(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25934338-1', 'auto'); ga('send', 'pageview');

Nights of Azure Review

Voy a tomarme el atrevimiento de empezar la review marcando un prejuicio usual en el público occidental. Si vemos unas pocas imágenes de un juego y estas consisten en mujeres ligeras de ropa insinuándose –por más que a cierto público le encante eso- rápidamente pensamos que nos encontramos ante una experiencia extremadamente superficial, con una historia mediocre y jugabilidad nula. Para reforzar este pensamiento, esto suele ser lo que sucede. Se intenta vender apelando únicamente a los instintos más básicos de la gente, dejando de lado lo que realmente hace a una aventura videojueguil. Llega a nuestras manos un juego que busca cambiar esa concepción.

Nights of Azure nos cuenta que hace muchos años se desató una guerra que finalizó con una lucha aérea donde se enfrentaron los líderes de ambos bandos. El ataque final consistió en una estocada, a partir de la cual la sangre azul del perdedor empezó a caer a la tierra en forma de lluvia, trayendo consigo un caos peor al imaginado: los habitantes comunes empezaron a transformarse en bestias por la noche, generando miedo y pánico por el día. Este el mundo en el que nuestras protagonistas viven, uno donde las noches son particularmente complicadas.

Años después tomamos el control de Arnice, una chica con capacidades misteriosas que puede enfrentarse a estas criaturas sin ser afectada. Luego de ser enviada a una misión, se encuentra con una gran amiga del pasado llamada Lilysse, una joven doncella que pertenece a los santos, los únicos capaces de frenar temporalmente el esparcimiento del mal que acecha el mundo.

Lilysse y Arnice

La lluvia azul transformó al mundo del juego en un infierno viviente por las noches.

El amor… es magico.

Desde el vamos nos damos cuenta de que hay “algo”  entre estas dos chicas. Es evidente que la flecha del amor atravesó al menos a una de ellas. Lamentablemente, a poco de empezar la aventura, nos enteramos que Lilysse va a ser sacrificada para frenar el mal de manera permanente, y nosotros tendremos que protegerla sabiendo que estamos mandando a nuestra amiga (y tal vez amor) a un final seguro.

Como comente al principio, esto sería una excusa perfecta para derrochar fan service y generar momentos inverosímiles. Si bien existe una pequeña dosis de esto, el juego va un paso más allá y crea una relación creíble entre los personajes, haciendo que nos encariñamos rápidamente con ellos, y despertando al menos un poco de interés en el destino de esta pareja. Es acá donde esta aventura le gana sin dudarlo a la mayoría de los exponentes del género.

La lucha que trajo un mal mayor

Nos encontramos ante un juego de acción con elementos comunes de rol. Nuestro personaje tiene que incurrir en distintos escenarios bastante estandarizados, en los que simplemente deberá derrotar enemigos y llegar al final del camino. Al principio, contamos con movimientos básicos similares a los del juego estrella de los publicadores de Nights of Azure, Dynasty Warriors: un ataque débil, uno fuerte y uno especial que consume energía, además de la posibilidad de esquivar y bloquear. Vale aclarar que por algún motivo el botón de bloqueo y el de resetear la cámara son el mismo, llevando a confusiones innecesarias.

Sin embargo, a medida que vamos avanzando desbloqueamos nuevas skills, armas y transformaciones, haciendo que la experiencia mejore proporcionalmente al tiempo que le dedicamos.

La otra parte fundamental del combate es el sistema de invocaciones. Los Servan son criaturas que podemos llamar para que se queden permanentemente a nuestro lado en el momento de la acción. Podemos activar hasta cuatro a la vez haciendo las veces de camaradas. Cada una de ellas tiene una vocación diferente: algunas nos ayudarán a golpear enemigos, otras nos curaran y otras nos darán distintos beneficios temporarios. Como si fuera poco, cada una tiene su propia habilidad especial, determinada por su correspondiente barra de vida y energía.

