(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25934338-1', 'auto'); ga('send', 'pageview');

Assassin’s Creed Chronicles : India – Review

Segunda iteración en la trilogía paralela a la saga que enfrenta asesinos con templarios.

Aprovechando la oleada de lanzamientos anuales de la saga principal, Assassin’s Creed Chronicles llevó el enfrentamiento entre asesinos y templarios a una dimensión paralela 2.5. Cual sucesor espiritual del emblemático Prince of Persia, esta trilogía propone transferir varias de las mecánicas del juego principal a un ambiente más controlado, que premia la precisión de saltos y asesinatos en un arco histórico acotado. Tras la primera iteración de 2015 situada en China -que narraba las aventuras de la vengativa Shao Jun durante la declinación de la dinastía Ming-, ahora llega Assassin’s Creed Chronicles: India, ubicado en el seno del Imperio Sij 300 años más tarde. La experiencia básicamente se resume en dos palabras: lo mismo.

Para ser más justos, esta vez -dada la locación- nuestro recorrido es más colorido y menos nebuloso: India hace honor al abanico cromático de su cultura con verdes, azules y magentas que nos acompañarán durante la mayoría del trayecto. En este sentido, la breve campaña es un poco más alegre visualmente que en la iteración anterior.

Assassin’s Creed Chronicles se puso más luminoso y colorido.

El diamante Koh-i-Noor, un Fragmento del Edén. ¡Poderoso, el chiquitín!

Pero respecto del juego en sí, la jugabilidad se mantiene muy similar: las misiones requieren destreza plataformera, asesinatos sigilosos, persecuciones desde las sombras y algún que otro puzzle de manivelas. De la misma forma, la variedad no ha cambiado demasiado, aunque sí son destacables las secuencias contrarreloj en las que debemos activar todos nuestros reflejos, mientras se derrumba un templo o nos persigue un elefante.

En esta oportunidad, protagonizamos al asesino Arbaaz Mir mientras intenta recuperar la famosa piedra preciosa Koh-i-Noor de los templarios infiltrados en la East India Company, brazo colonizador en los territorios de la Perla de la Corona Británica. Es que el diamante es uno de los codiciados Fragmentos del Edén, que desatan esas desesperadas búsquedas por parte de la Hermandad y la Orden a lo largo de la saga. Por lo demás, el arco narrativo es tan olvidable como sus personajes -que, además de Arbaaz, incluyen a su mentor Hamid y a la princesa Pyara Kaur. Otra oportunidad perdida para un contexto histórico de enorme potencial.

Como es usual en la saga, los lugares que visitamos y los diversos documentos que vamos recolectando -algunos opcionalmente- van completando la característica base de datos que destaca detalles históricos de color. Para los completistas, también hallaremos cofres y helix glitches en cada uno de los niveles. Cuanto más habilidosos seamos -ya sea con sigilo o violencia- y más objetos recolectemos, al final de cada misión se nos otorgará un puntaje que irá mejorando las destrezas del asesino. Además de su agilidad, Arbaaz cuenta con un pequeño arsenal que incluye bombas de humo y el novedoso chakram, que puede rebotar en superficies para conseguir una muerte calculada. Sin embargo, no encontramos prácticamente nada de aquella espectacularidad misteriosa de la Hermandad India a la que hiciera referencia el reciente Assassin’s Creed Syndicate.

Aunque la historia del juego presenta alguna vaga conexión con la saga principal, el arco argumental es olvidable.

Además de la campaña principal, el juego ofrece algunos desafíos contra el tiempo que nos exigen recolectar helix glitches, asesinar a un templario específico, o erradicar la totalidad de los enemigos. Estos escenarios son independientes y no tienen conexión alguna con el arco argumental, aunque ofrecen una bienvenida oportunidad para afinar nuestros reflejos. Y aun así, los reflejos no serán suficientes en aquellas esporádicas ocasiones en que los controles no responden con la precisión que uno espera; a veces nos frustramos en un ciclo de prueba y error por no poder ejecutar un asesinato en el momento indicado, o perder de vista algún templario que se nos indica perseguir, aun cuando creemos dar los comandos en el instante justo.

