Assassin’s Creed Chronicles : Russia – Review

Guillermo Valdovinos

La trilogía ‘Chronicles’ de Assassin’s Creed llega a su fin. ¿En verdad aportó algo a la saga? Veamos.

Luego de hacernos transitar la China del Siglo XVI y la India del Siglo XIX, en su última entrega ‘Chronicles’ nos sitúa en Rusia, durante la Revolución Rusa, más específicamente en el año 1918.

Siguiendo la línea impuesta por esta sub-saga, tomaremos control de otro de los asesinos que ya han hecho aparición en otros formatos del universo multimedial de Assassin’s Creed -principalmente comics-: Nikolai Orelov, famoso por su carencia de ortodoxia ya que, por circunstancias relativas a sus misiones, resulta ser causante de desastres como el descarrilamiento del tren Borki, en 1888, y la explosión de Tunguska, en 1908.

Otro hecho que le brinda peso en el universo del Credo es que Nikolai es el bisabuelo de Daniel Cross, el Maestro Templario que luego le haría la vida imposible a Desmond Miles.

Russia puede ubicarse cronológicamente entre los comics The Fall y The Chain, donde un ya viejo y cansado Nikolai encara su última misión, con el objetivo ulterior de fugarse de la Unión Soviética con su familia.

Nikolai y su bigote, listos para defender a su Credo.

La frialdad y opresión del contexto histórico plasmadas en la estética del juego.

Lo que sin duda resalta a primera vista en esta entrega es la estética que se nos presenta: un blanco y negro con ciertos colores resaltados -predominando el rojo-, cuestión que resulta más que apropiada para el contexto histórico que atravesaremos, y que le da una cierta reminiscencia al feeling de La Lista de Schindler, de Steven Spielberg.

Ello termina de cerrar un concepto que es de lo más meritorio en favor de Climax y Ubisoft: les brindaron a cada una de las tres entregas de Chronicles un marcado estilo que los diferencia ampliamente.

Luego de haber vivido una colorida aventura en India de la mano de Arbaaz Mir, Assassin’s Creed Chronicles: Russia nos hace sentir la opresión de la U.R.S.S. en cada uno de los rincones que nos lleva a explorar.

Assassin’s Creed Chronicles: Russia nos sitúa durante la Revolución Rusa, más específicamente en el año 1918.

Asimismo, la mentada clara diferenciación entre la estética de cada una de estas entregas hace un claro contraste con lo análogo que es el gameplay en todas.

Al igual que en India, el gameplay no varía de lo que originalmente se nos presentó en China, con la salvedad de que esta vez contamos con un arma de fuego: un rifle por demás útil a la hora de crear distracciones o eliminar obstáculos vivientes; también, dicha arma podrá ser usada en modo francotirador en ciertas ocasiones.

Además de ello, podremos usar nuestro gancho para quitar rejas, tal como hace el Caballero Oscuro en su saga Arkham, y contamos con la habilidad de hacer sonar los teléfonos de un piso cercano a fines de distraer a los guardias.

Si bien estos agregados no brindan mayor profundidad al gameplay, sí ayudan a crear la atmósfera de actualidad que necesariamente conlleva esta entrega de Assassin’s Creed, siendo que transcurre en el período más cercano al contemporáneo hasta el momento.

Dado que entiendo redundante e innecesario volver a describirles cada una de las propiedades del gameplay introducidas en esta subsaga bidimensional, ya que tanto Vani como Beto lo han hecho excelentemente bien y que, como habrán podido apreciar, hasta acá llegan los elementos destacables de esta entrega, voy a aprovechar esta review para analizar lo que potencialmente puede resultar una nueva era en la saga Assassin’s Creed.

Frases como “¡Eh! ¿De cuál fumaste, gurú?” y “¡Vo’ so’ un fanboy!” pueden estar cruzando tu mente en este momento, pero para alguien que ha seguido la saga a través de todas sus entregas, se está viviendo lo que parece ser un momento pivotal en la saga, de la cual muchos están muy saturados como para siquiera darse cuenta o enterarse.

Y es comprensible, claro está.

“En la mira de los Asesinos”, nunca más apropiado.

Luego de haber vivido una colorida aventura en India de la mano de Arbaaz Mir, Assassin’s Creed Chronicles: Russia nos hace sentir la opresión de la U.R.S.S. en cada uno de los rincones que nos lleva a explorar.

En instantes, este guardia va a haber deseado apuntarse en el “Registro No Llame”...

Desde ya, advierto que a partir de ahora podrán cruzarse con [SPOILERS] respecto a la saga Assassin’s Creed en su totalidad, aunque también me siento en la necesidad de aclararles que a menos de que jueguen TODAS las entregas, no podrán atar todos los cabos que se expondrán a continuación, por lo que si no piensan hacerlo, los invito a que sigan leyendo, para así capaz tomarle gusto y darle una nueva oportunidad al hijo mimado de Ubisoft.

