Ni No Kuni Remastered Review

Facundo Maciel
PC PS4 Switch

Ni No Kuni, el primero, fue un juego que desató mucha expectativa en su lanzamiento original allá en 2010, debido a su original mezcla de RPG de Level-5 con animaciones y diseños del aclamado Studio Ghibli. El resultado fue un juego de mucha identidad, con mecánicas originales en varias aristas del gameplay. Con el motivo de esta review vamos a focalizarnos en cómo la aventura envejeció y qué novedades trae casi diez años después. Antes de comenzar, destacamos que la versión de Switch no es un remaster sino un port del juego original.

La historia se centra en Oliver, un chico que luego de perder a su madre termina transportado a un mundo mágico, que deberá salvar de la bruja blanca. Este aspecto se mantiene como una fábula atemporal, de esas que podrían estar dibujadas y adaptadas a cuentos.

El trayecto de esta aventura se divide en dos, comenzando por la exploración: vamos a recorrer un mundo vivo y consistente con las reglas que se crearon. Desde ciudades hasta calabozos, cada lugar por el que pasemos va a tener su historia y nuestro impacto será significativo. Una de las mecánicas pensadas para profundizar la exploración, fue la capacidad de usar magia para influir el estado de ánimo de la gente, aspecto que se aprovecha particularmente bien en las misiones secundarias, lo cual se sostuvo excelentemente bien a lo largo del tiempo.

Oliver y sus amigos, ahora se ven todavía mejor.

Saber gestionar humanos y monstruos es clave.

El combate fue un punto de quiebre entre el público que esperaba el juego: decir que es complejo es poco, y hubo una opinión generalizada de que esto ahuyentó a personas que buscaban algo más sencillo.

En pocas palabras, controlamos a tres personajes, que a su vez controlan a tres monstruos intercambiables. Los combates son en tiempo real, pero con elementos clásicos de RPG, con foco en la variedad de opciones de ataque, daños elementales, modificadores de estado, etc.. La mayor diferencia con Ni No Kuni II es que en esta ocasión sí hay turnos definidos que limitan la improvisación en pos de la estrategia.

La variedad de monstruos tiene un espíritu pokemonesco: es divertido conseguirlos y se diferencian lo suficiente como para que armar a nuestro equipo sea una parte fundamental de la experiencia.

El combate también envejeció bien. La estrategia que demanda es única en su especie y no sólo no se siguió por este camino, sino que ningún otro juego realizó esquemas similares.

Irónicamente, el aspecto gráfico -único gran diferencial de esta edición- es el que menos se aprecia, únicamente por que Ni No Kuni ya se veía espectacular en su momento. Se destacan los modelos y escenarios embellecidos por la tecnología que nos rodea, pero una persona que jugó en su momento quizá no note la diferencia entre la realidad y su recuerdo.

El último punto y el único realmente negativo, es que esta edición no ofrece ningún tipo de contenido nuevo. Esta generación tuvo un gran flujo de juegos traídos de tiempos pasados, con menores o mayores novedades en distintas medidas. Ni No Kuni posiblemente esté en el fondo, siendo que sólo verse más lindo no es suficiente. Sin llegar a la necesidad de poner algún tipo de nuevo episodio o escenario, un puñado de monstruos nuevos o algún tipo de homenaje a Ni No Kuni 2 hubiera sido fundamental para invitar a jugadores del pasado.

La exploración también se ve bella.

La animación de Ghibli a la orden del día.

¿LO JUEGO?

Si no lo jugaste en su momento, mantiene la esencia intacta. Si ya lo completaste, no hay ningún motivo para volver.

Lo Bueno

  • Gráficamente impecable, aunque siempre lo fue.
  • El combate y la exploración se mantuvieron únicos en su especie.
  • La experiencia en portátil no pierde la magia.

Lo Malo

  • Debería haber algún tipo de contenido nuevo
8.2

¡A no dejarlo pasar!

Facundo Maciel
Facu ya no es el checkpointer más joven, pero si el mas alto. Prefiere jugar en las consolas de Sony, aunque también le gustan las portátiles de Nintendo y en lo posible escapa de la PC como plataforma de videojuegos. Disfruta de una buena historia antes que todo, sin importar el medio o el formato (series, cine, libros...), aunque los videojuegos son los que más lo atrapan. Como la mayoría en Checkpoint juega desde que tiene conciencia y sabe que va a seguir jugando siempre.