Call of Duty: Black Ops Cold War Review

PC PS4 PS5 Xbox One Xbox Series

En su decimoséptima entrega, Call of Duty vuelve a una de sus fórmulas más exitosas, Black Ops, para intentar contar la historia de la Guerra Fría desde una perspectiva un tanto errada.

El Michael Bay de los jueguitos está aquí presente una vez más en 2020, como era de esperar, pero esta vez toma una ruta levemente diferente, especialmente en su modo campaña.

Siendo este un Black Ops, uno esperaría una historia repleta de personajes bien desarrollados, un tono bien conspiranoico y muchos, pero muchos tiros. Desafortunadamente, el primer punto tan característico de esta sub-franquicia se pierde en el intento de llevar un tono mucho más serio y contar los eventos de la Guerra Fría.

Tampoco llega al nivel de su predecesor, Modern Warfare, que se destaca por su precisión en representar un escenario de batalla moderno, ya que esta nueva entrega mantiene un diálogo cómico entre los personajes durante la gran mayoría de la narrativa, excepto cuando aparece Ronald Reagan.

Woods tirando facha.

“Mmm… huele a comunista”

El tetragésimo presidente de Estados Unidos toma un rol importante en el cuento que este Call of Duty quiere contar. Hago énfasis en la palabra cuento debido a que esta perspectiva de lo que fue la Guerra Fría está cargada con mucha tendencia y poco dato.

Voy a ser el último en quejarme de esta excelente oportunidad de masacrar comunistas con un soundtrack ochentoso de fondo, pero se lo retrata a Reagan como casi un héroe de guerra, cuando la realidad fue muy diferente.

Aunque era de esperar que la franquicia siga contando las disputas mundiales desde el lado estadounidense, hay que entender que hay líneas, y si quieren llevar al lado fidedigno a una saga que nunca se tomó en serio su historia, deberían intentar contextualizar tan bien como lo hicieron en Modern Warfare.

Poniendo a un lado la política, tanto la jugabilidad como la ambientación están excelentemente dirigidos. Y los pongo a ambos en la misma bolsa porque se complementan tan bien. El armamento que llevaremos se siente de la época, y es aún más presente este sentimiento gracias al diseño de mapas y misiones, que nos convertirán en espías de pies a cabeza.

Este mismo sentimiento se pierde completamente en su modo multijugador, que recicla mecánicas de títulos anteriores y carece de inspiración en su diseño de mapa y modos. La gran mayoría del contenido de esta sección nos tendrá en constante deja vu pensando: “yo ya jugué esto”.

Hay un par de excepciones, por supuesto. El modo “Escolta VIP” sería una de ellas. En el mismo debemos proteger a uno de nuestros compañeros, que con sólo una pistola silenciada tendrá que ir a uno de dos puntos de extracción. Tiene éxito en crear gameplay táctico y estratégico, no muy característico de la saga pero siempre bienvenido. Como de costumbre, este modo no lo inventó Treyarch y está presente en decenas de FPS tácticos anteriores, pero se acopla muy bien a la fórmula Call of Duty.

Lo mismo puedo decir del modo zombies, que en el único mapa de lanzamiento reutiliza uno de sus primeros hitos, Nacht der Untoten, pero también lo expande y le añade nuevas mecánicas vistas en los Black Ops más recientes.

Lleno de easter eggs y con una historia críptica para contar, se puede decir que esta entrega cumple con lo esperado, y si a esto le agregamos el sistema de progresión revisionado, esta podría ser una de las mejores experiencias de zombies nazi.

Aplaudo especialmente el diseño de nivel, que contiene un buen mix de áreas abiertas y cerradas, con suficiente espacio para hacer “training” (hacer correr a los zombies en círculos).

Vuelve la famosa Ray Gun, porque no podía faltar.

El sigilo tomará protagonismo en esta campaña sobre la Guerra Fría.

Desgraciadamente, todos los modos son víctimas de una pésima optimización. Peor aún, no hay ninguna excusa para esto, ya que el juego no se ve particularmente bien. Las texturas se muestran borrosas constantemente y la distancia de renderización nunca es muy extendida en estos juegos debido al tamaño reducido que tienden a tener los mapas. Sin embargo, esta crítica sólo aplica a la versión base de PlayStation 4, ya que pude probar brevemente el juego en su versión Pro y no me encontré con los mismos problemas. Sigue siendo una advertencia para aquellos que todavía están en la generación pasada, donde el framerate es menos que estable.

Call of Duty: Black Ops Cold War ofrece una experiencia en parte digna de la franquicia, una campaña con explosiones y cinemáticas a pura acción, un modo zombies repleto de easter eggs y referencias nazi, y mucha reutilización de material viejo. El punto más débil de esta entrega en particular es el multiplayer, que no logra canalizar el éxito de Black Ops 1 y 2, aún teniendo la oportunidad de volver a modos clásicos como Sticks & Stones o Gun Game.

¿LO JUEGO?

Es un Call of Duty que cumple con su función y no mucho más. Si te gustaron los anteriores Black Ops, no veo por qué este no.

Lo Bueno

  • Un modo zombies digno de ser parte de la saga Black Ops.
  • Campaña llena de acción y momentos épicos, típico de la franquicia.

Lo Malo

  • Pésima optimización y calidad gráfica (PlayStation 4).
  • Falta de inspiración en el contenido del modo multijugador.
7.6

Bien logrado

Marco es PC Gamer de sangre, siempre buscando componentes que suban el contador de FPS al máximo posible. Desde niño disfruta los juegos con énfasis en historia y dialogo, pero ultimamente se ve mas atraído por juegos competitivos multijugador que provocan adrenalina pura. Sus juegos de preferencia son Red Dead Redemption, TES: Skyrim y Detroit: Become Human.