Super Dragon Ball Heroes World Mission Review

Checkpoint

Dragon Ball Heroes comenzó como un juego de cartas coleccionables en Japón, con un formato de temporadas que constantemente inventaba situaciones nuevas con personajes originales y -cuando volvió Dragon Ball a la pantalla con Dragon Ball Super- sumó otras historias consistentes con los nuevos arcos argumentales que se emitían en la televisión japonesa.

Super Dragon Ball Heroes World Mission es una adaptación de este juego vigente en Japón, adaptado para PC y Switch. Al margen de la plataforma, esta reinvención gana valor al adaptar años de temporadas de cartas coleccionables. Y al pasar de una experiencia que depende de comprar objetos físicos a ser totalmente digital, ignora por completo las compras por internet o cualquier tipo de microtransacción.

Antes de comenzar por la historia, es importante hacer énfasis en que realmente se puede definir al juego como un derroche de fanservice de la serie. Contamos con casi todos los personajes de todas las series, peliculas y OVAs, con todas sus transformaciones y trajes.

Por ejemplo, vamos a tener a Goku con su primer traje, sus vestimentas rotas luego de la pelea con Freezer, de niño, con el gi de GT y todas las variantes que puedan recordar. Desde lo positivo, se aprecia esta variedad (siendo la falta de personajes una de las principales críticas de los juegos de la franquicia de las últimas dos generaciones), aunque desde lo negativo podrían haber reducido levemente la cantidad, obviando los modelos que se ven prácticamente igual con cambios ínfimos, como puede ser la ropa rota o un símbolo distinto sin más.

Además, tenemos personajes originales, tanto totalmente nuevos a la franquicia, como transformaciones que nunca se vieron (pero posiblemente imaginamos) como Gohan Super Saiyan 4, Gotenks de grande o Vegito Super Saiyan 3. Un aire fresco bienvenido en un juego que se destaca por esta exageración.

La portada ya define el fanservice del juego.

Dragon Ball volvió (aunque nunca se fue) en forma de cartas.

La historia en sí nos sitúa en un mundo “real” donde Dragon Ball es furor y existe el juego de cartas. Nuestro protagonista es un entusiasta de la serie que recién comienza con esta actividad. Para su sorpresa, un Cooler que parece real lo intenta atacar y el Gran Saiyaman 3 viene al rescate. A partir de esto es reclutado para ayudar a solventar esta serie de anomalías, transformándolo en un Dragon Ball Hero, encargado de viajar al mundo del juego y desentrañar el misterio, con varias sorpresas imaginables en el camino.

La historia original es más que bienvenida ya que no siguió la tendencia de los últimos juegos de Bandai Namco de hacer un protagonista mudo que no impacta en lo absoluto en la aventura, arruinando la consistencia argumental. Super Dragon Ball Heroes no cuenta nada muy distinto de cualquier RPG simplón, pero lo hace satisfactoriamente cumpliendo su objetivo de resaltar el fanservice.

A esta altura de la review, sin siquiera llegar al gameplay, ya varios sabrán si les interesa o no el juego.

Como se expresó anteriormente, es un juego de cartas con sus propias reglas, donde podemos elegir siete de ellas (cada personaje es una carta) cuya combinación de variantes y estrategias definirá al ganador. Las podemos posicionar turno a turno en un tablero dividido en dos grandes partes: la primera para atacar y defender (subdividido en cuánta energía queremos dedicar a dicho movimiento) y la segunda para recuperarse y luego poder volver al frente de batalla.

Esta división simple es la base del juego, teniendo que elegir bien las combinaciones, ya que podemos utilizar todo en el ataque y arriesgarnos a ganar y quedar desprotegidos para la venganza rival, ya que todas nuestras cartas quedaron agotadas; hacer descansar rotaciones de dos cartas por turno, etc..

La base del juego: saber en qué zona poner tus cartas.

A esto hay que sumarle muchas, pero muchas variantes y reglas adicionales, tantas que quien les escribe admite que no termina de comprender el motivo de algunos sucesos misteriosos en las peleas. Si bien se explica todo en algún punto, hay tanto y tan minucioso que abruma. Aunque está bien que así sea, ya que es el objetivo del juego, no hay sorpresas que arruinen un combate y en el peor de los casos simplemente con mover cartas nos vamos a entretener y avanzar en la historia. 

La primera variable a tener en cuenta es el tipo de carta que puede ser entre tres: balanceada, débil pero con energía, o fuerte pero de alto consumo. La segunda es el puntaje que tiene, que acumulado determina quién ataca primero y, cuando superemos cierto limite acumulatorio, nos genera puntos que nos permiten realizar ataques especiales característicos de cada personaje.

Te desafío a armar un equipo con menos de dos Gokus.

Por último, podemos sumar ítems y aprovechar habilidades ocultas de determinados personajes para realizar acciones extra, accionar aún más ataques ocultos y/o fortalecernos en tiempo real. El objetivo, al final del día, es vaciar la barra de vida del oponente en nuestros turnos de ataque, gestionando las siete cartas correctamente.

El apartado gráfico es correcto: lejos de buscar un parecido realista -sea con técnicas artísticas como Fighter Z o cell-shading cual Xenoverse– encuentra ese punto por defecto donde todo se ve simple y efectivo, sumado a la cantidad abrumadora de modelos que hay, logrando que se aprecie el esfuerzo general a la presentación.

Entre que comencé a escribir la review y finalmente la terminé, se anunció la llegada del nuevo Broly (el de la película homónima) confirmando esta percepción de que Bandai Namco está sacando Dragon Balls en todos los géneros, para nutrirlos de cada novedad que salga del canon oficial de la serie.

Sin dudas este juego es el más específico, apuntado a gente que le gusta mucho el fanservice de Dragon Ball y le entretiene (o por lo menos, no le molesta) que las peleas sean a través de cartas. Si estás dentro de ese grupo el juego te va a encantar y te vas a perder horas con todo el contenido que tiene. Si no, queda la percepción de que se podrían haber hecho pequeñas modificaciones para hacer el juego un poco menos de nicho y más dinámico.

¿LO JUEGO?

Si te gusta el fanservice de Dragon Ball, la estrategia y los juegos de cartas, este juego te va a dar horas y horas de contenido.

Lo Bueno

  • Hace lo que se propone espectacularmente bien: derrochar fanservice.
  • Realmente hay mucho contenido, sin recurrir a DLC.
  • La historia es simple y efectiva.

Lo Malo

  • Las repeticiones de personajes con cambios ínfimos.
  • Podría ser un poco más dinámico.
7.5

Bien logrado