Sword Art Online Hollow Realization Review

Facundo Maciel

Una nueva entrega del juego original basado en la popular franquicia de anime.

Sword Art Online es un manga/anime, que actualmente es el representante más popular de las historias que transcurren dentro de un juego online. La franquicia supo gozar de un buen momento, por lo que empezaron a salir varios juegos. Estos tienen la particularidad de que crean una historia original basándose en su contraparte animada. Se comparten elementos, pero varios eventos suceden de manera diferente, y cada título videojueguil es secuela directa del anterior.

Hollow Realization se sitúa directamente después de los eventos de Lost Song. Mientras que en el anime nuestros protagonistas cambiaban a un juego llamado Gun Gale Online (que, como dice el nombre, se basaba en armas de fuego), en esta aventura vamos a jugar a Sword Art: Origin, una re-edición del fracaso que fue Sword Art Online gracias a las intenciones oscuras de su creador.

La premisa del juego explora algo que pocas veces se vio. En pocas palabras, la trama gira en torno a “los sentimientos” de un NPC. Es decir, uno de esos personajes en un juego online que está controlado por la máquina.

Para ayudar a Premiere, vamos a contar con la ayuda del plantel completo que apareció tanto de la serie como de los juegos. El problema es que se le da mucho espacio a personajes que únicamente aparecieron en un puñado de capítulos, y algunos se presentan forzadamente sin mucha explicación.

Premiere no tendrá sentimientos, pero eso no evita el fanservice.

El juego se centra en la aparición de un NPC extraño al que debemos ayudar.

¿Te bato un dolca?

Esto no sería malo, de no ser porque gran parte de los diálogos se tratan del amor, de la amistad y de cuánto se ayudan los unos a los otros (aunque estén hablando con la NPC). Esto es un elemento casi obligado en cualquier juego del género, pero en este caso se exagera tanto que empalaga y hasta llega a dar un poco de vergüenza ajena.

Nuestro personaje se puede equipar varias piezas distintas, y lo mejor, es que cada una cambia la ropa que aparece en pantalla. Dejando de lado eso, vamos a subir de nivel y mejorar skills dependiendo del tipo de espada.

La novedad es la introducción de un simulador de citas. No sólo puede satisfacer las fantasías de los fanáticos del anime, sino que también sirve para mejorar los atributos de nuestros compañeros. Podemos hablarles, regalarles objetos y, a medida que la relación mejora, podemos pasear de la mano por la ciudad y desbloquear eventos exclusivos.

El juego toma lugar en una ciudad central bastante colorida y detallada, donde podemos hacer todas las compras necesarias, aceptar distintas quests y pasar el rato con nuestros amigos virtuales. Eventualmente podemos hacer algunas misiones cooperativas online, pero esto no es el centro del juego. Pareciera que únicamente se introdujo esta modalidad porque el juego toma lugar en un MMO. Esto no es ni bueno ni malo, pero podemos completar la aventura sin enterarnos de este modo.

Una vez que decidimos ir a explorar el mundo, nos vamos a encontrar ante un mapa gigante esperando ser descubierto. Explorar, derrotar distintos enemigos (con o sin objetivo), cruzarnos con otros personajes, encontrar un monstruo con un nivel exageradamente mayor y salir corriendo; son todos elementos que dan una acertada sensación de que estamos ante un juego masivo online.

Cazando jabalíes virtuales.

El sistema de combate es sin duda lo más interesante. Un híbrido entre un juego de acción, un hack and slash y un juego de rol. Podemos machacar un botón para golpear a nuestros enemigos repetidamente, a la vez que evitamos sus ataques con esquives rápidos. Y además ponernos estratégicos dándoles órdenes simples a nuestros compañeros, combinándolas con nuestro amplio repertorio de habilidades especiales.

Gráficamente es relativamente simple, aunque mejoró sustancialmente con respecto a Lost Song. Como mencionamos antes, el nivel de detalle es lo que más destaca de la presentación del juego. Nuevamente las escenas animadas, aunque son pocas, tienen una estética que combina animación tradicional con 3D de manera única y particular.

Chamuyar para mejorar las habilidades de nuestros compañeros.

Dejo el comentario para su imaginación.

El anime de Sword Art Online tiene un mérito particular. Nos cuenta algo bastante simple, pero la forma en la que lo hace es lo que le ganó su popularidad. Esto se lograba gracias a un buen hilo conductor con capítulos “de relleno”, que introducían por un corto período a personajes nuevos para mantener fresca la historia.

El primer error del juego es hacer importantes a todos esos personajes y no darles un trasfondo correcto, transformándolos en clichés cuyo único fin es demostrar lo clara que la tiene el protagonista. Este es el patrón de todo el juego: tiene puntos bastante fuertes como el detalle de los escenarios, una buena jugabilidad y una premisa poco común; y puntos negativos como la historia general, la falta de profundidad de nuestros compañeros y la masividad que hace que varias veces no sepamos para dónde ir.

Lamentablemente, en un juego largo como este, gana lo malo. Un público general difícilmente lo va a aprovechar, haciendo que únicamente sea recomendable para los seguidores de la saga.

¿LO JUEGO?

Si te gusta mucho el anime (y un poco los simuladores de citas) te va a entretener por horas, de lo contrario no.

Lo Bueno

  • La premisa de la historia.
  • El estilo de las escenas animadas.
  • Muchas horas de juego para quien le guste el anime.
  • Dating sim.
  • El combate, ideal para el género.

Lo Malo

  • La historia, con los diálogos interminables y repetitivos.
  • Falta de profundidad de los personajes.
  • Para lo grande que es, es muy fácil perderse.
  • No tiene nada para atraer público nuevo.
6.5

¿Por qué no?

Facundo Maciel
Facu ya no es el checkpointer más joven, pero si el mas alto. Prefiere jugar en las consolas de Sony, aunque también le gustan las portátiles de Nintendo y en lo posible escapa de la PC como plataforma de videojuegos. Disfruta de una buena historia antes que todo, sin importar el medio o el formato (series, cine, libros...), aunque los videojuegos son los que más lo atrapan. Como la mayoría en Checkpoint juega desde que tiene conciencia y sabe que va a seguir jugando siempre.