La breve campaña de Assassin’s Creed Chronicles: India es un poco más alegre visualmente que en la iteración anterior.

Esas campanas revelarán nuestra presencia si no somos sigilosos.

Parece que nos debemos acostumbrar a cierta inequidad en la saga Assassin’s Creed: toda aquella iteración que tenga lugar más allá del este de Europa, sufre una penalización en calidad. Bueno, como en el mundo real, digamos. Ni me quiero imaginar si en algún momento se le ocurre a Ubisoft  mirar hacia el hemisferio sur, y nos encontramos un día jugando “Assassin’s Creed: Aryentain” (acá las polarizaciones fascinan, así que quizá…).

Assassin’s Creed Chronicles: India nos deja pensando en la tercera entrega que se situará en Rusia. ¿Se volverá a repetir la misma fórmula que parece ir cerrando un monótono triángulo equilátero? ¿O se perturbará el orden establecido como lo hiciera la revolución bolchevique en la segunda década del siglo XX? En menos de un mes lo sabremos.

Es una fórmula entretenida, pero en mi opinión, no más que eso. Es una lástima que sigan desperdiciando contextos históricos tan ricos en iteraciones olvidables.

¿LO JUEGO?

Si te gustó mucho la iteración anterior, jugalo. De todas formas la experiencia es breve.

Checkpoint opina…

dieguito_web

Assassin’s Creed se transformó hace tiempo, en la máquina de hacer chorizos. El problema es que a mi el chorizo me gusta pero, como todos sabemos, el chorizo en exceso hace mal.

fede_web

Koh-i-Noor, poderoso el chiquitín, como bien dijo Beto, una pena que este juego chiquitín no sea poderoso en lo más mínimo. Los juegos sidescroller pertenecen a un género que hoy en día es muy complicado de llevar adelante, pareciera que sólo cuando se los mezcla con contenido RPG pueden llegar a ser buenos juegos, no es el caso de la saga offspring de Assassin´s Creed.

facu_web6

Me da pena que la saga haya perdido tanto su rumbo, tantas iteraciones tan seguidas hicieron que se pierda el hilo conductor. Ojalá la próxima entrega encamine la historia de los asesinos. Sí me parece una linda opción considerando el precio; y posiblemente con otro nombre hubiera sorprendido un poco más.

diegote_web

Definitivamente Ubisoft necesita aflojar con Assassins’s Creed, tanto con la saga principal como con estos spin-offs. Si en lugar de planear tres juegos cortos, hubiesen hecho un sólo juego con este estilo, equivalente a la duración sumada de ellos, y utilizando quizá hasta las mismas locaciones pero uniendo la trama de alguna manera realizando una linda historia; creo que me hubiesen dado muchas más ganas de jugarlos, pero así no. En lugar de aprovechar este motor 2.5 D para traernos alguna historia sobre Prince of Persia, Ubi insiste con agotar completamente la franquicia de AC. A mi personalmente me cansaron.

Lo Bueno

  • Entretenida jugabilidad en 2.5 D.
  • Visualmente más colorido y agradable que la iteración previa.

Lo Malo

  • Premisa prácticamente idéntica al juego anterior.
  • Arco narrativo poco atrapante.
  • Los controles no siempre responden con precisión.
6

¿Por qué no?

Un gamer que juega múltiples géneros en múltiples plataformas, Hugo -alias Beto- comenzó desde pequeño a incursionar en los videojuegos a través de joyas como Super Mario Bros., Pac-Man y Carmen Sandiego. Sus géneros predilectos son los RPG, los juegos de estrategia (RTS y 4X) y los puzzle. En su ámbito laboral, como profesor universitario en ciencias de la salud, incorpora analogías, alegorías y estrategias de enseñanza inspiradas en su experiencia videojueguil cuando ve la oportunidad. Por supuesto también difunde la religión Checkpointera en sus círculos académicos.