Ya todos estamos de acuerdo en que a la productora francesa se le fue un poquito la mano con los lanzamientos de Assassin’s Creed. Gusten o no, es una saga explotada por demás y, como consecuencia directa a ello, consta de numerosas entregas y spin-offs, muchas muy bien logradas y otras muy olvidables.

Luego de haber cerrado una importante etapa en Assassin’s Creed III -que no aclararé en favor de no spoilear un punto vital de la saga-, la narrativa de la eterna pelea entre Asesinos y Templarios pareció perder un poco el rumbo, por lo que las entregas posteriores carecieron en mayor o menor medida de la misma cantidad de contenido relativo a los hechos que acontecieran en nuestra contemporaneidad, hasta llegando a veces a anularlos por completo, como es el caso de Assassin’s Creed: Liberation.

Por un lado, esto llevó a que pudieran focalizarse por completo en la época histórica que debía atravesar el asesino de turno, creando obras del calibre de Assassin’s Creed IV: Black Flag, y Assassin’s Creed Syndicate, dos juegos en los que el contexto histórico se encuentra recreado casi a la perfección, lo cual lleva a que recorrerlos sea un deleite para todos los sentidos.

Como contrapartida, la falta de una línea argumental que encierre todos los sucesos que íbamos transitando con los diferentes miembros del Credo creaba una incertidumbre sobre su importancia, lo cual hacía que se volviese cada vez más difusa esa esfera de misticismo y complot a lo “Código Da Vinci” de la cual supo gozar la saga en sus orígenes.

Cada vez son más...

Misterio del que le cabe a Tom Hanks.

Ahora bien, Syndicate no cuenta con partes contemporáneas jugables, pero sí narra hechos a través de cinemáticas que, en conjunto con la pieza de Edén con la que nos hacemos con los hermanos Frye, se nos termina de casi revelar por completo el plan de los Templarios: el Proyecto Fénix.

Paralelamente a ello, a través de las tres entregas de Chronicles, podíamos encontrar en diferentes puntos de sus niveles símbolos del Credo, que al ser vistos con la Visión de Águila se nos revelaba un código numérico que de nada nos servía…hasta ahora.

Russia posee una opción para ingresar estos números, que al hacerlo nos da acceso a una cinemática que profundiza aún más respecto al avance de los Templarios con su “arma secreta”, la cual supuestamente les dará la ventaja definitiva para aniquilar al ya diezmado Credo de los Asesinos.

Se nos presentan hechos que potencialmente pueden resultar en una nueva era en la saga Assassin’s Creed.

El proyecto Fénix cuenta con el objetivo de usar las diferentes piezas de Edén que se pudieron ir rescatando gracias a las memorias de los antepasados -tanto de Asesinos como de Templarios- para poder finalmente decodificar la secuencia de ADN de triple hélice de los miembros de la Primera Civilización -o Isu-, para así poder clonar uno de ellos y hacer uso de sus misteriosos poderes.

El dato del cual carecen los Templarios es que, justamente Juno, la Precursora que sobrevivió al cataclismo que acabó con su especie gracias a encontrarse encerrada en la prisión de la cual luego Desmond la liberaría, cuenta con que éstos logren esta clonación para así poder volver a tomar forma corpórea y poner en su lugar a sus insurrectas creaciones: los humanos.

Todo esto que expliqué fue, como dije anteriormente, plasmado en una turbulenta y no muy cómoda forma a través de la totalidad de las entregas de Assassin’s Creed, habiendo tornado un tanto dificil su claro seguimiento.

Juno, la Precursora con paciencia infinita.

De esa manera, dando apertura a lo que parece ser la próxima gran etapa de la saga, y brindándole así sentido a cada uno de los hechos atravesados tanto por los Asesinos como por los Templarios -antepasados y actuales-, sumado al hecho de que Ubisoft oficialmente declaró que no saldrá una entrega de la saga principal de Assassin’s Creed durante el año 2016, puede llegarse a una fundada conclusión de que el 2017 tiene preparado algo grande para los Asesinos.

La subsaga Chronicles ayudó a darle un poco más de profundidad a personajes poco explorados en el universo expandido de Assassin’s Creed, por lo que ahora Shao Jun, Arbaaz Mir, y Nikolai Orelov cuentan con casi el mismo nivel de importancia que el resto de sus hermanos asesinos, trayendo a su vez consigo el broche de oro que apunta a una nueva era en esta ya clásica historia de complots y asesinatos.