Los Servan, nuestros aliados en combate.

El combate es similar al de los Dynasty Warriors, aunque va evolucionando progresivamente.

Tantos nosotros como nuestros Servan subimos de nivel, podemos adquirir distintos skills y equipamientos. Podemos reclutar más compañeros a medida que avancemos en el juego. Hay que destacar que su inteligencia artificial es correcta y su relevancia tanto en el gameplay como en la historia está bien equilibrada, cosa que otros juegos en donde podemos reclutar enemigos suele fallar. Lamentablemente, al final del día, el combate puede resultar demasiado simplón haciendo que el juego se vuelva fácil y un tanto repetitivo.

Un gato, y un felino negro al lado.

Cuando no estemos trabajando de noche, estaremos en un hotel. El lugar que sirve de centro de mando. No sólo está manejado por una de las organizaciones más poderosas del juego con una gran influencia en la historia, sino que ahí podemos aceptar sub-quests, desafíos y ver pequeños eventos.

Es interesante ver cómo el hotel va creciendo y mejorando a medida que avanzamos y, hasta en algunas oportunidades, vamos a poder elegir detalles específicos de la ambientación.

Gráficamente, se queda a medio camino. Si bien se entiende que se desarrolló con la PS3 y Vita en mente, hay escenarios que parecen de PS2. La música, en cambio, es buena, al nivel que se podría igualar tranquilamente a la calidad vista en juegos de la saga Tales of…

Eso que no tiene tanto fan service como otros juegos.

Quise empezar marcando el prejuicio más grande del juego, ya que es uno que yo suelo tener y que escucho que mucha gente tiene. Similar a lo que sucedió con el Onechambara Z2,  el cual me terminó entreteniendo gratamente gracias a un sistema de combate divertido, Nights of Azure tiene una calidad general y profundidad superior al que imaginaba.

Gracias a su historia bien llevada y su moderación con el fan service, suma varios puntos a la imagen de este tipo de juegos. Si bien está lejos de ser una experiencia excelente, es una aventura más que aceptable para seguidores del género o gente interesada en historias clásicas de RPGs, ideal cuando baje un poco de precio.

¿LO JUEGO?

Si te gusta el género y no te afecta el prejuicio dale una oportunidad.

Checkpoint opina…

guru_web

Uy, me encantó. ¡Sale de una!

vani_web

Claro que puede existir un buen juego cuyos personajes femeninos vistan poca ropa, de hecho, sé que los hay. Sólo digo que no es necesario utilizar este recurso para llamar la atención. Para mí, ponen estos detalles porque piensan que gustan, y la verdad es que hay mucha gente a la cual le gusta esto, así que muy errados no están; pero hay otras personas -tal vez menos- a las que no les copa tanto. Por mi parte, no suelen interesarme los JRPG, así que no creo que lo juegue, tenga o no tenga minas en bolas.

fede_web

Necesito JRPGs en mi PS4, lo voy jugar seguro, a pesar de todas sus falencias, a ver si aplacamos la espera de Final Fantasy XV.

Lo Bueno

  • Historia sorpresivamente bien llevada.
  • El hotel, cambiante e interesante.
  • La relación entre los personajes principales.
  • Sistema de compañeros.
  • Se va complejizando a un buen ritmo mientras más jugás.

Lo Malo

  • El combate, a la larga, es demasiado simple.
  • Gráficos que por momentos parecen de PS2.
7

Bien logrado

Facu ya no es el checkpointer más joven, pero si el mas alto. Histórico usuario de PlayStation y las portátiles de Nintendo, recientemente sumado a Xbox gracias a GamePass y el trabajo. Disfruta de una buena historia antes que todo, sin importar el medio o el formato (series, cine, libros...), aunque los videojuegos son los que más lo atrapan. Como la mayoría en Checkpoint juega desde que tiene conciencia y sabe que va a seguir jugando siempre. Facu trabaja en Microsoft.