esta saga o su rival, probablemente ya estés jugando la edición correspondiente de este año. Si en cambio sos más casual y sólo te interesa para jugar con birra y amigos, o sos de los que actualizan cada tanto uno por el otro; tanto el cómo se ve y cómo se siente al jugar te van a volar la cabeza.

¿LO JUEGO?

Dale gas. Reunión de pizza, cerveza y amigos; este juego y un par de controles te alegran la noche.

Checkpoint opina…

guru_web

Pocas cosas me divierten más que jugar al FIFA con tres amigos más, pero luego de eso, siempre termina llenando un hueco en la juegoteca. Ahora, con The Journey, puede que le saque un poco más el jugo al juego, además de disfrutar las capacidades del maravilloso engine creado por EA.

fede_web

Un año más, un FIFA más que no voy a jugar, a pesar de que hayan usado mi apariencia física en la portada del juego. Me parece excelente que se hayan jugado por agregar un modo historia, es lo que muchísima gente pedía. Gráficamente el engine Frostbite 3 es una maravilla que se luce con cada juego que lo termina utilizando. Quizá algún día entienda todas las referencias futboleras que usó Pablito en su review, o quizá no.

vani_web

No me interesa para nada el fútbol, así que es lógico suponer que no me interese ningún juego relacionado con este deporte. Aún así, he visto muchos, por la fortuna o desgracia de haber convivido más de veinte años con un hermano fanático de La Acadé. Así es como, a veces, para complacer a mi hermano (o a cambio de que me dejara jugar a otra cosa momentos después) he tenido que jugar partidos -y hasta torneos- de diferentes exponentes del género que, para mí, siempre eran todos iguales con un sombrero nuevo. Obviamente mi desempeño era horrible y tenía que comerme las gastadas de mi hermano y el boludeo de ganarme por goleada siempre (¡¿hasta que punto una tenía que humillarse para poder jugar Metal Gear Solid después!?). Pero bueno, la verdad es que tengo que admitir que en todos esos años de tortura (je), nunca había visto nada parecido al “modo historia” que este Fifa plantea, y la verdad es que me siento atraída a, por lo menos, darle la oportunidad de probarlo. Sería un buen momento para invitar a mi hermano y revivir viejos tiempos (pero esta vez practico un poco antes, ¿será que podré vengarme después de todos estos años?).

dieguito_web

Siempre me gustó el FIFA aunque soy un jugador muy casual. Que le hayan puesto un modo historia, como fue el gran acierto en Fight Night Champion, hacen que me den muchas ganas de jugar a esta nueva iteración. Es algo que marca la diferencia entre una simple actualización anual y un juego más renovado.

facu_web6

Lo mejor del primer día de conferencia de la E3 2016: El modo historia del FIFA. Algo tan básico que cuesta creer que recién ahora lo estemos viendo (aunque ni a mi se me hubiera ocurrido). Esta simple innovación hace que por primera vez se justifique la edición anual del juego.

Lo Bueno

  • Frostbite y su física.
  • The Journey vino para quedarse.
  • El cuidado en los detalles es abrumador.

Lo Malo

  • Los diálogos de los relatores se vuelven repetitivos con facilidad.
  • Las microtransacciones del modo Ultimate Team.
8

¡A no dejarlo pasar!

Pablo Carbonell
Pablo es el estereotipo de gamer gasolero: cuando no tenía la consola de turno o la PC no le daba, siempre caía en lo de algún amigo generoso con otro joystick. En cuanto salía una nueva generación que aun nadie tenia, el se la pasaba recorriendo shoppings "probando" los juegos, hasta que lo echaran. De gustos básicos, prefiere jugar en PC y puede disfrutar tanto un juego AAA recién salido, como el indie más barato que veas. Por lo general, se inclina por los ARPG y los juegos de pelea, donde gusta de "chanchear" personajes hasta que la gente se enoja, porque lo importante no es ganar...¡sino que el otro pierda!