Assassin’s Creed Chronicles es una saga que por su gameplay puede atraer a quienes gustaron del maravilloso Mark of the Ninja, pero que en realidad, creo yo, casi que está exclusivamente apuntada a fanáticos en forma exclusiva, pues puede resultar un poco lenta y repetitiva.

Ello no quita que jugar, por ejemplo, con Shao Jun, la discípula de Ezio, sea más que atractivo para el veterano de la saga, siendo coherente que así también lo sea poder vivir los últimos pasos de Nikolai, el asesino que fue de vital importancia para el desarrollo de la historia de Rusia.

¿LO JUEGO?

Sólo si te gustaron mucho sus antecesores o si sos fanático de la saga.

Checkpoint opina…

diegote_web

Entiendo que es un spin-off, pero no deja de ser un abuso excesivo en la licencia. Si se hubiesen tomado 3 años al menos entre iteraciones de la saga principal y en el año que no salía juego, metían esta saga, por ahí se la podía ver distinto. Yo me saturé de AC habiendo jugado tan sólo el 1 y el 2. Realmente no sé si volveré a la saga o este spin-off alguna vez…

dieguito_web

Soy un fan de la saga desde el principio, aunque reconozco que es cierto que había que bajar un poco el ritmo de salida de los juegos. Si bien son tres juegos de la misma saga, al tener un estilo de gameplay totalmente diferente a la saga principal, no se lo siente tan abusado. De todas formas celebro que se tomen un respiro para poder regresar con un poco más de frescura. Pude jugar sólo al China por ahora, pero me gustó lo suficiente como para seguir con el resto, además, Assassin’s, yo te banco desde cemento, vieja!

vani_web

“…dos juegos en los que el contexto histórico se encuentra recreado casi a la perfección, lo cual lleva a que recorrerlos sea un deleite para todos los sentidos.” Me quedé pensando por un momento qué tenían que ver sentidos como el gusto, por ejemplo, pero luego me acordé del “mal sabor de boca” que me dejó taaaaaaanto Assassin’s Creed y se me pasó. Yo sé que lo digo seguido, pero me cansé de tantas iteraciones de la saga, y no me importa que el gameplay y la estética sean diferentes a lo que nos tienen acostumbrados. De hecho, puede que este spin-off haya sido en un principio un respiro de aire fresco para la saga por su novedad, como dije en la review del China que fue el primero, pero éste ya es el tercero que repite una fórmula, ¡y en muy poco tiempo! En síntesis, y al menos por el momento,  yo no tengo muchas ganas de seguir jugando Assassin’s Creed.

seba_web

Al no ser fan de la saga me quedo afuera del requerimiento para disfrutarlo. No obstante, que la historia sea interesante y que su estética consiga acompañar fielmente, además de no desentonar en cuanto a gameplay, es para reconocer y tener en cuenta. Entiendo que pueda sonar como otro Assassin’s Creed de los ya numerosos, pero al ser la trilogía un spin off con una perspectiva y retoque de gameplay diferentes, no se lo puede señalar como simplista.

fede_web

De un Assassin’s Creed por año, a un Assassin’s Creed cada cuatro meses, si bien se trata de un spin-off. Los jugaré en algún momento, pero no pronto. Interesante estilo artístico en la tercera iteración de Chronicles.

facu_web6

Sin duda lo mejor de la saga chronicles es la trilogía de reviews que Vani, Beto y Guille hicieron. Realmente espero que todo este lío sea el precursor de un gran punto decisivo. Odio admitirlo pero después de jugar Rogue hincho un poco más por los Templarios. veremos que depara el futuro.

beto_web

A mí no me gustó tanto el gameplay de esta trilogía, y en particular me resultan tres spin-offs olvidables. No obstante, celebro que Assassin’s Creed Chronicles: Russia brinde pistas que apuntan a un pivotal 2017 para esta fascinante enfrentamiento entre Asesinos y Templarios.

Good

  • Más del mismo buen gameplay.
  • La historia de Nikolai, un interesante protagonista.
  • Estética perfectamente adecuada a la época.
  • Brinda hechos de significativa importancia a la mitología de la saga.

Bad

  • Más de lo mismo de lo mismo de lo mismo.
  • Termina siendo repetitivo y aburre.
7

Bien logrado

Guillermo Valdovinos
Con el Derecho como vocación, y los videojuegos como pasión, Guille, “el Gurú”, es un gamer integral, con un amor incondicional a Nintendo, pero que se desvive por jugar cuanta cosa sale al mercado...y hasta a veces lo que ni llega a salir. Los géneros que lo pueden son los RPGs -tanto orientales como occidentales-, peleas y aventuras gráficas; con una fuerte tendencia a desenterrar juegos viejos y olvidados -de ahí su apodo-.